Apoyar el colchón en el suelo ¿es malo?

Estamos seguros de que alguna vez os lo habéis preguntado. O que alguien de la familia o un amigo invitado ha tenido que dormir en el suelo con un colchón que teníais de reserva. ¿Es bueno colocar un colchón en el suelo?

¿Puede afectarte a la espalda o al descanso si, en lugar de apoyar tu colchón sobre una base o un somier, lo colocas directamente en la superficie de tu piso? Lo vemos en el post de hoy.

¿Es conveniente dormir con un colchón en el suelo?

Los colchones tienen una serie de componentes y propiedades que hacen que, por sí mismos, resulten útiles para el descanso, independientemente de dónde se apoyen. Es decir, no va a alterar a corto plazo las condiciones de un colchón el hecho de que lo apoyes directamente sobre el suelo y no sobre una base o somier.

El problema tiene que ver más con la higiene y el buen mantenimiento del colchón. Los colchones son capaces de absorber la humedad, más aún si hablamos de un tipo de colchón no transpirable -como los colchones de espumación en el núcleo- que absorben la humedad exterior; también es posible que el colchón, apoyado en el suelo, se manche más fácilmente. Todo esto puede afectar a los componentes del colchón, haciendo que se deterioren antes y tengas que cambiar tu colchón en menos tiempo.

Dormir en el suelo

Por otro lado, otro de los aspectos que debes tener muy en cuenta es la limpieza y la salud. Si a tu colchón no le dejamos todas sus caras para transpirar, es muy posible que empiece a llenarse de moho y de humedad. Hay que aclarar que a los colchones no les sale humedad, pues ¡no tienen humedad dentro! lo que pasa es que los colchones, compuestos de tejidos y espumaciones retienen la humedad del ambiente, y con el paso de los años va deteriorando los materiales que los componen.Si además, no son transpirables o no se les da un buen mantenimiento de giros y volteos pueden aparecer manchas.

En el suelo hay más humedad que en el ambiente. Sobre el suelo, además de coger más humedad que apoyado sobre una base, el colchón “coge frío”. Los materiales se atemperan a la temperatura del suelo, que es habitual que esté a menor temperatura que el ambiente. Un colchón apoyado sobre el suelo, después de una noche, estará más frío que uno igual apoyado sobre una base tapizada.

Colchón enmohecido

Los colchones enmohecidos tienen un fuerte olor a humedad, además de unas grandes manchas que ensombrecen el colchón. Lo recomendable para evitar el moho y la humedad, por tanto, es que duermas a una cierta distancia del suelo para que pueda haber espacio suficiente para una buena transpiración.

En el caso de que ya te haya ocurrido y tengas moho u olor a la humedad en el colchón, en Blog Hogar sugieren que espolvorees el colchón con bicarbonato, esperes unas 24 horas para que se extienda bien y luego pases una aspiradora. Es una manera muy efectiva de eliminar los malos olores y algunas manchas del colchón.

Colchón en el suelo

Para eliminar las manchas más difíciles que deja el moho, también puedes utilizar un paño mojado con agua y alcohol y frotar hasta que las manchas se vayan. Luego puedes enjuaguarlo con una esponja con agua y dejar que se seque, por ejemplo utilizando ventiladores. Por último, se puede usar un spray desinfectante para matar las esporas bacterianas que hayan podido quedar.

El moho puede generar congestión nasal, tos, irritación en la garganta o irritación de ojos, entre otros síntomas. Depende mucho de la persona y de cómo reaccione al moho, tal como señalan en la web de CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades). También puede generar erupciones o infecciones en la piel, debido al contacto de nuestro cuerpo con este hongo.

Aparte de esto, es evidente que el moho tiene también un efecto antiestético que no dará una buena imagen de tu colchón, y que aunque cubras con una funda, puede acabar afectando también a los tejidos y a las sábanas, por lo que no resulta nada recomendable.

Poco práctico y poco estético

También hay que hablar del mal efecto estético y lo poco práctico que resulta un colchón que se encuentra directamente apoyado en el suelo.

Y es que, además de que resulta más difícil hacer la cama porque las sábanas y colchas rozarían con el suelo sucio, es mucho más fácil que la cama se ensucie al estar tan cerca del suelo. Por otro lado, a la hora de barrer o fregar debajo, tendremos que levantar constantemente el colchón, lo que resulta enormemente incómodo.

Tener el colchón en el suelo tampoco resulta apropiado si lo que queremos es aprovechar el espacio al máximo. La parte de abajo de la cama es un espacio en el que se pueden colocar cajas, zapatos u otros elementos que podamos necesitar, si contamos con un somier o base tapizada, o mejor todavía, si colocamos nuestro colchón en un canapé.

Por otra parte, las características propias de un colchón pueden requerir condiciones especiales para su mantenimiento. Por ejemplo, voltear el colchón o colocarlo sobre un tipo determinado de somier o base tapizada para que reciba una mejor ventilación. En este sentido, no ayuda mucho que tengamos el colchón descansando directamente sobre el suelo, que es una base rígida.

Camas bajas, una alternativa al colchón en el suelo

Independientemente de que colocar el colchón en el suelo no siempre sea lo más recomendable, sabemos que es una moda bastante habitual por su aire hippy. Especialmente cuando tenemos un piso recién alquilado, o sin muebles, dormir en un colchón sobre el suelo es una tendencia bastante habitual como paso previo.

Para quienes gusten dormir más cerca del suelo, una opción más adecuada que poner el colchón en el suelo es utilizar una cama baja. Se trata de bases con patas muy pequeñas y casi a ras de suelo, pero que todavía suponen un soporte óptimo para la cama. Si lo que nos gusta es tener una cama que no sea demasiado alta, ésta puede ser una alternativa más sana que directamente no utilizar una base. Algunos ejemplos los puedes ver en Decofilia.

colchón en el suelo

Las camas bajas no dejan de proporcionar un toque estético elegante, que puedes aprovechar en la decoración de tu dormitorio. Algo que al final te ayudará a evitar las incomodidades y dificultades de tener el colchón sobre el suelo directamente.

En conclusión: pensamos que aunque no es intrínsecamente perjudicial dormir con un colchón en el suelo, a largo plazo resulta incómodo y corres más riesgos en cuanto al cuidado del colchón, por lo que es más recomendable utilizar una base o somier, aunque sean camas bajas.

Si tienes cualquier otra duda sobre consejos de salud para disfrutar de un buen descanso y mayor bienestar, puedes dejarnos un comentario a continuación. También nos puedes llamar gratis a nuestro servicio de atención al cliente en el 900.701.086, de lunes a viernes, entre las 8 y las 20 h.

Deja tu correo electrónico:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.