En este blog encontrarás información que te ayudará a elegir los complementos adecuados para que descanses mejor. Esperamos que disfrutes con este artículo:

¿Es normal dormir menos cuando te haces mayor?

Dormir bien es muy importante para nuestra «calidad de vida». Todos sabemos que si descansamos por las noches de forma correcta, al día siguiente, podremos rendir al máximo en nuestros quehaceres diarios, de la misma manera que nuestro estado de ánimo será más positivo. En las personas mayores, su descanso, también será muy influyente.

A medida que cumplimos años y nos vamos acercando a edades más avanzadas, la calidad de nuestro sueño disminuye. Con la edad es normal dormir menos. Son varias las razones que explican esta rebaja de la calidad y horas de sueño.

Cuántas horas de sueño son recomendables en edades avanzadas

Atendiendo a datos de la Fundación Nacional de Sueño de Estados Unidos, las personas con edades superiores a 65 años requieren de una media de 7 u 8 horas de sueño de calidad para tener una vida saludable.

dormir menos con la edad

El problema es que con la edad hay más probabilidad de contraer y sufrir enfermedades que deterioran la cantidad y calidad de nuestro sueño. Enfermedades relacionadas con el envejecimiento neuronal, son unas de las grandes causantes de dormir peor con la edad.

Cuando con la edad se sufre envejecimiento neuronal, nos encontramos como se suele decir con “la pescadilla que se muerde la cola”. El envejecimiento neuronal hace que tengamos problemas para dormir las horas recomendadas, de forma saludable. A su vez, no dormir adecuadamente, provoca que nuestras neuronas envejecen más rápidamente. Con lo que nos encontramos ante un círculo vicioso.

Patrones de sueño en edades avanzadas

Para poder tratar el problema de la falta de sueño en las personas mayores, primero debemos conocer qué cambios se producen en los patrones del sueño a medida que vamos envejeciendo. Es muy normal que las personas de mayor edad duerman menos horas por las noches que los jóvenes o los niños. Una de las razones de que esto suceda es porque habitualmente las personas mayores ya no trabajan, están jubiladas y tienen menos actividad física, llegan menos cansados a la noche, o más descansados, al haber disfrutado de una buena siesta.

Algunos expertos dicen que el hecho de que las personas mayores duerman siesta no es razón para que luego no puedan dormir bien por la noche, otros por el contrario, si piensan que afecta.

Aunque en lo que sí están de acuerdo es que la inactividad física y la falta de exposición al sol si influye en nuestro sueño como nos comentó el doctor Eduard Estivill en la conferencia ¿Cómo dormimos las personas mayores? Dormir bien para vivir más». Salir a dar un paseo con los amigos o la familia es muy beneficioso para el sueño en las personas mayores y los no tan mayores.

Patologías comunes del sueño

A continuación voy a resumir algunas de las patologías más comunes de la falta de sueño. Son más habituales en personas de edad avanzada aunque pueden afectar a cualquiera, vienen explicadas en este artículo del Instituto del sueño Neurodiagnos. Si crees que sufres alguna de ellas y llevas más de un mes padeciéndola no dudes en acudir a tu médico de cabecera para tratarlas y poder así volver a dormir con normalidad, lo antes posible, durante la noche.

Con la edad son varias las patologías que incrementan la falta de sueño. Apneas del sueño, dolores musculares, enfermedades neurodegenerativas, obesidad, diabetes, desarreglos hormonales…Todo suma para que a medida que nos hacemos mayores se duerma menos.

  • Apnea del sueño

Es una alteración del sueño producida por interrupciones de la respiración (apneas). Provoca falta de oxígeno y, en los casos más graves, puede causar daños cardíacos. Se estima que uno de cada cuatro adultos la sufre en distintos grados.

En la mayoría de los casos es la pareja del “roncador” quien nota esta “parada” en la respiración de su cónyuge, ya que luego vuelve a roncar de forma muy fuerte.

apnea-del-sueno

  • Síndrome de las piernas inquietas

Es una sensación de malestar en las  piernas y, en algunos casos, en las extremidades superiores, que hace que la persona tenga la necesidad de moverse, levantarse y caminar por la habitación o la casa. Impide la relajación necesaria para conciliar el sueño.

  • Pesadillas

A medida que nos hacemos mayores recordamos más los sueños. Cuando a los sueños se añade ansiedad se producen las pesadillas, que provocan un descanso insuficiente. En ocasiones también puede trastornarnos el estado de ánimo al día siguiente.

  • Insomnio

Normalmente es un desvelo antes de hora. La causa más común es la depresión. El problema de este trastorno es que puede causar que la persona esté al día siguiente somnolienta y perjudique su ritmo de vida. También altera el estado de ánimo.

Como he comentado antes, es muy importante acudir al médico de cabecera si se lleva más de un tiempo considerable sufriendo alguna de estas patologías de trastornos del sueño, ya seas una persona mayor, un joven o un niño.

Asimismo, también es muy importante tener buenos hábitos de sueño para dormir bien. Voy a explicaros brevemente algunas recomendaciones que pueden seros útiles para el bienestar de vuestro descanso.

Hábitos que nos ayudan a dormir mejor en edades avanzadas

Llevar hábitos de vida saludable es imprescindible a cualquier edad. Alimentación equilibrada, ejercicio adecuado a las condiciones y edad de cada persona y dormir las horas necesarias, son claves para gozar de buena salud.

  • Crea un entorno adecuado

Algunos expertos aconsejan que el dormitorio sea un espacio que sólo se use para dormir. Si usamos la habitación para ver la televisión, charlar, comer o utilizar el móvil u ordenador, nuestra mente no “desconectará” cuando entremos en ella. Lo ideal es que creemos un ambiente relajante para que nuestra mente desconecte.

Otro truco curioso es que quitemos los relojes de la habitación y, por supuesto, que no miremos la hora durante la noche si nos despertamos en alguna ocasión, para no ponernos nerviosos y generar ansiedad a nuestro cuerpo, dificultando así el volver a dormir.

  • Sigue una rutina

Debemos levantarnos y acostarnos a la misma hora todos los días. Para algunas personas esto es un poco complicado, sobre todo por el estilo de vida que llevan, pero si lo conseguimos, nuestro cuerpo se acostumbrará a despertarse y a dormir en esos momentos facilitándonos una rápida conciliación del sueño.

  • Cuida tu alimentación antes de ir a dormir

Es fundamental cuidar nuestros hábitos alimenticios, para mantener una dieta equilibrada, que nos aporte los nutrientes necesarios para nuestra actividad diaria. La ingesta de calorías debe ser adecuada a nuestra actividad física. Intentando que nuestro balance energético no sea positivo. Lo que indica que estamos ingiriendo más calorías de las necesarias.

dormir menos y alimentación

Sabemos que uno de los grandes factores que puede afectar el sueño es la alimentación. Lo ideal es que nuestras cenas sean ligeras y que terminemos de cenar entre unos 60 o 90 minutos antes de irnos a la cama. También es importante recordar que las bebidas excitantes como el café, el alcohol y/o los refrescos quedan totalmente desaconsejados antes de irnos a dormir. Si quieres conocer 5 recetas de cenas ligeras para dormir bien puedes pinchar en el enlace para leer mi anterior post.

  • Haz ejercicio

El ejercicio diario y adecuado a las condiciones físicas y edad de cada persona es fundamental. El ejercicio nos ayuda a mantener sano nuestro cuerpo y mente. Ayuda a que no se oxide nuestro organismo, los músculos permanezcan fuertes y nuestra mente se relaje del estrés que sufrimos.

Hacer ejercicio de forma regular durante la semana favorece de manera positiva al descanso y nos ayuda a liberar tensiones. Nadar en una piscina o salir a pasear son actividades que nos ayudarán a dormir mejor por las noches.

correr-para-dormir-mejor

  • La siesta

¿A quién no le gusta la siesta? Las siestas son buenas siempre que no se abuse de ellas. Se recomienda dormir una siesta después de comer, pero que no exceda en más de 20 o 30 minutos. Si esto sucede puede que nuestro sueño por la noche se vea afectado de forma negativa.

  • Un buen descanso

El descanso es el otro punto clave para disfrutar de buena salud. Cada personas debe reposar sobre un equipo de descanso adaptado a sus gustos y necesidades.

En Colchones.es contamos con una herramienta web que te ayuda a comprar el mejor equipo de descanso para ti o tus familiares. Puedes acceder a esta herramienta en el siguiente enlace: El colchón más adecuado para ti.

Con el paso de los años, nuestros cuerpos cambian y con ellos nuestras necesidades a la hora de descansar.

Colchones recomendados para edades avanzadas

En Colchones.es hemos seleccionado un conjunto de colchones que están especialmente indicados para ayudar a conciliar el sueño en las personas mayores.

Colchones adecuados para personas mayores de 60 años

Es importante que en estas edades, el colchón no ejerza presión sobre el cuerpo. Se favorece la circulación sanguínea, necesaria para que nuestro cuerpo funcione correctamente. En estos casos, los mejores colchones son de muelles o muelles ensacados, con acolchados que aumentan la adaptabilidad. Estos acolchados pueden ser de látex, espumación, viscoelástica, que se adaptan al cuerpo sin presiones.

Colchón Fusión de Sonpura

Este colchón garantiza una estabilidad a la hora de dormir. Su tejido elástico es de gran calidad y proporciona mayor confort y adaptabilidad al cuerpo gracias a su capa de viscoelástica de máxima densidad, ayudándonos a descansar mejor durante las horas de sueño por la noche.

SABER MÁS DEL COLCHÓN FUSIÓN SONPURA

Al conformarse su núcleo de una estructura de muelles, aseguramos una perfecta transpiración del colchón, evitando de forma eficaz la sensación de calor, por lo tanto, es también ideal para las personas calurosas.

Otra de las grandes ventajas de este colchón es que su sistema Multisac® está compuesto por muelles ensacados individualmente que se adaptan al cuerpo de forma precisa, proporcionando una ergonomía perfecta.

Finalmente, el muelle de acero reforzado que utiliza permite que este colchón pueda ser usado por gente con un peso superior a 100 kilos.

Colchones de espumación

Los colchones con núcleo de espumación con firmeza media, también son recomendables. Pero en este caso, se ha de tener en cuenta, que son menos transpirables. Se recomiendan para frioleros.

Colchones recomendados para durmientes de más de 70 años

En estos casos, los mejores colchones son de firmeza media o media baja, que no ejerzan presión. Los más recomendados son los colchones con núcleo de látex. Además, sobre todo en las personas con dolencias o con movilidad reducida, es mejor si el equipo de descanso es articulable.

En Colchones.es te asesoramos sin compromiso

Si tienes intención de adquirir un nuevo colchón para que te ayude a solucionar tus problemas con el descanso, no dudes en contactar con nuestros especialistas que gustosamente, te asesorarán en tu compra y te ayudarán a escoger el colchón ideal. Puedes llamar gratis al 900.701.086, están disponibles de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm..

Publicado en Personas mayores, Sueño, alteraciones Etiquetas: descanso edades avanzadas | descanso mayores | dormir con los años | edades avanzadas | horas de sueño en mayores | trastornos del sueño
Suscríbete por email

Acerca de Inma Moltó

Soy periodista, community manager y formadora en redes sociales. Desde octubre de 2013 escribo en el blog de Colchones.es y actualmente también me encargo de su supervisión. Me encanta todo lo relacionado con la decoración y el diseño. Si queréis saber más os dejo mi web: www.periodistasocialmedia.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable del fichero: ZIA6 S.L . Finalidad: gestionar el envío de la información que nos solicita. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad