Dormir mal. Consecuencias y efectos en nuestra salud

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo por lo que tenemos que cuidar al máximo la higiene de nuestro sueño. Si dormimos mal son muchas las consecuencias negativas que podemos llegar a sufrir, incluso podemos llegar a desarrollar ciertas enfermedades.

Tenemos que ser exigentes con nuestro sueño y dedicar a nuestro descanso el tiempo necesario para poder soportar todas las actividades que realizamos en nuestro día a día.

Mientras dormimos nuestro cerebro no descansa, los expertos indican que el proceso del sueño es como un taller de reparación y de asimilación de todo lo que aprendemos durante el día, todas las energías que empleamos a lo largo de nuestra jornada se recargan mientras dormimos por ello es tan importante dormir las horas necesarias para reponer esas energías y despertarnos con la sensación de haber disfrutado de un sueño gratificante.

Dormir mal

Causas de dormir mal

Hay muchos factores que influyen a la hora de dormir mal. Por ejemplo, la alimentación, ingerir una cena muy copiosa o pesada nos provocará una mala digestión y probablemente nos costará conciliar el sueño. Igualmente irse a la cama sin cenar también puede tener efectos negativos en nuestro descanso.

Lo ideal es cenar alimentos ligeros y de fácil digestión, tomarnos alguna infusión relajante y esperar un tiempo prudencial antes de meternos en la cama.

Dormir mal

Si la situación de dormir mal se convierte en algo habitual deberíamos ponernos en manos del médico de cabecera. Si lo viera oportuno nos remitirá a una unidad del sueño. En ella nos realizarán un estudio de nuestro hábito de descanso. Este estudio consiste en analizar nuestra actividad cerebral mientras dormimos. Con el objetivo de detectar alguna posible patología que sea la que nos provoca esa falta de descanso.

En un primer lugar nos realizarían una prueba diagnóstica en nuestro propio domicilio. Mediante un aparato llamado polígrafo cardiorespiratorio que medirá nuestros niveles de oxígeno durante la noche. Si el diagnóstico no fuese claro, tendríamos que pasar una noche en el hospital para realizar un estudio más completo. En este estudio medirían nuestra actividad cerebral y el movimiento de nuestros ojos, entre otras cosas.

Dormir mal: apnea e insomnio

Una de las causas más comunes de dormir mal es la apnea. La apnea del sueño es un trastorno en el que la respiración se interrumpe durante unos segundos causando un colapso en las vías respiratorias. Luego la respiración vuelve con un fuerte ronquido. Estas interrupciones pueden llegar a producirse hasta más de 30 veces por hora. Estos microdespertares continuos provocan que no descansemos de una manera continua y por lo tanto tengamos sensación de sueño y cansancio durante el día.

Otra causa muy común es el insomnio. Esta patología es más complicada de tratar porque ya entran en juego factores como la ansiedad, los nervios, el haber sufrido alguna situación de estrés o tener una situación emocional complicada. En este caso los profesionales recomiendan “tratar” las situaciones que nos suceden durante el día y que pueden alterar nuestro sueño.

Dormir mal. Fuente: www.healthing.es

Dormir mal de forma habitual además de provocarnos esa sensación de cansancio continuo. Puede llegar a causarnos problemas de salud. Por lo que debemos prestar una especial atención a nuestra higiene del sueño y dedicar las horas necesarias a nuestro descanso.

Acciones como caminar un rato antes de irnos a dormir, adaptar la decoración de nuestro dormitorio para crear un ambiente más propicio para el sueño, utilizar ropa de cama y pijamas cómodos puede ayudarnos a dormir mejor. Todo lo que rodea el escenario del sueño es importante a la hora de conciliarlo y conseguir descansar.

Deja tu correo electrónico:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.