¿A partir de qué edad deben hacerse los niños la cama?

Juan Antonio de Pamplona nos hace llegar esta consulta. Tiene niños con edades inferiores a ocho años y les gustaría saber ¿a partir de qué edad deben hacerse los niños la cama? No quiere que se conviertan en niños malcriados.

La infancia es sin duda una de las épocas más bonitas. Los niños aún no son conscientes de las preocupaciones y obligaciones a las que se enfrentan en la vida adulta. Es fundamental que los más pequeños jueguen, se diviertan, tengan una infancia feliz, pero también es importante ir añadiendo responsabilidades a medida que van creciendo para que sean conscientes del trabajo que suponen muchas cosas.

Enseñar y animar a los pequeños

Cómo enseñar a nuestros hijos y prepararles para la vida adulta, es una tarea muy complicada. No hay un manual que nos sirva de forma universal para todos los pequeños. Cada niño tiene su personalidad, su carácter, su sensibilidad… y como tal debemos tratarlos distinto.

La gran mayoría de especialistas en psicología infantil remarcan la necesidad de ir haciendo partícipes a los más pequeños de las tareas del hogar. Recoger sus juguetes, ordenar su habitación, ayudar a poner la mesa, a retirarla…, son pequeñas tareas que pueden realizar y que les ayudan a sentirse útiles. El objetivo es conseguir que los niños hagan estas tareas no porque se sientan obligados, sino porque se sienten útiles.

A partir de qué edad deben hacerse los niños la cama

Cómo hacer la cama

En lo que respecta a la pregunta que nos lanza nuestro lector, sobre a qué edad deben hacerse los niños la cama. No hay en sí una edad que se considere la más adecuada. Habrá niños que estén preparados y quieran hacerse la cama a una edad más temprana que otros. Como decimos cada pequeño es distinto.

Es muy útil iniciar el proceso de aprendizaje siempre guiado por un adulto. Dejar que nos ayuden a hacer su propia cama. Explicarles pacientemente cómo se hace una cama. Ayudarles en los primeros pasos y dejarles que experimenten. No podemos exigirles que la cama quede perfecta, poco a poco irán aprendiendo cómo hacerla.

Según el tipo de cama, tendrán más o menos dificultades para hacerla. Si una cama está pegada a la pared, necesitamos separarla un poco para moverla. Un niño pequeño necesita ayuda para ello. Sin embargo, si la cama tiene sus laterales libres, será más fácil para el niño hacerla.

También interviene el factor altura. Los niños muy pequeños, si duermen sobre camas altas, como puede ser la cama superior de un somier nido o canguro o una cama con canapé, que suelen ser más altas, tiene más difícil acceder fácilmente para poder estirar las sábanas correctamente.

La época del año también influye. En verano es mucho más sencillo y rápido hacer la cama. Simplemente con estirar las sábanas y quitar las arrugas de la sábana bajera es suficiente. En las estaciones más frías con las colchas, edredones, fundas nórdicas hay más peso y un niño de temprana edad tendrá mucha dificultad para hacerlo.

Es importante, por tanto, que el padre o la madre ayude al niño en los primeros pasos. Animarle en el proceso de aprendizaje y no reñirle porque el resultado no sea el adecuado. Poco a poco es como aprenderá a hacer la cama.

Suscríbete por email
Etiquetas: aprendizaje infantil | camas infantiles | cómo hacer una cama | edad niños hacerse la cama | psicología infantil

Autor: Inma Moltó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *