En este blog respondemos a preguntas de nuestros lectores, al respecto de colchones y equipos de descanso. ¡A ver si te gusta este artículo!

Dolor de espalda, cómo combatirlo. Consejos

María Dolores de Jaén nos pregunta cómo combatir el dolor de espalda. Sufre muchos dolores en la zona baja de la espalda, las lumbares. «Sobre todo cuando salgo a comprar y llego a casa cargada con las bolsas de la compra».

Desde Colchones.es, nuestro primer consejo para María Dolores y todos aquellos que cargan en exceso su espalda por el peso de las bolsas de la compra, es que vayan a la tienda provistos de un carro de compra con ruedas, fácil de manejar, esto les ayudará a transportar sin esfuerzo la pesada compra.

Dolor de espalda

Las dolencias de la columna son muy comunes entre la población. Tanto es así, que el dolor de espalda es una de las causas que más bajas laborales provoca.

Son muchas las causas que pueden provocar el dolor de espalda: embarazo, sobre esfuerzos, malas posturas, desviaciones de columna, artrosis, osteoporosis, debilitamiento de la musculatura. Tener una buena salud postural y llevar una vida saludable, tomando alimentos proteicos, evitar el sedentarismo y tomar la luz del sol nos ayuda a tener la espalda sana.

La columna vertebral de los seres humanos no está diseñada para andar sobre dos piernas, no ha evolucionado lo suficiente para mantenernos en pie solo con nuestras extremidades inferiores. Tiene muchas características similares a la de los cuadrúpedos. Esto hace que estamos obligándole a trabajar contra natura. De ahí que con el paso del tiempo o por malos hábitos se acaba desgastando y provocando que nos duela la espalda.

Es importante acudir a un especialista para determinar la causa concreta y ponerle remedio.

Curvaturas anormales de la columna

Hay muchos tipos de dolor de espalda, en función de la zona de la columna que esté desgastada. Concretamente en la columna vertebral humana podemos distinguir cuatro curvas: lumbar, sacro, torácica y cervical. Estas curvaturas son las que nos permiten mantenernos erguidos, caminar sobre los pies.

Estas curvaturas deben mantener nuestra espalda recta, pero hay tres causas principales que provocan que la espalda acabe encorvándose en exceso y generan los distintos tipos de dolores de espalda. Estas causas son: pérdida de musculatura, artrosis y osteoporosis.

Las personas mayores suelen padecerlas más frecuentemente que los jóvenes, pero hay muchos niños que ya sufren estas dolencias.

Principales patologías

Las principales patologías derivadas de una curvatura anormal de la columna son:

  • Lordosis: se define como una curvatura de la columna hacia el interior, que afecta a la zona lumbar o cervical. En muchos casos se produce por una musculatura débil.
  • Cifosis: en este caso, la curvatura anormal se padece en la zona dorsal, la columna se curva hacia dentro. Se puede producir, entre otras causas por falta de tono muscular, artritis, osteoporosis o por un traumatismo.
  • Escoliosis: se define como una desviación lateral de la columna. En algunos casos se produce por factores genéticos o por lesiones de los nervios de la columna.

Dolencias de la columna

Artrosis y osteoporosis

La artrosis viene provocada por el desgaste de los discos intervertebrales. Son unas almohadillas de material gelatinosos que separan cada una de las vértebras. Si no mantenemos una vida saludable y evitamos sobre esfuerzos, estos discos acaban desgastándose y se produce el desplazamiento de las vértebras, provocando hernias. Lo que nos puede llevar irremediablemente al quirófano para paliar los síntomas.

En la población femenina, la menopausia provoca una pérdida de calcio que causa la osteoporosis. La merma de calcio hace que las vértebras se desgasten y pierdan su forma cuadrada. Se producen hundimientos, debido a que las vértebras ya no son capaces de soportar nuestro peso. De ahí que es muy importante mantener un seguimiento mediante densiometría óseas que miden nuestro nivel de calcio.

Os recomendamos, también acudir a un especialista, fisioterapeuta, traumatólogo para que valore vuestro caso y establezca pautas de ejercicios y tratamientos a seguir. Ellos son los expertos en cuidar vuestra salud.

Y eso es lo que hemos hecho en Colchones.es. Hemos pedido el asesoramiento de varios profesionales en el cuidado de la espalda.

Consejo de profesionales expertos en el cuidado de la espalda

José Reig, fisioterapeuta

José Reig comenzó en el mundo de las terapias manuales en el año 1999 realizando un curso anual de quiromasaje, posteriormente obtuvo el título universitario de fisioterapia en la UCAM, estuve un año trabajando en St. Luke Hospital en Malta en las áreas de traumatología y respiratorio, en 2008 volvió a España para trabajar en O2 centro wellness Granada como fisioterapeuta y posteriormente como gestor de la unidad de fisioterapia, «un año después, la firma me trasladó a Alicante para trabajar de osteópata y gestor del área de salud«. En 2001 decidió abrir su propia consulta que compaginaba con el trabajo en el gimnasio.

Aprovechando su dilatada experiencia, le hemos pedido a José que nos ayude a poner fin a los dolores de espalda.

Nos gustaría comenzar la consulta conociendo de manos de un experto, las posibles causas del dolor de espalda. ¿Cuáles serían?

Entre las causas más frecuentes nos encontramos dos: el mantenimiento de posturas estáticas como las que adoptamos al pasar mucho tiempo sentado y la repetición de los mismos gestos durante mucho tiempo, por ejemplo cuando desarrollamos un trabajo muy repetitivo. Si a ellas le sumamos hábitos poco saludables como obtener un descanso insuficiente e inadecuado, el dolor tiende a agravarse y puede llegar a hacerse crónico.

¿Es distinta la forma de actuar ante un dolor de espalda agudo que ante un dolor crónico?

Ante un dolor agudo la prioridad es la reducción del dolor e inflamación, con lo que el protocolo de tratamiento seria un trabajo con INDIBA Active, lo que nos permitirá retomar las acciones de la vida diaria rápidamente y sin dolor.

Mientras que para enfrentar un problema de larga evolución es muy importante el diagnóstico del motivo del dolor y aplicar un enfoque global consistente en ejercicios de flexibilización y fortalecimiento de las zonas afectadas y un trabajo con INDIBA Active para acelerar la recuperación de la zona afectada.

¿Qué tipos de tratamientos son los más adecuados?

Dependiendo de las estructuras que se encontrasen implicadas y en qué grado, lo más adecuado sería que un profesional titulado plantee un tratamiento acorde a la lesión. Es muy importante ponerse en manos de expertos que nos ayuden a buscar la mejor solución a nuestro problema. Hay que estudiar caso por caso.

Entendemos que cada paciente requerirá de un tratamiento personalizado, pero existe algún tipo de ejercicio que les ayude a paliar y sobrellevar el dolor de espalda.

Recomiendo ejercicios moderados que combinen fortalecimiento muscular con estiramientos y control postural, algunos ejemplos podrían ser el pilates, el yoga, R.P.G…

Los mejores colchones para personas con dolores lumbares

En Colchones.es como expertos en descanso os recordamos la importancia de descansar en un buen equipo de descanso. Dormir sobre un colchón viejo, poco confortable, no adaptado a las necesidades y gustos de descanso de cada durmiente conlleva que nos levantemos con dolores de espalda. A veces, la solución pasa simplemente por renovar el colchón, la almohada, el somier… Si necesitas ayuda para elegir un equipo adecuado puedes llamar a nuestros expertos en descanso. Están disponibles de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm. en el teléfono gratuito 900.701.086.

VER LOS COLCHONES PARA DOLOR DE ESPALDA

Los consejos de expertos fisioterapeutas

Las personas que sufren de problemas de espalda y/o dolores lumbares necesitan colchones firmes que permitan un descanso confortable y favorezcan una posición correcta de la columna mientras duerme. Desde Colchones.es os recomendamos colchones de firmeza medio o medio dura, de 4 ó 5 sobre 6, siendo 6 el grado de mayor dureza. De este modo nuestra espalda no sufre y permanece en una posición saludable durante más horas.Además deben ser colchones de grosor superior a 20 cm.

Le hemos preguntado al experto, en este caso a una fisioterapeuta, María Alonso. Nos cuenta sus consejos en este vídeo para nuestro canal de Youtube.

En Colchones.es buscamos que cada durmiente tenga el equipo de descanso más acorde a sus gustos y necesidades. Aprovechando los conocimientos de Juan Reig, también le hemos pedido consejos para lograr este objetivo.

¿Qué modelo de colchón es el más adecuado para lograr un descanso saludable?

La elección de colchón es muy importante, como decíamos, un descanso inadecuado es una de las mayores causas de molestias de espalda, para evitarlo es muy importante la elección del colchón y la almohada, ya que pasamos durmiendo una gran parte del día.

Nuestro colchón ideal será aquel que nos permita movernos sin excesivo esfuerzo, para ello es recomendable que tenga una firmeza elevada sin llegar a ser duro, no es recomendable que rebote ni que cuando nos tumbemos tardemos unos segundos en quedarnos quietos por el movimiento del mismo, al tumbarnos el colchón nos tiene que transmitir sensación de estabilidad (esto se consigue muy bien con los colchones de látex y los que cuentan con acolchado de viscoelástica), aunque debemos evitar la sensación de quedarnos clavados en él, esto es muy fácil de conseguir hoy día gracias a la combinación de materiales que poseen distintas propiedades.

Los colchones que mejor cumplen todas estas características son los colchones de espumación HR y de espumaciones técnicas de alta calidad como los colchones de núcleo Airvex de Flex o Bultex de Pikolin. También os recomendamos los colchones de muelles o muelles ensacados con acolchado de espumación o viscoelástica. Los acolchados de fibras orgánicas no son tan adaptables y no recogen tanto las lumbares. La viscoelástica y la espumación destacan por su adaptabilidad y la eliminación de puntos de presión, de este modo, la espalda no sufre y no tenemos la necesidad de cambiar muchas veces de postura. Los movimientos continuados durante la noche, impiden que la espalda repose correctamente y que nuestro cuerpo descanse de forma saludable.

Los colchones más vendidos en Colchones.es para dolor de espalda

A continuación os comentamos los colchones más vendidos para dolores lumbares según el tipo de núcleo.

Colchones de espumación HR para dolores lumbares

Colchones.es Do it Yourself, Colchones.es Simpatía visco 4 funda acolchada, Colchones.es Visco 4 Funda Lisa, Colchones.es Active Visco, Colchones.es Simon.

Colchones de Espumación Bultex para dolores lumbares

Bultex Draco, Bultex Casiopea y Bultex Rose.

Colchones espumación Airvex para dolores lumbares

Flex Space y Flex Garbí Visco.

Colchones de muelles para dolores lumbares

Colchones.es Muelle Visco, Colchones.es Kapok, Colchones.es Super Star, Flex Multielástic Visco.

Colchones de muelles ensacados para dolores lumbares

Sonpura IndraColchones.es Rocket, Colchones.es Supra XXL duro, Relax Kenia.

La almohada también es importante

La elección de la almohada también afecta a la salud de la espalda. Los expertos nos dicen que debemos elegir en función de nuestra postura al dormir. Si descansamos boca arriba elegiremos una almohada de perfil bajo para respetar las curvas fisiológicas del cuerpo, sin embargo si dormimos de lado buscaríamos una almohada que hiciese que el cuello siguiese la línea de la espalda por lo que la anchura de nuestros hombros será el factor principal para elegir el tamaño. En cuanto al material tiene menor importancia que en la elección del colchón así que elegir una que nos resulte cómoda.

Cómo dormir para evitar los dolores de espalda

A la hora de dormir es imprescindible conseguir descansar para poder recuperar la energía que necesitamos para nuestro día a día, cuando nos acostamos con molestias en la zona de la espalda a menudo nos despertamos con la sensación de que el dolor ha aumentado. Esto es debido a que no adoptamos una postura correcta y el problema acaba acentuándose.

La cuestión es que es complicado saber cómo actuar ante esta situación, ya que cada uno de nosotros estamos acostumbrados a dormir en una determinada postura y por mucho que intentemos quedarnos en una posición concreta, nuestro cuerpo terminará buscando la que adoptamos habitualmente. Hay que tener en cuenta que dormimos durante varias horas y que es inevitable ir moviéndonos durante la noche.

Dormir con dolor de espalda

No obstante, hay una serie de posturas que podemos intentar mantener para que nuestra espalda descanse y aliviar el dolor que sufrimos.

Si sueles dormir boca a arriba, prueba a colocar una almohada no muy alta justo debajo de tus rodillas, de esta forma la espalda descansa de forma natural sobre la cama. También podemos colocar una almohada más pequeña justo en la curvatura de la espalda para que ésta se apoye por completo.

Si eres de los que prefieres dormir de lado, coloca una almohada entre las piernas y ve cambiando de posición durante la noche para no sobrecargar siempre el mismo lado.

Dormir con dolor de espalda

Dormir en posición fetal, doblando las rodillas hasta que estés cómodo, también es una buena posición para descansar la espalda. Puedes colocarte también una almohada entre las piernas con lo que conseguirás alinear la columna con la pelvis y la cadera, reduciendo la tensión.

Se recomienda no dormir boca abajo, ya que es una postura que no corresponde a la posición natural de la columna y comprime las articulaciones.

Otros factores a tener en cuenta

Pero aliviar el dolor de espalda no sólo depende de la postura que elijamos a la hora de dormir, intervienen otros factores que también debemos de tener en cuenta, los principales son el colchón y la almohada que utilizamos.

Los expertos aconsejan cambiar de colchón cada 8 o 10 años máximo, ya que, pasado ese tiempo y debido al uso, sus materiales se van deteriorando y ya no conservan la firmeza y la calidad que poseían.

Con la almohada ocurre lo mismo, hay que renovarla cada cierto tiempo y además es aconsejable que no sea excesivamente alta para que no ejerza tensión entre el cuello y la espalda.

A la hora de dormir tenemos que buscar la máxima comodidad para sentirnos lo más relajados posible, tenemos que elegir ropa de cama transpirable y que no sea muy pesada para que no nos moleste, además la temperatura de la habitación debe de ser la idónea para que no pasemos ni frío ni calor.

Antes de irte a la cama hay que intentar relajarse, evitando ruidos estridentes y haciendo cosas que no afecten a nuestro sueño como leer un rato o escuchar música suave para que nuestro cuerpo y nuestra mente vayan preparándose para conciliar el sueño.

Dormir con dolor de espalda

Además de los hábitos que apliquemos cuando vayamos a dormir, debemos cuidar nuestras posturas a lo largo del día, intentando en la medida de lo posible mantener la espalda recta y no forzarla en exceso realizando movimientos demasiado duros. Practicar deporte es muy recomendable para fortalecer la musculatura y relajar las articulaciones, lo que, junto con todos estos consejos, nos ayudará a combatir y a prevenir el dolor de espalda.

Cómo levantarnos de la cama

Aunque parezca algo inofensivo, el más mínimo mal movimiento puede conllevar una lesión de espalda y como consecuencia un dolor muy molesto. En nuestro canal de Youtube de Colchones.es os hemos preparado un vídeo para mostraros una forma saludable de abandonar el lecho.

El ejercicio, un gran aliado

Unos músculos débiles nos predisponen a sufrir dolores de espalda y patologías de la columna. De ahí la importancia de realizar ejercicios adecuados que aumenten el tono muscular y fortalezcan la zona.

Es importante moverse de vez en cuando para evitar la rigidez de los músculos. No es bueno estar mucho tiempo sentado frente al ordenador, o mirando fijamente un pantalla, o mucho tiempo de pie. Es importante relajar nuestros músculos y movernos para no contracturarnos.

Dolor de espalda

Es fundamental para combatir el dolor de espalda obtener buenos hábitos posturales, una buena salud postural evitará lesiones y dolores de espalda. El ejercicio como Pilates, Yoga… nos ayuda a obtener esta salud postural y fortalecer nuestros músculos para evitar lesiones. Pero es fundamental que nos guíe un profesional, sobre todo en las primeras clases, para conocer bien la técnica y las posturas y no dañar nuestra espalda.

Un apunte: en profesiones que acarrean cargar con objetos pesados, es importante conocer cómo deben cargarse estos pesos. Es importante no doblar la espalda, debemos flexionar las rodillas y levantar la carga con la espalda recta. Las fajas lumbares también son grandes aliados para estos profesionales.

Es importante ponerse en manos de especialistas para que nos asesoren sobre qué tipo de ejercicios son los más adecuados. No todas las personas pueden realizar los mismos ejercicios, en muchos casos, sin un asesoramiento, se acaba por empeorar el problema.

Entre los ejercicios más adecuados encontramos la natación, el pilates, el yoga, el gyrotonic. Pero repetimos, siempre dirigidos por un profesional o un fisioterapeuta para conocer de manos expertas la técnica apropiada para realizarlos y prevenir lesiones.

Además de un ejercicio adecuado, la alimentación es importante. El sobre peso es una de las causas de los dolores de espalda. Mantener una dieta equilibrada que nos ayude a mantenernos en un peso adecuado a nuestras condiciones físicas es otro factor que ayuda a prevenir las dolencias de columna.

Es conveniente introducir en nuestra dieta alimentos que fortalezcan nuestros músculos. Debemos proveer nuestro cuerpo de proteínas y alimentos que contengan vitamina D, los huevos contiene ambos compuestos. También son beneficiosos alimentos con manganeso (verduras como el brócoli) o el calcio (yogures, quesos, leches…).

Tratamiento y técnicas de relajación

Técnicas para relajarse hay muchas y muy variadas. Además se pueden abordar desde ópticas diferentes. Hoy vamos a hablar de aquellas técnicas que nos pueden ayudar a paliar los síntomas de nuestro dolor de espalda o incluso a prevenirlos, pero no podemos olvidar que vivir de forma relajada, pausada y consciente es una actitud, que no solo nos prevendrá de numerosas contracturas y problemas de espalda, sino de otras muchas patologías causadas por el estrés y las prisas.

Con las técnicas que vamos a detallar a continuación pretendemos adquirir un mayor auto control en las situaciones estresantes de nuestra vida diaria, con el fin de obtener un mayor dominio sobre nosotros. Las técnicas de relajación muscular son un conjunto de ejercicios mediante los cuales se contraen y relajan los distintos grupos musculares para poder, de esta manera, descubrir cuando nuestros músculos están en tensión y poder aplicar entonces la técnica. El éxito de la relajación depende de:

  • Reconocer y relajar la tensión muscular.
  • Practicar diariamente en casa.
  • Aplicar la relajación en la vida cotidiana.
  • Convertir la relajación en un hábito.

Antes de empezar con cualquier técnica de relajación es necesario que dispongamos del tiempo suficiente para llevarla a cabo y que creemos un ambiente agradable, en silencio y con todas las facilidades posibles. Sobre todo al principio esto es importante, y aunque pueda parecer una obviedad, no lo es.

Que la habitación este tranquila, en penumbra, con temperatura agradable, y con el menor número posible de estímulos externos para que podamos concentrarnos fácilmente. Tumbados o sentados confortablemente, aflojaremos la ropa y nos quitaremos los zapatos. Podemos poner música suave y con un volumen bajo.

Proponte realizar estas técnicas de relajación a diario, pero no te culpes ni te agobies si no lo haces, estarás añadiendo otro factor de estrés a tu vida y lo que queremos conseguir es todo lo contrario.

Relajacion

Técnicas de relajación muscular

Aunque existen muchas más, vamos a centrarnos en dos:

Relajación progresiva de Jacobson. Técnica motora

La forma de realizarla es muy sencilla. Siéntate en una silla confortable o acuéstate en una cama, lo más cómodo posible. Haz una respiración profunda completa; hazlo lentamente. Otra vez.

Después alternativamente tensamos y relajamos grupos específicos de músculos. Después de tensionar un músculo, éste se encontrará más relajado que antes de aplicar la tensión. Debes concentrarte en la sensación de los músculos, específicamente en el contraste entre la tensión y la relajación. Con el tiempo, reconocerás la tensión de un músculo específico y de esta manera serás capaz de reducir esa tensión. La secuencia a seguir es:

  1. Manos. Apretar los puños, se tensan y destensan. Los dedos se extienden y se relajan después.
  2. Bíceps y tríceps. Los bíceps se tensan (al tensar los bíceps nos aseguramos que no tensamos las manos para ello agitamos las manos antes después relajamos dejándolos reposar en los apoyabrazos. Los tríceps se tensan doblando los brazos en la dirección contraria a la habitual, después se relajan.
  3. Hombros. Tirar de ellos hacia atrás (ser cuidadoso con esto) y relajarlos.
  4. Cuello (lateral). Con los hombros rectos y relajados, doblar la cabeza lentamente a la derecha hasta donde se pueda, después relajar. Hacer lo mismo a la izquierda.
  5. Cuello (hacia adelante). Llevar el mentón hacia el pecho, después relajarlo. (Llevar la cabeza hacia atrás no está recomendado).
  6. Boca (extender y retraer). Con la boca abierta, extender la lengua tanto como se pueda y relajar dejándola reposar en la parte de abajo de la boca. Llevar la lengua hasta tan atrás como se pueda en la garganta y relajar.
  7. Lengua (paladar y base). Apretar la lengua contra el paladar y después relajar. Apretarla contra la base de la boca y relajar.
  8. Ojos. Abrirlos tanto como sea posible y relajar. Estar seguros de que quedan completamente relajados, los ojos, la frente y la nariz después de cada tensión.
  9. Respiración. Respira tan profundamente como sea posible; y entonces toma un poquito más; espira y respira mormalmente durante 15 segundos. Después espira echando todo el aire que sea posible; entonces espira un poco más; respira y espira normalmente durante 15 segundos.
  10. Espalda. Con los hombros apoyados en el respaldo de la silla, tirar tu cuerpo hacia adelante de manera que la espalda quede arqueada; relajar. Ser cuidadoso con esto.
  11. Glúteos. Tensa y eleva la pelvis fuera de la silla; relajar. Aprieta las nalgas contra la silla; relajar.
  12. Muslos. Extender las piernas y elevarlas 10 cm. No tenses el estomago; relajar. Apretar los pies en el suelo; relajar.
  13. Estómago. Tirar de él hacia dentro tanto como sea posible; relajar completamente. Tirar del estómago hacia afuera; relajar.
  14. Pies. Apretar los dedos (sin elevar las piernas); relajar. Apuntar con los dedos hacia arriba tanto como sea posible; relajar.
  15. Dedos. Con las piernas relajadas, apretar los dedos contra el suelo; relajar. Arquear los dedos hacia arriba tanto como sea posible; relajar.

Relajación progresiva Jacobson

Entrenamiento autógeno de Schultz. Técnica mental

En el blog La Relajación podemos encontrar mucho más detallada esta técnica de relajación que exponemos y basada en la concentración pasiva en sensaciones físicas. Para realizarla lo mejor es adoptar una postura en la que te sientas cómodo o cómoda e ir siguiendo los diferentes ejercicios, que acompañaremos con sus respectivas frases. Además se sugieren las expresiones: estoy en calma, o estoy tranquilo, muy tranquilo, acompañando a cada frase utilizada.

– Primer ejercicio. La frase utilizada es: Mi brazo derecho pesa mucho.

Tenemos que conseguir con el tiempo sentir realmente la sensación de peso del brazo, una cierta sensación de relax y entonces abandonamos el ejercicio. Después pasaremos al brazo izquierdo, pierna derecha e izquierda.

– Segundo ejercicio. La frase utilizada es: Mi brazo derecho está muy caliente.

Puede acompañarse de una visualización del calor del sol sobre el brazo, o del calor de una estufa que incide sobre él. Al igual que con la frase anterior, continuaremos por el resto de extremidades.

– Tercer ejercicio. La frase utilizada es: Mi corazón late tranquilo.

Podemos comenzar con la sensación de los latidos en el brazo derecho, quizás lo percibamos antes en la mano y especialmente en el pulpejo de los dedos, y después hacemos un recorrido por diversas zonas del cuerpo.

– Cuarto ejercicio. La frase utilizada es: Mi respiración es tranquila.

Continuamos con el desarrollo del ejercicio tal como se ha ido explicando en los ejercicios anteriores, procuramos sentir y observar la respiración sin modificarla, procurando no actuar sobre la intensidad o la duración de la misma, dejamos que la respiración suceda libremente y observamos.

– Quinto ejercicio. La frase utilizada es: Mi plexo solar irradia calor.

– Sexto ejercicio. La frase utilizada es: Mi frente esta fresca.

Se puede acompañar de una visualización en la que imagino el frescor de la brisa cuando incide sobre mi frente en un día caluroso. técnicas-de-relajación Estas dos técnicas son muy útiles y eficaces. Usadas además por numerosos profesionales para enseñarnos a relajar nuestro cuerpo y disminuir considerablemente los dolores de espalda. Si conoces algunas otras que te ayuden a estar mejor, nos encantaría saberlas. Puedes usar el campo de comentario de este post para compartirlas.

Si quieres remitirnos alguna consulta puedes rellenar el formulario que encontrarás al principio de esta sección de FAQs. Si quieres consultarnos algo relacionado al descanso o dudas sobre colchones, bases, canapés, somieres, almohadas… puedes llamarnos al teléfono gratuito 900.701.086, de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm..

Publicado en Salud postural, Salud y Descanso Etiquetas: colchones espalda | dolor de espalda | dolor lumbar | ejercicios espalda | levantarse de la cama | salud postural
Suscríbete por email

Autor: Inma Moltó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Responsable del fichero: ZIA6 S.L . Finalidad: gestionar el envío de la información que nos solicita. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad