Vértigos y mareos

Todos, en algún momento de nuestra vida, hemos sufrido algún mareo o sensación de vértigo. Cuando esto nos sucede, la primera reacción es de miedo de poder caernos.

En el post de hoy vemos las causas y consecuencias de los vértigos y mareos. Sabemos más de cómo prevenirlos. Ante el primer síntoma es recomendable acudir al médico.

Diferencias entre vértigo y mareo

Es muy importante distinguir entre los dos conceptos, el mareo es esa sensación de malestar que se asemeja a la sensación de estar en una embarcación que se mueve en el mar, de ahí su nombre. Por su parte, el vértigo es una sensación de que todo da vueltas y no lo podemos controlar.

A veces se usan estos dos términos como sinónimo, pero en realidad son dos estados diferentes. Cuando uno se marea, lo más probable es que se sienta aturdido o que va a perder el equilibrio. El vértigo es cuando siente que la habitación donde se encuentra gira a su alrededor.

Causas de los vértigos y mareos

La principal causa del vértigo son alteraciones en el oído interno, mientras que un mareo puede estar provocado por varias causas, desde alteraciones en la presión arterial hasta estar en algún sitio donde haya exceso de calor.

El oído recibe una vascularización que deriva de la función cardíaca y de las arterias que lo conectan, las señales que recoge el oído interno las manda al cerebro, nosotros tenemos conciencia del equilibrio porque cada vez que nos movemos el oído está enviando información al cerebro.

Vértigos y mareos

Por ello es muy importante distinguir su origen y sus síntomas para poder diferenciar entre mareo y vértigo y así tratarlos adecuadamente.

Los expertos indican que hasta un 28% de las consultas de atención primaria son debidas a vértigos y mareos. El vértigo posicional es el más frecuente, se puede dar a cualquier edad y se produce cuando se realiza algún movimiento.

Los vértigos afectan de un modo especial a las personas mayores, ya que desarrollan el llamado síndrome del miedo a caer lo que les limita muchísimo a la hora de moverse y de llevar un día a día normal.

Frecuentemente está relacionado con la medicación que toman habitualmente, una persona con una edad avanzada suele tomar una media de unos 4 medicamentos diarios y uno de los efectos secundarios suelen ser estos mareos.

Para evitar en la medida de lo posible sufrir alguna caída debido a un mareo es muy importante ser conscientes de nuestro centro de gravedad, que está cerca del ombligo.

La importancia del equilibrio

Nuestro sentido del equilibrio es fundamental y podemos entrenarlo para conseguir estabilidad en nuestro cuerpo y coordinación. Es normal que con el paso del tiempo vayamos perdiendo equilibrio lo que puede afectar directamente a los nervios que envían los mensajes a nuestro cerebro sobre la posición.

Se realizan varias pruebas como la llamada posturografía en la que el paciente sube sobre una plataforma y una vez tomado su centro de gravedad, se le pide que se desplace hacia los lados sin mover los pies. Con esta sencilla prueba se puede comprobar si el problema se encuentra en el oído interno, de la visión o de la propia sensibilidad perceptiva.

Vértigos y mareos

El tipo de vértigo más común es el postural, es decir, según la posición que adoptamos nos aparece esa sensación de mareo.

Vértigos y mareos. Alimentación

Hay que tener en cuenta no obstante que las causas por las que se producen los mareos son muy diversas y hay algunas que se pueden ver beneficiadas por el tipo de alimentación que llevamos. Se ha demostrado, por ejemplo, que una carencia de vitamina B6 produce mareos frecuentes.

Cuando notemos que nos mareamos es muy importante beber, ya que la deshidratación también produce mareos, una buena opción sería tomar un zumo de zanahoria, de este modo además de hidratarnos, proporcionamos a nuestro organismo una dosis de esa vitamina B6 tan beneficiosa para combatirlos.

Uno de los alimentos vegetales más rico en vitamina B6 es la soja, los aguacates y los plátanos también nos aportarán dicha vitamina.

El jengibre nos ayudará a combatir el mareo que nos produce viajar, muchos nos mareamos cuando subimos en el coche, en avión o en barco, masticar jengibre fresco hace que disminuya esa sensación.

Ejercicios para prevenir mareos y vértigos

Existen una serie de ejercicios que se pueden realizar para tratar la inestabilidad que sentimos al sufrir vértigo, si movemos la cabeza hacia detrás y hacia delante lentamente, repitiendo la secuencia 20 veces, estos movimientos son conocidos como ejercicios de Cooksey-Cawthorn o movimiento vertical cervical.

Otro ejercicio a realizar es el ejercicio optocinético, que consiste en seguir un objeto en movimiento con los ojos y sirve para entrenar el equilibrio. Practicar deportes como yoga o tai chi es muy beneficioso para el vértigo y los mareos.

Vértigos y mareos

Existen también medicamentos desarrollados a partir de plantas naturales que nos ayudarán a prevenir los mareos y los vértigos, el Gingo Biloba, por ejemplo, favorece el riego y evita que haya problemas en el oído interno.

Al margen de estos consejos, es imprescindible acudir a nuestro médico si sufrimos cualquier tipo de mareo o sensación de vértigo. Deben realizarnos pruebas para determinar el motivo de nuestra dolencia y así poder indicarnos el tratamiento a seguir.

Suscríbete por email
Etiquetas: desvanecimientos | equilibrio | mareos | salud postural | vértigos

Autor: Sheila Mezcua Galán

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *