Duermo mal en verano: ¿qué puedo hacer?

Te pones el pijama, te vas a dormir y al cabo de un rato te despiertas empapado en sudor. ¿Te suena de algo? Muchas personas como tú se lamentan del mismo problema: «Duermo mal en verano y no sé qué hacer para quitarme este calor». Con las altas temperaturas, sudamos más, tenemos sensación de agobio y nos despertamos con mayor frecuencia durante la noche, por lo que no logramos conciliar el sueño. Los colchones para calurosos te pueden ayudar a dormir mejor.

No te desanimes. Especialmente si vives en una zona muy calurosa, es algo muy normal y que se puede solucionar. En este post te vamos a dar algunos consejos para que puedas disfrutar de unas noches de verano un poco más frescas y un sueño más reparador.

¿Por qué duermo mal en verano con el calor? Hay una razón

Quizás te preguntes por qué razón el calor del verano nos hace dormir mal. Es algo que nos pasa a todos. De acuerdo con el doctor José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, “el aumento de la temperatura ambiente genera una hiperactivación del metabolismo”, cuyo objetivo es tratar de mantener la temperatura interior acorde a la exterior, como se puede leer en este artículo de El Economista.

Esta hiperactivación del metabolismo tiene unas consecuencias; se produce una activación cerebral que genera nerviosismo, irritación y ansiedad, lo que es al final lo que nos impide conciliar bien el sueño.

Duermo mal en verano

Aunque el cuerpo se acaba acostumbrando a la temperatura ambiente al cabo de varias noches con problemas de insomnio por calor, lo cierto es que es perfectamente normal que tengas problemas para dormir en esta época del año.

Por tanto, la única solución para dormir mejor durante el verano es ajustar la temperatura del dormitorio.

¿A qué temperatura ideal debería dormir?

Según el doctor Jesús Escribá, director del portal Dormir bien y experto en trastornos del sueño del Instituto de Medicina del Sueño, la temperatura más recomendable para dormir se encuentra entre los 20 y 22º C. Aunque por las noches se alcanza la mínima temperatura del día, la realidad es que muchas veces la temperatura queda entre los 25º y 27º C, o incluso más en el interior, durante la mayor parte de la noche, con lo que el problema de insomnio está servido.

Puedes tomar algunas de las siguientes medidas para tratar de bajar la temperatura del dormitorio en general y de tu cuerpo en particular.

Duermo mal en verano

¿Qué hacer para reducir la temperatura de tu dormitorio?

Para disfrutar de un sueño más fresco, tenemos que reducir tanto la temperatura de nuestro cuerpo como la temperatura ambiente. Eso implica, en cuanto a nosotros, utilizar un pijama ligero, que transpire bien, dormir sin camiseta, o incluso dormir desnudos. En el post «Beneficios de dormir desnudos» te hablamos de las ventajas de dormir desnudos.

Por otro lado, también habría que procurar utilizar sábanas frescas y ligeras, preferiblemente de algodón. Evita, por supuesto, las colchas, edredones o cualquier otro tejido extra que pueda transmitirnos calor.

En lo que respecta al colchón, es probable que éste no sea el más recomendable para los que viven en una zona muy calurosa. Los mejores colchones para el calor son los de muelles o muelles ensacados. En nuestra sección de colchones para calurosos podrás encontrar algunos modelos frescos, como el Dormilón Civic de Flex o el colchón Zeus de Descansor.

Duermo mal en verano

En cuanto a la reducción de la temperatura ambiente de tu dormitorio, existen varias formas de conseguirlo.

  • Aire acondicionado: si tienes aire acondicionado en la habitación, utilízalo especialmente por la noche. No es necesario dejarlo toda la noche puesto, lo que te resultaría muy caro. Basta con encenderlo durante unas 2 horas en el momento de dormir y programarlo para que se apague después.
  • Coloca ventiladores: si no tienes aparato de aire acondicionado o te resulta muy caro, puedes utilizar ventiladores. Dependiendo de su tiempo de uso, no es peligroso que los dejes encendidos durante la noche. Aunque también puedes utilizar un temporizador para que se apaguen a la hora estipulada.
  • Coloca hielo en un recipiente: el ventilador remueve el aire más que generar frescor. Si además quieres que se reduzca la temperatura, una buena opción es colocar hielo en un recipiente y colocar el ventilador justo delante.
  • Ventanas abiertas: tener las ventanas abiertas de par en par, con las cortinas corridas, también puede ayudar. Es ideal además que la cama esté lo más cerca posible de la ventana, o en un sitio en el que pueda entrar la corriente de aire.
  • Apaga todos los aparatos: los aparatos son una fuente de calor, además de estar consumiendo energía eléctrica. Incluso si has dejado el ordenador, la televisión o cualquier otro aparato en “stand by”, están despidiendo calor y calentando el dormitorio. Apágalos para mayor comodidad.

Por lo demás, te recomendamos que la disposición de los muebles de tu dormitorio facilite lo máximo posible la circulación del aire. Esto implica evitar que haya armarios o estanterías muy cerca de las ventanas, taponando el espacio. También eliminar tejidos rugosos como alfombras y cortinas que puedan recalentarse y rezumar calor.

Alternativas para dormir bien

Si a pesar de todo no consigues dormir, prueba alguna de estas alternativas:

  • Cambiar de habitación: muchas veces, la razón de que no podemos dormir es que no hay una buena ventilación. Es una habitación demasiado pequeña. Prueba a dormir unos días en el salón en un sofá cama. O si hubiera alguna otra sala libre en la que haya una buena ventana y circule bien el aire.
  • Dormir en el balcón: si no puedes dormir en el interior de tu casa, duerme en el balcón o en la terraza. Existen camas de jardín o exterior que te pueden permitir pasar bien la noche fuera del edificio. La diferencia de temperatura entre dentro de casa y fuera puede ser suficiente para que pases bien la noche.
  • Dormir en el jardín o terraza: si dispones de jardín o terraza privada, mucho mejor aún que en el balcón. Prueba a dormir fuera para disfrutar de una temperatura más agradable que en el interior de casa.

Seguir dando vueltas en la cama no es la solución cuando la temperatura no acompaña. Esperamos que estos consejos te sirvan para dormir bien en verano y pasar una noche más fresca. Si tienes problemas para dormir por el calor, te invitamos también a que nos dejes un comentario.

Suscríbete por email
Etiquetas: Cómo dormir bien | consejos | Consejos para dormir en verano | dormir bien con calor | dormir con calor | dormir en verano | habitaciones verano | no pasar calor | Noches de verano

Autor: Samuel Juliá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *