El sudor y la salud: todo lo que debes saber

El sudor puede resultar enormemente molesto, aunque hay que tener en cuenta que su función es clave en nuestra salud. Todos experimentamos el sudor en algún instante, también a la hora de dormir, pero algunas personas con hiperhidrosis pueden notar una sudoración excesiva que afecta a su vida normal.

Hay muchos aspectos sobre la sudoración que hay que tener en cuenta. Nosotros queremos hablarte de algunos de ellos para que los tengas en cuenta, especialmente si sudas mucho o el sudor excesivo durante la noche no te deja disfrutar de un buen sueño.

Qué es el sudor

El sudor es una respuesta fisiológica normal del organismo para compensar la temperatura del cuerpo. Nuestra temperatura normal se encuentra en torno a 36 o 37º; cuando nos encontramos en una situación de estrés, realizamos ejercicio físico o incluso nos encontramos en reposo en el caso de personas con hiperhidrosis, la temperatura del cuerpo puede aumentar, por lo que se produce la sudoración.

La sudoración es una mezcla de agua y electrolitos que se excreta a la superficie de la piel a través de las glándulas sudoríparas. Las glándulas sudoríparas se encuentran en mayor cantidad en las palmas de las manos, plantas de los pies, axilas y región frontal de la cara.

¿Cuáles son las causas de la sudoración?

La sudoración puede producirse por muchas causas que contribuyen al aumento de la temperatura del cuerpo.

Por ejemplo, cuando haces ejercicio físico, puedas sudar más o menos, pero la sudoración es necesaria para que tu cuerpo se refresque. Durante todo ese proceso, pierdes líquidos y minerales como potasio y sodio, por lo que es muy importante reponer líquidos durante el ejercicio. Un alto nivel de sudoración no tiene nada que ver con un mayor o menor adelgazamiento; de lo que se trata es de quemar grasa, no líquidos necesarios para nuestro cuerpo.

En caso de deshidratación, puede producirse el síndrome del golpe de calor. Éste puede apreciarse cuando hemos realizado una actividad física extrema sin ingerir líquidos, lo que genera una sensación de sequedad en la lengua por la falta de líquidos suficientes para realizar la sudoración.

Otra de las causas de la sudoración pueden ser las situaciones de estrés o de mucha emoción, tal como explican en la web Mejor con salud. Cuando nos encontramos ante una circunstancia que consideramos muy importante, que activa nuestro cuerpo y nos impulsa a implicarnos emocionalmente, también podemos manifestar un sobrecalentamiento del cuerpo con la consiguiente sudoración.

el sudor y la salud

Sudor excesivo: la hiperhidrosis y su tratamiento

La sudoración puede ser un problema de índole primario cuando se produce en exceso. Es lo que conocemos como hiperhidrosis o sudoración excesiva. Las personas que padecen hiperhidrosis pueden sudar en alguna o varias partes de su cuerpo (axilas, palmas de las manos, palmas de los pies, etc.) de manera habitual, aunque se encuentren en estado de reposo.

Este problema puede llegar a ser muy limitante y molesto. Aunque las causas se desconocen, las personas con hiperhidrosis suelen tener unas glándulas sudoríparas hiperactivas debido a una predisposición genética. Es muy habitual que en una misma familia varias personas padezcan de hiperhidrosis.

Uno de los tratamientos que se suele utilizar con la hiperhidrosis es la toxina botulínica o botox, que produce un bloqueo selectivo de algunas glándulas sudoríparas en las zonas de mayor sudoración. Es una técnica que permite una reducción de la sudoración sobre todo en axilas y manos.

Aunque existen diversos métodos dermatológicos que palían los síntomas, la solución más eficaz, aunque puede generar el efecto de sudor compensatorio en otras áreas del cuerpo, es la someterse a una simpatectomía torácica, un proceso quirúrgico mínimamente invasivo que elimina mediante microondas los ganglios simpáticos que se encargan de controlar la sudoración, tal como explican en la Clínica Universidad de Navarra.

Cómo combatir el sudor

Para prevenir el sudor debemos tener muy cuenta que la clave es utilizar ropa y calzado adecuados para poder sentirnos más cómodos, así como también utilizar un buen desodorante.

Calzado

Para combatir el sudor de los pies, es importante el calzado que utilicemos:

  • Debemos elegir pieles naturales, de poro muy abierto, con una buena transpiración.
  • También es importante apostar por tejidos de bambú, que tienen aún más absorción que el algodón.
  • Podemos utilizar plantillas especiales con microporos y microcircuitos que facilitan la circulación del aire y evaporación del sudor.
  • Son muy interesantes también las suelas con pisos de poliuretano microperforado de última generación, que aíslan tu pie del calor.

Ropa

Hay ropas que dan más sudor que otras:

  • Las prendas de fibra o poliéster son la ropa que más sudor genera, por lo que sería ideal evitarla.
  • Debemos tener también en cuenta que las prendas de licra o algodón son las más recomendables y permitirían sentirse más cómodas a las personas con sudoración excesiva.
  • Por último, hay que tener en cuenta también los colores de las prendas para evitar que queden marcas en las axilas. Son preferibles los colores muy oscuros (negro, azul oscuro…) donde si se produce sudoración apenas se notaría la diferencia.
  • Pensemos también en las tallas de las prendas que utilizamos. Cuanto más ajustada a la piel se encuentre la prenda, especialmente en el área de las axilas, se favorece más la aparición de sudor.

Desodorante

Es importante que distingamos entre desodorante y antitranspirante. Mientras que un desodorante combate simplemente el mal olor que puede generar el sudor, el antitranspirante contribuye también a prevenir la aparición del sudor, bloqueando las glándulas sudoríparas en las axilas mediante una barrera gelatinosa.

sudoración excesiva

El sudor y la salud: ¿qué es lo que debes tener claro?

Sudar de manera excesiva o no sudar absolutamente nada es perjudicial para tu salud y para tu calidad de vida. Como ya hemos hablado en otras ocasiones en este blog, el sudor favorece la aparición de hongos y cuando afecta a los textiles de tu cama, esto puede desgastarlos y darles un aspecto menos atractivo, además de que potencialmente pueden generar mal olor e infecciones. Es muy importante que escojamos el tipo de colchón adecuado si somos personas sudorosas.

Desde Colchones.es os animamos a prevenir y paliar los efectos del sudor en vuestra vida diaria, buscando atención médica y dermatológica cuando sea necesario. No olvidemos nunca en cualquier caso que el sudor cumple una función y que debemos contar con que en algunos momentos va a aparecer, por lo que es más importante prevenir su aparición que tratar de eliminarlo del todo.

Suscríbete por email
Etiquetas: hiperhidrosis | simpatectomía torácica | sudor | sudoración excesiva | sudoracion nocturna | sudorosos

Autor: Samuel Juliá

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *