¿Cómo enseñar a los niños a dormir?

Esteban de Jérez nos pide ayuda para saber cómo enseñar a los niños a dormir. Nos comenta que tiene un niño pequeño y no ha conseguido que tenga un hábito de sueño. ¿Puedo cambiar esta situación?

En Colchones.es vamos a intentar dar respuesta a esta consulta, sabiendo que no existe una solución única. Cada niño es un mundo, al igual que lo son sus padres. No todos los métodos que hay hoy en día funcionan en todos los niños y padres.

Afrontar el reto de dormir a los niños con tranquilidad

Quizá sí exista una consigna en común para enseñar a los niños a dormir. Creemos que los niños captan nuestros sentimientos. Por ello, es importante transmitirles paz y seguridad, si nos desesperamos, los niños captan nuestra desesperación y la mimetizan, poniéndose nerviosos y dificultando así su sueño. Lo más importante, a nuestro parecer, es no perder la paciencia, estar tranquilos.

Si transmitimos tranquilidad, el niño logrará dormirse antes. Para ello podemos aplicar técnicas de relajación: suaves masajes de pies, manos, caricias en la cara del bebé. Todo con el fin de que se calme. Podemos utilizar también luces tenues, música relajante, contarle alguna historia con voz delicada y con contenido relajante. No conviene agitar al niño.

Los primeros meses de vida, puedes probar el colecho

El colecho o dormir en la misma cama es una técnica que se utiliza para que los niños duerman mejor. Al sentir el cuerpo de los padres a su lado se relajan y tienen sensación de calidez y seguridad. Pero esta técnica resta intimidad a la pareja y requiere de camas grandes para que todos puedan dormir cómodamente o adquirir una cuna de colecho.

dormir a los niños

Cuando lo pasamos a su habitación

Una vez que el niño duerme en su propia cama, hay distintos métodos, para enseñar a los niños a dormir, que podemos aplicar. Uno es la opción de acompañarlos hasta que se duerman, pero muchas veces nuestro ritmo de vida no nos permite pasar, en algunas ocasiones, varias horas a su lado y acabamos por desesperarnos, lo que afecta negativamente.

Métodos para dormir a los niños: Montessori y Estivill

Otras personas aplican el método Montessori, dejando al niño que elija su propio ritmo, facilitando que duerma cuando tiene sueño. Así las habitaciones están diseñadas para que el niño esté cómodo y pueda acceder a la cama sin necesidad de un adulto. Poniendo el colchón a ras de suelo, o a una altura baja que permite que el pequeño se acueste por sí solo cuando necesite dormir.

Enseñar a los niños a dormir

También esta el método Estivill, que consiste en dejar solo en la habitación al niño y dejarle llorar. Volveremos a la habitación cada ciertos minutos para tranquilizarlo y volveremos a salir, repitiendo el proceso hasta que se duerma. No todas las personas pueden aplicarlo. Tendemos a sobreproteger a nuestros hijos y nos cuesta mucho oírlos y verlos llorar. Pero los defensores de este método aseguran que si somos capaces de dejarlos llorar, en poco tiempo el niño aprende a dormir solo.

Hábitos que ayudan a los niños a dormir mejor

Independientemente del método que elijáis es importante inculcar en los más pequeños una serie de hábitos que les ayudarán a dormir mejor y a obtener una rutina de sueño. Tenemos que tener en cuenta a la hora de aplicar estas rutinas, las edades de nuestros hijos. Porque no todas las edades tiene las mismas necesidades: horas de sueño, alimentación…

Así, los bebés deben dormir unas 16 horas al día, en los primeros meses. Estas horas se van reduciendo a medida que pasan los meses y años. Los niños de 1 a 3 años necesitan unas 12-14 horas, de 3 a 5 años unas 11-13 horas y los mayores de 5 años unas 10 horas.

Atendiendo a estas edades, os aconsejamos una serie de hábitos que nos ayudan a dormir a los niños.

  • Seguid una rutina diaria cuando se acerca la hora de dormir. Si todos los días, antes de acostarlos realizamos las mismas tareas, el niño entenderá que se acerca la hora de dormir e irá preparándose para acostarse. Dependiendo de la edad, tendremos que acostarlos antes para que cumplan con las horas de sueño que necesitan. Por ejemplo, podemos bañarlos a la misma hora para relajarlos, no darles cenas muy abundantes para que no estén llenos, leerles un cuento que les tranquilice, acostarles a la misma hora para que su cuerpo se acostumbre….
  • Durante el día es muy importante que los niños realicen ejercicio, puedan gastar energía, para que cuando llegue la hora de acostarse estén cansados. Si lo niños no tiene actividad, será muy difícil que duerman correctamente. Además, el ejercicio debe evitarse en las horas previas a ir a dormir, porque el ejercicio les activa y será más difícil relajarlos. Además, la actividad física ayuda a que los pequeños no padezcan obesidad.
  • Evitad el exceso de tecnología antes de ir a dormir. Si los niños usan tablets, móviles, juegan a la consola en la hora previa a acostarse, la excitación que estas actividades tecnológicas generan, impedirá que se relajen para dormir.
  • Debemos cuidar el aporte calórico de la cena. No es conveniente que los niños tomen cenas copiosas antes de ir a comer. Lo mejor sería cenar dos horas antes de ir a comer. Para antes de acostarse y con el fin de relajarlos, pueden tomar un vaso de leche. Esta rutina, también les hará entender a los más pequeños que es hora de ir a dormir. No olvides que vayan a orinar justo antes de acostarse, de este modo se evita que mojen la cama o se despierten de madrugada con ganas de hacer pipí.
  • También, mejora el sueño y facilita que los niños se duerman antes, mantener un ambiente relajado en la habitación. Conviene mantener la temperatura del dormitorio entre 20-22 grados, reducir los ruidos al máximo y dejar una luz tenue, para que no sientan miedo a la oscuridad. Es importante, que el niño se sienta cómodo y seguro en su habitación.

Si aplicáis un método determinado o seguís una rutina para enseñar a los niños a dormir, nos encantaría conocerla, puedes escribirla en el campo de comentarios. Muchas gracias por vuestra colaboración.

Suscríbete por email
Etiquetas: bebés | colecho | dejar llorar | método Montessori | niños | relajación | sueño | sueño niños | trucos dormir

Autor: Inma Moltó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *