Estructura de un colchón: todo lo que necesitas saber antes de comprar

Dormir en un buen colchón aumenta en mucho la calidad del sueño y en consecuencia de nuestra vida. Pero la oferta de colchones es tan variada que cuesta decidirse…Es importante conocer cual es la estructura de un colchón antes de comprarlo.

Hoy vamos a ayudarte a saber un poquito más sobre colchones. Aquí puedes ver toda nuestra oferta de colchones ¡Y quién quiera saber qué colchón debe comprar, no puede perderse la entrada de hoy!

El otro día me contaba mi madre, mientras cenábamos, que fue a echar un vistazo a una tienda de colchones. Un chico le estuvo explicando las diferencias que hay entre ellos por su composición.

Usando muchos tecnicismos y al parecer volvió a casa más confundida que antes… ¿A quién no le ha pasado alguna vez, que al pedir información sobre algo, la respuesta le ha generado aún más dudas?

A la hora de elegir un colchón es muy importante conocer su estructura para poder distinguirlos. Así que vamos poco a poco, a ver si conseguimos despejar algunas dudas que os puedan surgir a la hora de tomar la decisión.

Estructura de un colchón

Empezamos nombrando las partes que lo conforman:

  • Funda, tapicería, tejido o tapa
  • Acolchado
  • Núcleo
  • Laterales o platabanda
  • Tratamientos

composicion-paladium-relax

Funda

Es la tapicería la parte superficial, y por lo tanto es la que estará en contacto con nuestro cuerpo.

Debe estar fabricada en tejidos suaves y duraderos como el Strech (tejido de gran calidad que proporciona confort y adaptabilidad) y correctamente tratados para ofrecer un buen descanso.

Puede ser fija o desenfundable, elegir una u otra dependerá del uso y de la disponibilidad. (Es más habitual encontrar la opción «desenfundable» en colchones de látex y de viscoelástica).

Para un bebé, una persona enferma o un anciano es más práctica una desenfundable, porque facilita su limpieza.

En el caso de que hubiera que hacerlo. No es imprescindible, pero a veces incorporan tratamientos específicos, termorreguladores (para conseguir una temperatura estable), antihumedad, antiácaros o hipoalergénicos.

Acolchado

Es la capa o capas que está/n en la mayoría de los colchones bajo la funda y cubriendo el núcleo.

Proporcionan confort al apoyo del cuerpo. Pueden fabricarse en distintos materiales blandos y adaptables (lana, algodón, combinaciones de fibras, poliéster, látex, viscoelástica, etc).

Aunque los más usados en la actualidad son la viscoelástica, el látex y la fibra textil. Los dos primeros aportarán más adaptabilidad, la fibra, más transpirabilidad. Habitualmente, se combinan los primeros con la fibra como vemos en la imagen anterior.

Se puede decir que de la cantidad y calidad de los acolchados dependerá mucho la confortabilidad. Y que -habitualmente- a más capas de acolchado, mayor grosor del colchón y mayor precio.

Me gustaría aquí añadir el significado del atributo «cosido tapa a tapa«.  Hace referencia a la forma en la que se unen los tapizados con todos o algunos de los acolchados que contenga el colchón.

Este resultado tiene un valor fundamentalmente estético, y significa que el cosido se hace según un dibujo diseñado específicamente para cada una de las medidas del colchón. Y no de forma continua, sin parones en la fabricación.

muelles-ensacados

Núcleo

Es la parte más importante del colchón, determina su nivel de firmeza y durabilidad.

Habitualmente caracterizan al colchón, lo que significa que: sí el núcleo de un colchón es de muelles, el colchón debería llamarse «de muelles» ¡aunque tuviera un acolchado viscoelástico!. A veces no sucede así.

Los de núcleo de muelles tienen un bloque de muelles en la mitad del grosor total del colchón. Por encima y debajo de él se colocan una o varias capas de amortiguación (los acolchados).

El núcleo de los colchones de espumas o HR puede situarse: en el centro del grueso del colchón. Con acolchados iguales a ambas caras, permitiendo así que las dos sean útiles.

O sólo en uno de los lados, inutilizando para su uso esa cara y siendo el soporte firme a un acolchado de fibra o de viscoelástica, más o menos gruesa.

Estamos generalizando y presentando lo que hoy en día es más habitual en los comercios, pues las posibilidades son infinitas.

No hay núcleos viscoelásticos, y en esto hay mucha confusión. Generalmente creada por los comerciantes y los eslóganes publicitarios (porque la viscoelástica «vende»).

La viscoelática requiere, para ser consistente y aportar la suficiente firmeza al durmiente, de un soporte.

Que será de muelles o espuma y que, serán los materiales que realmente ejercerán de núcleo del colchón. Sin éste segundo bloque, los colchones viscoelásticos se hundirían.

El núcleo de látex puede ser natural o sintético. (El natural aporta una mayor sensación de suavidad y confort, el sintético de gomosidad), destacan por su elasticidad adaptable.

A veces se les añade una capa de viscoelástica, el resultado son los llamados colchones de viscolátex.

estructura de un colchón

Laterales

Es aconsejable que estén reforzados, o como se dice «encapsulados», para ofrecer la máxima resistencia y duración.

Esto se hace con una plancha de espuma, de más o menos firmeza. Ésta rodea al colchón cerrándolo -es el número 2 de la imagen-, apreciable cuando por ejemplo nos sentamos en el lateral de la cama.

Tocando con la mano, empujando ahí, podéis detectar si está o no el colchón encapsulado ¡sobre todo en los colchones de muelles, en donde si no lo está, podréis tocarlos!.

A esa zona, se le conoce también por «platabanda», a veces llevan válvulas de aireación para asegurar una adecuada ventilación e higiene o asas para girar y dar la vuelta al colchón (podéis encontrar más información sobre el tema en esta publicación anterior).

acaros

Tratamientos

Es la «parte» del colchón más abstracta, pero ¡es una más!. Según el modelo y la gama a la que pertenezcan, los colchones llevarán unos tratamientos u otros para favorecer la duración y el confort del producto.

Los principales son los pro-higiene y los antihumedad. Aunque podemos encontrar en el mercado tratamientos suplementarios como el antiestrés o el de aromaterapia.

Consejos de expertos

Dos importantes asociaciones pueden ayudarnos a terminar de decidirnos a la hora de comprar el colchón. Vemos qué nos dicen.

OCU

Por su parte, la OCU (Organización de consumidores y usuarios) aporta una serie de consejos para facilitar nuestra elección, y saber qué colchón es el adecuado para cada uno de nosotros.

Además en el 2016 la OCU citó del colchón Fusion de Sonpura como «la compra maestra del 2016«:

Estructura de un colchón

Y al Nube Visco Gel de Flex como «el mejor colchón del 2016″:

colchón nube visco gel de Flex

-Si duermes boca arriba elige colchones duros, si duermes de lado mejor uno menos firme que permita al hombro hundirse levemente

-A mayor peso necesitaremos uno más firme, que aporte mayor sujeción; para las personas más ligeras mejor uno flexible, que reparta de manera adecuada el peso.

-Si durante la noche nos movemos mucho necesitaremos uno algo más duro para que no nos cueste mucho esfuerzo.

– En el caso de ser caluroso  o sudas con facilidad, los colchones de muelles pueden ser tus mejores aliados (se ventilan mejor y son más frescos). Si por el contrario eres friolero, los que más te convienen son los de viscoelástica, látex o espuma (guardan mejor el calor).

-Para una base articulada lo ideal es un colchón flexible (espuma, látex).

-Si eres alérgico al polvo o asmático lo más recomendable sería uno de espuma o látex con funda lavable.

ASOCAMA

ASOCAMA, la Asociación Española de la Cama, responde así a un par de interesantes preguntas :

¿Con qué materiales suele confeccionarse un colchón?, ¿cuál es el más utilizado?.

«En general los materiales más utilizados en la confección de un colchón son la tecnología de muelles combinada con múltiples capas de confort que garanticen la mayor comodidad del cliente, la tendencia es cada vez mayor hacia el uso de acolchados con una capa de látex o de espumas viscoelásticas».

¿Cada cuánto hay que cambiar el equipo de descanso (almohada, colchón y base)?

 «En el caso de los colchones lo recomendable es hacerlo como máximo cada 10 años, en las bases la duración es mayor ya que sufre un desgaste más reducido y en cuanto a la almohada, no hay una recomendación estándar.

Su desgaste es mucho más evidente por lo que se puede valorar la necesidad de cambio sin dificultad».

¿Lo tenemos todo claro para hacer una buena elección? espero que sí, pero para cualquier duda, por favor, podéis acercaros a cualquiera de nuestras tiendas para probar el colchón y asesoraros con personal experto.

También tenemos un teléfono gratuito donde estaremos encantados de atenderos de 8:00 a 20:00 horas, de lunes a viernes, es el 900.701.086. En él nuestros expertos en descanso os ayudarán a elegir el mejor colchón.

Suscríbete por email
Etiquetas: acolchados de un colchón | colchones de muelles | comprar colchón | corte de un colchón | dudas al comprar un colchón | estructura colchón | Estructura de un colchón | núcleo de un colchón | partes de eun colchón

Autor: Elena Soler

5 pensamientos en “Estructura de un colchón: todo lo que necesitas saber antes de comprar

  1. Pingback: Estructura de un colchon: todo lo que necesitas saber antes de comprar

  2. Pingback: Diferencias entre colchones de muelles y espuma

  3. Pingback: Colchones de viscolátex. Adaptabilidad y elasticidadColchones.es/informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *