Dormir mal. Consecuencias y efectos en nuestra salud

Dormir bien es fundamental para nuestra salud. El ser humano pasa un tercio de su vida durmiendo. Este tiempo no es un tiempo perdido. El sueño tiene un papel reparador. Durante el descanso nuestro cuerpo recupera y se llena de energía para afrontar las tareas de nuestro día a día. Si dormimos mal son muchas las consecuencias negativas que podemos llegar a sufrir, incluso podemos llegar a desarrollar ciertas enfermedades.

Si dormimos mal, no conseguimos la energía necesaria, por lo que a nuestro organismo le cuesta responder a las necesidades energéticas del día a día. Vivimos con sensación de cansancio continuo. Es importante ante cualquier problema de sueño, acudir a un especialista que valore las causas y dicte el tratamiento para nuestro insomnio.


El sueño, fuente de energía

Todos los expertos del sueño recalcan el papel reparador del descanso. Las investigaciones realizadas demuestran que durante las horas de sueño, nuestro cerebro no descansa. Estas horas se dedican neurológicamente a asimilar y a aprender. Por lo que si tenemos problemas de sueño, tendremos también mayor dificultad para asimilar nuevos conceptos.

Además durante las horas de sueño, nuestro organismo consigue el descanso necesario para reponerse del esfuerzo diario y recargar las pilas para el día siguiente. Si no conseguimos dormir bien, a medio y largo plazo, nuestro órganos se resienten y podemos sufrir una serie de enfermedades derivadas de esta falta de sueño. Como por ejemplo, cansancio o fatiga crónica, enfermedades musculares, cardiovasculares, neurológicas, oculares.

Dormir mal

Insomnio. Causas de dormir mal 

Podemos distinguir una serie de causas más comunes que producen insomnio. Es importante acudir al médico para saber cuál es la causa qué provoca tus problemas de sueño.

Mala alimentación

Llevar una mala alimentación afecta a la calidad de nuestro sueño. Es difícil dormir bien cuando cenamos en exceso, nos damos atracones antes de acostarnos. Igualmente irse a la cama sin cenar también puede tener efectos negativos en nuestro descanso.  Lo ideal es cenar alimentos ligeros y de fácil digestión, tomarnos alguna infusión relajante y esperar un tiempo prudencial antes de meternos en la cama. También cuando abusamos de comidas y bebidas excitantes que nos activan. Comidas ricas en azúcar, cafeína, alcohol.

Sedentarismo

La falta de ejercicio también causa insomnio. El ejercicio diario nos ayuda a gastar energía y a mantenernos sanos. Si el sedentarismo es tu modo de vida, es más difícil conciliar el sueño y dormir bien.

Estrés

Otra causa muy común es el insomnio por estrés. Esta patología es más complicada de tratar porque ya entran en juego factores como la ansiedad, los nervios, el haber sufrido alguna situación de estrés o tener una situación emocional complicada. En este caso los profesionales recomiendan “tratar” las situaciones que nos suceden durante el día y que pueden alterar nuestro sueño.

Las situaciones de estrés y las preocupaciones merman el sueño. Es muy complicado dormir cuando nuestro cerebro está constantemente pensando. Necesitamos relajarnos para dormir bien.

Apnea del sueño

Una de las causas más comunes de dormir mal es la apnea. La apnea del sueño es un trastorno en el que la respiración se interrumpe durante unos segundos causando un colapso en las vías respiratorias. Luego la respiración vuelve con un fuerte ronquido. Estas interrupciones pueden llegar a producirse hasta más de 30 veces por hora. Estos microdespertares continuos provocan que no descansemos de una manera continua y por lo tanto tengamos sensación de sueño y cansancio durante el día.

La falta de oxígeno derivado de las apneas del sueño hace que el descanso no sea reparador. Las personas que sufren esta enfermedad, se despiertan muy a menudo y durante el día, suelen quedarse dormidos por la falta de descanso. Es importante acudir a un especialista que trate esta enfermedad.

dormir mal

Problemas con el equipo de descanso

Dormir en un equipo de descanso que no es adecuado a nuestros gustos y necesidades, también es una causa de dormir mal. Es importante reposar sobre un colchón, almohada, base adecuada. Dependerá de si somos calurosos, frioleros, deportistas, si nos gusta dormir en un colchón blando o duro, si dormimos acompañados, si tenemos alguna dolencia. En Colchones.es podemos ayudarte en esta cuestión. Llama al teléfono gratuito 900.701.086, de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm. y descubre qué equipo de descanso es mejor para ti.

Si la situación de dormir mal se convierte en algo habitual deberíamos ponernos en manos del médico de cabecera. Si lo viera oportuno nos remitirá a una unidad del sueño. En ella nos realizarán un estudio de nuestro hábito de descanso. Este estudio consiste en analizar nuestra actividad cerebral mientras dormimos. Con el objetivo de detectar alguna posible patología que sea la que nos provoca esa falta de descanso.

En un primer lugar nos realizarían una prueba diagnóstica en nuestro propio domicilio. Mediante un aparato llamado polígrafo cardiorespiratorio que medirá nuestros niveles de oxígeno durante la noche. Si el diagnóstico no fuese claro, tendríamos que pasar una noche en el hospital para realizar un estudio más completo. En este estudio medirían nuestra actividad cerebral y el movimiento de nuestros ojos, entre otras cosas.

Dormir mal en verano

Te pones el pijama, te vas a dormir y al cabo de un rato te despiertas empapado en sudor. ¿Te suena de algo? Muchas personas como tú se lamentan del mismo problema: «Duermo mal en verano y no sé qué hacer para quitarme este calor». Con las altas temperaturas, sudamos más, tenemos sensación de agobio y nos despertamos con mayor frecuencia durante la noche, por lo que no logramos conciliar el sueño. Los colchones para calurosos te pueden ayudar a dormir mejor.

Dormir mal

¿Por qué duermo mal en verano con el calor? 

Quizás te preguntes por qué razón el calor del verano nos hace dormir mal. Es algo que nos pasa a todos. De acuerdo con el doctor José Antonio López Rodríguez, vicepresidente de la Asociación Española de Psiquiatría Privada, “el aumento de la temperatura ambiente genera una hiperactivación del metabolismo”, cuyo objetivo es tratar de mantener la temperatura interior acorde a la exterior, como se puede leer en este artículo de El Economista.

Esta hiperactivación del metabolismo tiene unas consecuencias; se produce una activación cerebral que genera nerviosismo, irritación y ansiedad, lo que nos impide conciliar bien el sueño.

Duermo mal en verano

Por tanto, la única solución para dormir mejor durante el verano es ajustar la temperatura del dormitorio.

¿A qué temperatura ideal debería dormir?

Según el doctor Jesús Escribá, director del portal Dormir bien y experto en trastornos del sueño del Instituto de Medicina del Sueño, la temperatura más recomendable para dormir se encuentra entre los 20 y 22º C. Aunque por las noches se alcanza la mínima temperatura del día, la realidad es que muchas veces la temperatura veraniega queda entre los 25º y 27º C, o incluso más en el interior, durante la mayor parte de la noche, con lo que el problema de insomnio está servido.

Puedes tomar algunas de las siguientes medidas para tratar de bajar la temperatura del dormitorio en general y de tu cuerpo en particular.

Duermo mal en verano

¿Cómo dormir en verano?

Para disfrutar de un sueño más fresco, tenemos que reducir tanto la temperatura de nuestro cuerpo como la temperatura ambiente. Eso implica, en cuanto a nosotros, utilizar un pijama ligero, que transpire bien, dormir sin camiseta, o incluso dormir desnudos. En el post «Beneficios de dormir desnudos» te hablamos de las ventajas de dormir desnudos.

Por otro lado, también habría que procurar utilizar sábanas frescas y ligeras, preferiblemente de algodón. Evita, por supuesto, las colchas, edredones o cualquier otro tejido extra que pueda transmitirnos calor.

En lo que respecta al colchón: Los mejores colchones para el calor son los de muelles o muelles ensacados. En nuestra tienda online de Colchones.es tienes una gran variedad de colchones recomendados para personas calurosas. A continuación puedes ver los más vendidos.

Los colchones adecuados para personas calurosas más vendidos: Nube Visco, colchón Gaudí, colchón Prisma, Indra y colchón Multielástic Visco

¿Qué hacer para reducir la temperatura de tu dormitorio?

En cuanto a la reducción de la temperatura ambiente de tu dormitorio, existen varias formas de conseguirlo.

  • Aire acondicionado: si tienes aire acondicionado en la habitación, utilízalo especialmente por la noche. No es necesario dejarlo toda la noche puesto, lo que te resultaría muy caro. Basta con encenderlo durante unas 2 horas en el momento de dormir y programarlo para que se apague después.
  • Coloca ventiladores: si no tienes aparato de aire acondicionado o te resulta muy caro, puedes utilizar ventiladores. Dependiendo de su tiempo de uso, no es peligroso que los dejes encendidos durante la noche. Aunque también puedes utilizar un temporizador para que se apaguen a la hora estipulada.
  • Coloca hielo en un recipiente: el ventilador remueve el aire más que generar frescor. Si además quieres que se reduzca la temperatura, una buena opción es colocar hielo en un recipiente y colocar el ventilador justo delante.
  • Ventanas abiertas: tener las ventanas abiertas de par en par, con las cortinas corridas, también puede ayudar. Es ideal además que la cama esté lo más cerca posible de la ventana, o en un sitio en el que pueda entrar la corriente de aire.
  • Apaga todos los aparatos: los aparatos son una fuente de calor, además de estar consumiendo energía eléctrica. Incluso si has dejado el ordenador, la televisión o cualquier otro aparato en “stand by”, están despidiendo calor y calentando el dormitorio. Apágalos para mayor comodidad.

Por lo demás, te recomendamos que la disposición de los muebles de tu dormitorio facilite lo máximo posible la circulación del aire. Esto implica evitar que haya armarios o estanterías muy cerca de las ventanas, taponando el espacio. También eliminar tejidos rugosos como alfombras y cortinas que puedan recalentarse y rezumar calor.

Acciones que mejoran nuestro sueño

Acciones como caminar un rato antes de irnos a dormir, adaptar la decoración de nuestro dormitorio para crear un ambiente más propicio para el sueño, utilizar ropa de cama y pijamas cómodos puede ayudarnos a dormir mejor. Todo lo que rodea el escenario del sueño es importante a la hora de conciliarlo y conseguir descansar.

Para dormir bien es importante evitar las comidas y bebidas excitantes, evitar los atracones, realizar ejercicio diario. No practiques deportes excesivamente duros antes de acostarte. El ejercicio activa el cuerpo y será complicado relajarte para dormir.

En caso de estrés, puedes tomarte alguna infusión relajante, realizar alguna técnica de relajación, meditación, para preparar a tu cuerpo y mente para el sueño.

Alternativas para dormir bien en verano

Si a pesar de todo no consigues dormir, prueba alguna de estas alternativas:

  • Cambiar de habitación: muchas veces, la razón de que no podemos dormir es que no hay una buena ventilación. Es una habitación demasiado pequeña. Prueba a dormir unos días en el salón en un sofá cama. O si hubiera alguna otra sala libre en la que haya una buena ventana y circule bien el aire.
  • Dormir en el balcón: si no puedes dormir en el interior de tu casa, duerme en el balcón o en la terraza. Existen camas de jardín o exterior que te pueden permitir pasar bien la noche fuera del edificio. La diferencia de temperatura entre dentro de casa y fuera puede ser suficiente para que pases bien la noche.
  • Dormir en el jardín o terraza: si dispones de jardín o terraza privada, mucho mejor aún que en el balcón. Prueba a dormir fuera para disfrutar de una temperatura más agradable que en el interior de casa.

Seguir dando vueltas en la cama no es la solución cuando la temperatura no acompaña. Esperamos que estos consejos te sirvan para dormir bien en verano y pasar una noche más fresca. Si tienes problemas para dormir por el calor, te invitamos también a que nos dejes un comentario.

Consecuencias de dormir mal 

Mientras dormimos nuestro cerebro no descansa, los expertos indican que el proceso del sueño es como un taller de reparación y de asimilación de todo lo que aprendemos durante el día, todas las energías que empleamos a lo largo de nuestra jornada se recargan mientras dormimos, por ello es tan importante dormir las horas necesarias para reponer esas energías y despertarnos con la sensación de haber disfrutado de un sueño gratificante. Dormir mal tiene sus consecuencias.

  • Cansancio y fatiga crónica

El cansancio y la fatiga crónica puede derivarse de muchas causas, una más leves y de fácil solución como el estrés, una mala elección de colchón, una mala alimentación…, y otras más graves, como ciertas enfermedades como la fibromialgia, el hipotiroidismo. Es importante acudir al médico para poner nombre a las causas del cansancio. Con sus preguntas, análisis de sangre que incluyan niveles hormonales, carga viral, tiroides…, diagnósticos diferenciales, el especialista pondrá nombre a lo que nos ocurre y aplicará el tratamiento.

Estoy muy cansada

Según las estadísticas que manejan las autoridades sanitarias, el 60% de los españoles nos sentimos cansados y faltos de energía. Cuando esta fatiga se convierte en crónica nos impide llevar una vida normal. Nuestro cuerpo y mente están más lentos y nos cuesta realizar cualquier tipo de actividad.

Cuando nuestro cuerpo y mente no responde como nos gustaría es importante buscar una solución, reducir el estrés, llevar una vida saludable, una buena alimentación, descansar las horas necesarias, elegir un equipo de descanso adecuado a nuestras características y necesidades.

A la hora de elegir un colchón es importante tener en cuenta una serie de factores: firmeza, independencia de lechos, medidas, transpirabilidad, adaptabilidad. No todas las personas duermen bien en un colchón duro, o blando, algunos prefieren sentirse acogidos y otros sin embargo, sienten sensación de agobio si el colchón les envuelve.

Hoy en día existen gran cantidad de colchones que se adaptan a distintos tipos de durmientes: colchones de muelles, de muelles ensacados, látex, espumaciones de mayor o menor calidad; con distintos tipos de acolchado: viscoelástica, gel, látex, grafeno, espumas HR… En nuestra web encuentras una completa guía sobre qué equipo de descanso elegir según tus necesidades, estilo de vida, forma de dormir. Esta disponible en este enlace.

  • El blanco de los ojos

La esclera o blanco de los ojos es una parte muy sensible de nuestro cuerpo. Según el color que tenga, pueden incluso intuirse algunas enfermedades hepáticas. Pero la mayoría de las veces, lo que podemos encontrarnos es alguna alteración, irritación o problemas en el ojo debido a problemas puntuales o aspectos más serios que debería ver un oftalmólogo.

El ojo es un órgano central para nuestro bienestar. Dormir adecuadamente nos ayuda a prevenir irritaciones y enfermedades de los ojos, pero hoy vamos a daros algunos consejos importantes que también hay que tener en cuenta si queremos cuidar el blanco de los ojos.

el blanco de los ojos

La esclera o esclerótica es la parte blanca de nuestro globo ocular; la conjuntiva es una membrana que se encuentra entre la superficie interna del párpado y la esclera. Cuando tenemos una inflamación en este área, decimos que tenemos una conjuntivitis.

Los problemas en la conjuntiva pueden deberse a muchas razones, pero el color  puede resultar un indicador de lo que está ocurriendo.

  • Si el blanco de los ojos toma un tono amarillento, puede ser un signo de un problema hepático (enfermedades del hígado). En estos casos, lo recomendable es acudir inmediatamente a nuestro médico para comprobar qué es lo que tenemos.
  • Los ojos enrojecidos pueden ser un problema bastante común, aunque puede ser algo puntual. El contacto muy cercano con el tabaco, no haber dormido bien o estar hasta altas horas de la madrugada despierto puede contribuir al ojo rojo. También mirar una fuente de luz durante muchas horas, por ejemplo observar la pantalla del ordenador.
  • Los ojos que tonan un color rosáceo o seco pueden indicar problemas por el síndrome del ojo seco (SOS), lo que indica que nuestro ojo requiere de mayor lubricación en la superficie ocular, ya que existe una cantidad de lágrimas insuficiente.

No es necesario alarmarse si vemos que, por ejemplo, el blanco del ojo muestra algunas venas diminutas en los laterales, ya que esto forma parte de la natural irrigación del ojo. Sí que debemos tener en cuenta que, cuanto más mayores nos hacemos, los ojos pueden volverse más sensibles y puede haber un enrojecimiento mayor.

Alteraciones oculares importantes

No obstante, sí que hay alteraciones de los ojos ante las que hay que estar muy precavidos:

  • Es importante también detectar posibles manchas o bultos. Estos se producen porque puede haber una elevación en el blanco de los ojos. En estos casos, debemos tratar de evitar los ambientes de irritación, además de utilizar alguna lágrima artificial o colirio.
  • Otro problema puede ser que se aprecien manchas grises en la conjuntiva. Esto es un indicador de que puede haber pecas en el blanco del ojo, ante lo que conviene llevar a cabo una revisión en el oftalmólogo. Tengamos en cuenta que en nuestro ojo está penetrando la luz continuamente, por lo que tiene un mayor riesgo.

problema ojos rojos

Qué produce las irritaciones de los ojos

Hay muchos agentes que puede dañar el blanco de los ojos y ante los que debes protegerte. Los alérgenos suspendidos en el aire, el polvo, el humo del tabaco, vapores en el aire, productos químicos como el cloro de las piscinas, o por supuesto la exposición continuada a la luz.

Los problemas que pueden derivarse de estas causas de los ojos rojos pueden ser diversos, desde la conjuntivitis hasta las alergias oculares, los ojos secos o la fatiga ocular.

Si quieres proteger tus ojos de posibles infecciones, inflamaciones o alteraciones, es importante que pongas en práctica algunos consejos para cuidar la salud de tus ojos.

Cómo proteger tus ojos de posibles irritaciones

¿Qué podemos hacer nosotros para cubrir nuestros ojos? ¿Cómo tomar medidas para cuidar mejor el blanco de los ojos para que tengan un color normal y que nuestros ojos puedan estar más sanos? Veamos algunos consejos.

  • Ten cuidado con la pintura de pestañas y maquillaje. Hay productos que tienen mucha resistencia al agua, por lo que desmaquillar es muy difícil, y aunque no los veas, pueden todavía quedar algunos restos. También hay geles para desmaquillar que pueden producir irritaciones.
  • Asegúrate también de que tus lentillas (si las usas) estén bien limpias. El borde de la lentilla entra en contacto con la conjuntiva, por lo que si están sucias, es muy fácil que la suciedad se traspase al blanco del ojo y se puedan producir inflamaciones.
  • Acuérdate de parpadear. La sociedad en la que vivimos hoy, llena de pantallas de todo tipo (ordenadores, teléfonos, etc.), hace que tendamos a pasar más tiempo sin parpadear. Esto provoca que el ojo esté menos húmedo, por lo que tiene una menor protección. Siempre que estés trabajando con un ordenador o usando tu teléfono móvil o tablet, recuerda que debes parpadear entre unas 15 y 20 veces por minuto.
  • Utiliza gafas de sol. Las gafas de sol también pueden ayudarte a proteger el blanco de tus ojos de la sobre-exposición a la luz solar. Ten en cuenta que tus ojos están expuestos constantemente a la luz, salvo las horas de la noche.

Las molestias en los ojos o la picazón también pueden presentarse a menudo en las personas con ojos rojos, o con alguna irritación en el blanco de los ojos. Si además de esto empezamos a experimentar visión borrosa o algún otro problema ocular, es imprescindible acudir a nuestro médico lo antes posible.

Desde Colchones.es os animamos a cuidar vuestra salud ocular, ya que es una de las partes esenciales de nuestro cuerpo que requieren descanso durante la noche. El objetivo es que tus ojos se puedan ver más blancos y puedas prevenir trastornos más graves en la visión.

Conclusión

Dormir mal de forma habitual además de provocarnos esa sensación de cansancio continuo. Puede llegar a causarnos problemas de salud. Por lo que debemos prestar una especial atención a nuestra higiene del sueño y dedicar las horas necesarias a nuestro descanso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: ZIA6 S.L . Finalidad: gestionar el envío de la información que nos solicita. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad