Trucos y consejos para dormir bien en las noches calurosas

Como dice una conocida canción «El verano ya llegó, ya llegó, ya llegó». Pero, lo que para unos es motivo de alegría y disfrute, para otros puede no serlo tanto. La estación de la luz es también la del calor. Y esto puede generar, entre otras cosas, lo que se conoce como insomnio estival. En el post de hoy vamos a daros algunos consejos y trucos para que conciliar el sueño sea más fácil en las noches calurosas y vamos a recomendarte colchones para calurosos ¡o noches calurosas!

Antes de hablaros de los consejos, me gustaría hablar un poco de las causas que nos llevan a este insomnio estival. Pueden ser diversas, pero las podemos agrupar en tres:

  • La luz. Hay más horas de luz solar y esto hace que nuestro cerebro genere menos melatonina, la hormona, que participa en el proceso del sueño.
  • El calor. El aumento de la temperatura hace que sea más difícil dormir.
  • Nuestros hábitos de vida cambian. Pasamos más tiempo en la calle, aumentamos la horas de ocio, comemos y bebemos más, etc. Y todo esto afecta al ciclo normal del sueño.

De estas tres causas, la que nos preocupa y suele incomodarnos más a la hora de descansar bien, es principalmente el calor, ya que es una de las sensaciones que nos hará más difícil mantenernos en la cama.

Según la web practicopedia, el 40% de los españoles padece insomnio en verano. Si eres tú uno de ellos te animo a seguir alguno de los consejos que te damos a continuación. Eso sí, no te aconsejo seguir el ejemplo de este caluroso bulldog, el remedio será peor que la enfermedad.

Dormir fresquito

¿Qué podemos hacer si, debido al calor, no podemos dormir?

No poder dormir cuando lo deseamos es algo que nos suele alterar bastante, empezamos a dar vueltas y la queja se instaura en nuestra cabeza. ¡Ay, qué calor! Esta es la frase con la que empezamos a ponernos cada vez más y más nerviosos. ¿Qué hacer?

– Utilizar el aire acondicionado o un ventilador con precaución

Lo recomendable es que no esté en el dormitorio y a una temperatura que oscile sobre los 22 grados. Hay que tener cuidado ya que puede perjudicar nuestra salud, bien porque pude causarnos un enfriamiento, bien, porque si los filtros están sucios, puede facilitar alergias u otros síntomas como fatiga, tos, irritación en los ojos, dolor de cabeza y de garganta, estornudos, congestión y una sensación de opresión en el pecho. Lo ideal es un ventilador que mueva el aire de la habitación, y que no nos apunte directamente a la cama.

altas temperaturas

– Aumentar la circulación del aire

Ayudará a que el aire caliente del ambiente saque el exceso de calor de nuestro cuerpo que es más caliente. Para ello, dejaremos varias ventanas abiertas, y que la brisa entre en diferentes direcciones.

– Jugar con persianas, toldos, cortinas…

Como ya hemos dicho, jugar con las ventanas para generar una corriente de aire es muy útil. Otro sencillo gesto, es jugar con las persianas. Durante el día mantenerlas bajadas para que no entre el calor. Los toldos y cortinas también nos pueden ayudar a que el sol no incida tan directamente en el interior de nuestra casa. Por la noche recoger toldos y cortinas, y si es posible subir las persianas y abrir las ventanas. Los ventanales grandes hacen más efecto lupa, por lo que dejan pasar más calor. Las ventanas pequeñas son por lo tanto mejores para evitar las altas temperaturas.

ventilar-habitacion-calor-

-Cambia de habitación

La orientación de la casa también influye. Si tienes varias habitaciones en casa, múdate durante el verano a aquella en la que dé el sol por la mañana pero no lo haga por la tarde, que es cuando la temperatura más aumenta. Otra opción, si nuestra casa es de dos pisos, es mudarnos a la parte inferior. El aire caliente tiende a subir, por lo que en la parte baja de la casa se estará más fresquito.

Cuantas más cosas y muebles tengamos, más calor acumularemos. En nuestro post sobre decoración para el verano, ya os aconsejábamos que es hora de desprendernos de todo aquello que nos sobra, pues por si te faltaban motivos, aquí tienes uno más. ¡Acumular, da calor!

Algunos aspectos muy importantes que también nos ayudan

-Mantener la rutina

A nuestro organismo le va bien tener unos horarios y unos biorritmos. Con la llegada del verano, las vacaciones, conciliar el trabajo con nuestros hijos,… se trastoca la rutina. Si nos acostamos tarde y agotados, dormiremos menos horas y peor, y nos despertaremos cansados. Intenta mantener un horario fijo, ¡al menos hasta que te vayas de vacaciones!

-Dormir la siesta

Una siesta de 20-30 minutos es recomendable para dormir mejor por las noches. Descansar en las horas más calurosas puede ayudar a dormir mejor luego. Diferentes médicos lo recomiendan.

siesta

– Tomar abundante líquido durante el día

Beber abundante líquido a lo largo de todo el día, entre 2 y 4 litros, para evitar eliminarlo rápidamente. De esta forma el cuerpo estará hidratado durante la noche. Por otro lado, mejor no beber en las dos horas antes de dormir para evitar levantarnos a medianoche. Aunque las temperaturas sean muy altas, los expertos no aconsejan beber los líquidos muy fríos.

beber liquidos en abundancia

-Cenar ligero

Este consejo nos puede valer para todo el año, ya que es aconsejable no cenar mucho si queremos dormir bien, pero en especial hay que tenerlo en cuenta en esta estación. Cuando estamos haciendo la digestión, nuestro estómago aumenta la temperatura, si cenamos muy pesado, el esfuerzo y la temperatura serán mayores. Verduras, frutas y alimentos fáciles de procesar como ya os recomendábamos en otro post, 5 recetas de cenas ligeras para dormir bien en verano nos ayudará mucho.

CENA ligera

-Evitar beber cafeína, alcohol y otras bebidas estimulantes e hipoglucémicas

Bebidas como el café, té, alcohol, gaseosas, etc. tienen un efecto estimulante en nuestro organismo. Asimismo, la ingesta de dulce nos puede provocar una hipoglucemia que nos impida dormir.

-No hacer ejercicio justo antes de dormir

El deporte activa nuestro organismo en líneas generales, por lo que no es recomendable llevarlo a cabo antes de dormir. Si nos gusta caminar, dar un paseo, hacer yoga o taichi, nadar o hacer algún otro deporte suave, podemos hacerlo dos horas antes de acostarnos, si no queremos dar muchas vueltas en la cama.

-Darse una ducha tibia antes de dormir

Darnos una ducha antes de acostarnos hará que el cuerpo se adapte a la temperatura. Los expertos recomiendan que la ducha no sea con agua a menos de 18 grados y que tenga una duración no superior de 10 minutos para evitar tener calambres.

La ducha con agua fría puede producirnos una sensación inicial refrescante, pero después tendremos de nuevo una gran sensación de calor. El agua tibia nos facilitará una sensación de frescor más duradera. Podemos colocar un recipiente con agua en la mesita y si lo necesitamos durante la noche, refrescarnos las muñecas, nuca y cara.

-Dormir con un pijama de algodón

Si te gusta, puedes dormir desnudo, aunque algunas personas piensan que esto puede hacer que nos enfriemos, sobre todo de madrugada. Además al dormir sin ropa no se evapora la humedad entre el cuerpo y la superficie en la que estamos descansando, por lo que pasaremos calor casi seguro. Si usas pijama, mejor que sea de algodón. El algodón es un material que transpira y nos permite tener una sensación fresca. Esta es la mejor elección para las noches de verano.

-Los tejidos de la ropa de cama

Al igual que os comentábamos del pijama, el tipo de material de los tejidos que visten la cama afectará en relación a cuánto calor nos dé. Los materiales naturales y porosos transpiran mejor y ayudarán a evitar la sensación pegajosa. Los tejidos ligeros de algodón respiran bien. Podemos buscar de este material o antisudor para las sábanas, edredones, almohadas, cubrecolchones y cojines del colchón.

El color del dormitorio podemos decir que también «refresca». Por ello el blanco y los colores claros son los que os recomendamos para esta época.

ropa de cama en tejidos naturales

-El colchón

El colchón también es muy importante y no podemos pasarlo por alto. Intenta que esté compuesto de materiales de calidad, ya que éstos permiten que nuestra piel transpire libremente, evitando la sensación de calor.

La mejor elección para los durmientes calurosos es el colchón de muelles, que es transpirable y tiene una buena ventilación gracias a la estructura hueca en su núcleo. Los colchones de látex, viscoelástica no son la mejor opción en este caso.

En Colchones.es encontrarás una gran variedad de colchones de muelles que además añaden extras como el tejido Strech -elástico y transpirable que garantiza el flujo de aire continuo y evita la condensación de humedades-, malla 3D y airfresh -permite una perfecta transpirabilidad del colchón, y la libre circulación de aire por su interior-, estos modelos ayudan a que el cuerpo respire de forma natural evitando la sudoración.

-Dormir de lado

Esta es la forma en la que menos parte de nuestro cuerpo roza con el colchón, por lo que hay menor sensación de calor.

Estoy segura que con todas estas posibilidades, este verano el insomnio será cosa del pasado. Para cualquier consulta relacionada con la elección del colchón o cubrecolchón, así como sobre los consejos y trucos que os damos, no dudéis en dejarnos un comentario, también podéis llamar al teléfono gratuito  900.701.086. Nuestros expertos en descanso os aconsejarán.

¡Feliz verano y feliz descanso!

3 comentarios en “Trucos y consejos para dormir bien en las noches calurosas

  1. Pingback: Cuáles son las quejas más comunes sobre los colchones

  2. Pingback: Trucos para dormir bien

  3. Pingback: Trucos para dormir bienColchones.es/informacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: ZIA6 S.L . Finalidad: gestionar el envío de la información que nos solicita. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad