Cada cuánto cambiar las sábanas

Cambiar las sábanas a menudo es una cuestión de higiene. Y todos debemos tener claro que, por nuestra propia salud, este pequeño esfuerzo es algo que nos va a ayudar a dormir y vivir mejor. No tiene ni punto de comparación dormir sobre sábanas limpias que sobre sábanas que ya se han usado, están sucias, húmedas o huelen mal.

Lo que no todo el mundo tiene claro es cada cuánto hay que cambiar las sábanas. ¿Todos los días?, ¿cada 3 o 4 días?, ¿una vez a la semana?, ¿una vez cada 15 días? En este post vamos a tratar de dar un poco de luz sobre este tema para que puedas tener tus sábanas lo más limpias posibles.

Por qué es importante cambiar las sábanas

Como media pasamos unas 7-8 horas diarias tumbados en la cama. Durante esas horas, nuestro cuerpo pierde células de la piel (nos descamamos), perdemos cabello, transpiramos y el sudor impregna la ropa de cama. Todos estos procesos ensucian las sábanas, el colchón, la almohada… De ahí que sea importante limpiar y desinfectar todos los elementos del equipo de descanso. Cambiar las sábanas a menudo es muy importante por varias razones:

  • Aunque intentemos evitar al máximo cualquier mancha, las sábanas pueden ensuciarse de muchas maneras: sudor, humedad, pelos, células muertas de la piel, bacterias, hongos, restos de crema y maquillaje, ácaros del polvo, fluidos bucales si tiendes a roncar y dormir con la boca abierta, sangre menstrual, esperma… hasta el calor generado por los rayos del sol puede provocar que las sábanas tengan mal olor.
  • Si no limpiamos y desinfectamos correctamente las sábanas, con el uso diario su falta de higiene puede derivar en problemas de salud. Nos pueden salir eccemas en la piel, irritaciones que provocan picor y que impiden un sueño placentero y nos afectan en el día a día.
  • La humedad y suciedad que se acumula en las sábanas con el uso continuado y la falta de higiene produce la aparición de ácaros, hongos, moho, bacterias que nos pueden provocar alergias, problemas respiratorios y enfermedades infecciosas. Además la falta de higiene debilita el sistema inmunitario.
  • Por tanto, son muchas las razones de peso que justifican la limpieza y desinfección de las sábanas.

Ácaros. Fuente: Quirón Salud

Visto desde este punto de vista, cambiar las sábanas debe ser algo que hagamos a menudo. No debe depender tanto de un período de tiempo fijo, sino del estado en el que se encuentran en ese momento. Por ejemplo, en verano, al transpirar más, es más conveniente lavar las sábanas más de una vez a la semana.

¿Cada cuánto hay que cambiar las sábanas?

Hay quienes deciden hacerlo una vez a la semana, o cada 3-4 días, lo justo para que te dé tiempo a lavar y secar las sábanas de repuesto. Otros prefieren cambiar las sábanas todos los días, especialmente durante el verano, que es cuando más calor hace y más se suda, por lo que es muy fácil que tanto la almohada como las sábanas tengan mal olor.

No hay una cantidad de tiempo claramente establecida que valga para cualquier persona, en cualquier época del año y cualquier situación. Fíjate en tus propias sábanas, si huelen bien o mal, si están secas o húmedas, si tienen un aspecto nuevo o desgastado… En función de estos aspectos, deberías lavar tus sábanas con suficiente frecuencia para que estén lo más limpias posibles y no abusar nunca de su uso.

Ten en cuenta también las circunstancias especiales. Por ejemplo, si has estado jugando con tu perro y luego te vas a la cama, es muy probable que traspases bacterias o pelo del animal a tu cama, y ésta esté más sucia de lo normal, por lo que a la mañana siguiente sería una buena idea cambiarlas en lugar de volver a dormir ahí.

limpiar las sábanas

Mantenimiento de tus sábanas: consejos de lavado y secado

Para lavar las sábanas, lo ideal es hacerlo en la lavadora con un programa de agua de entre 40 y 60º, lo que nos permitirá eliminar la suciedad y restos de bacterias y ácaros. Debemos tener también en cuenta las etiquetas que puedan llevar y recomendaciones de lavado, siendo la norma general hacerlo con el programa de prendas de algodón de tu lavadora.

Si lavamos con programas más fuertes, es posible que en algunos casos se estropeen las fibras, ya que es un tejido algo más delicado que las prendas convencionales.

En cuanto al secado de las sábanas, debemos esperar hasta que estén completamente secas para evitar dormir sobre sábanas húmedas. Las sábanas todavía húmedas pueden también desprender mal olor, por lo que no es recomendable utilizarlas todavía. Lo ideal es tenderlas al Sol para que se sequen más rápidamente. La luz del Sol ayuda a eliminar la humedad y los ácaros y bacterias.

Otra opción es secar tus sábanas en la secadora, si dispones de ésta. En este caso, lo mismo que con la lavadora. Es una prenda delicada, por lo que debes poner tu secadora al mínimo para evitar que los tejidos puedan estropearse por el exceso de calor.

limpieza de sábanas

Consejos para prevenir que tus sábanas se ensucien mucho

Incluso si es verano, lo recomendable es que durante el día coloques alguna colcha encima para proteger tus sábanas. Evita también poner los pies con calcetines en la cama, ya que estos pueden acumular suciedad de los zapatos. Y por supuesto evitar poner los zapatos en la cama.

Para evitar que las sábanas se humedezcan demasiado por el sudor, trata también de dormir a una temperatura adecuada. Abre la ventana y utiliza un ventilador, en caso de que no puedas utilizar un aire acondicionado para mantener la temperatura del dormitorio entre 23º y 25º. Dormir cuando hace mucho calor puede provocar que sudemos más, que las fundas de almohada y las sábanas se humedezcan más de sudor y que tengan mal olor.

¿Debo lavar también los edredones y colchas?

Debemos tener muy en cuenta también que no todos los textiles de cama se manchan con la misma facilidad. Los edredones y colchas suelen durar limpios más que las sábanas, ya que están fabricados en tejidos mucho más rugosos, por lo que no se suelen ensuciar tanto.

Por ejemplo, si somos cuidadosos y evitamos poner zapatos y calcetines encima del edredón. El edredón se puede mantener en muy buenas condiciones y no hace falta lavarlo tan a menudo. Basta con sacudirlo bien y lavarlo cada varios meses, o incluso un par de veces al año. Podemos pasar un cepillo para eliminar restos de suciedad. En este post os damos consejos de Cómo lavar los nórdicos según sean de fibra, pluma, plumón. No olvidéis antes de lavarlo, consultar la etiqueta con las instrucciones de lavado que da el fabricante.

cambiar y lavar los edredones

Estos consejos hacen referencia al lavado del relleno nórdico. Si este relleno lo protegemos con una funda, entonces esta funda es conveniente lavarla al igual que lavamos las sábanas. Sobre todo, los durmientes que prescinden de la sábana superior y duermen con su cuerpo en contacto directo con el edredón. En este caso, la funda se considera sábana, y como tal debemos lavarla con la misma frecuencia que éstas.

Además, aunque no se laven con tanta asiduidad como las sábanas. Es conveniente que una vez a la semana, aprovechando cuando lavemos las sábanas, pongamos a a airear las colchas, rellenos nórdicos, mantas. De este modo, se elimina la humedad que hay en ellos y reducimos la presencia de bacterias y ácaros.

Limpieza y desinfección del dormitorio y equipo de descanso

Al igual que limpiamos y desinfectamos las sábanas, también es imprescindible mantener el dormitorio libre de polvo. Os recomendamos todas las mañanas, nada más levantarnos, airear la habitación. Podemos aprovechar mientras desayunamos para dejar abiertas las ventanas, aprovechar para que se renueve el aire y penetre la luz del Sol. De este modo se evita la proliferación de ácaros y bacterias. A la hora de limpiar, es mejor aspirar que barrer, porque levantamos menos polvo.

Por lo que respecta al mantenimiento del equipo de descanso, es importante mantener en perfectas condiciones higiénicas los elementos que componen el equipo de descanso: base, colchón, cabecero y almohada. Hay ciertas recomendaciones que debemos realizar a diario. Cuando nos levantemos, no debemos hacer la cama inmediatamente. En Colchones.es os aconsejamos retirar las sábanas y ropa de cama para que dejemos que el colchón y la almohada respiren. También es muy importante cubrir, tanto el colchón como la almohada con fundas protectoras. De este modo evitamos que se mojen y se ensucien. Estas fundas se deben lavar una vez al mes.

En otro post de Colchones.es os hablamos de cuánta suciedad se acumula en un colchón. Aunque no se ve a simple vista es necesario realizar una limpieza y desinfección del equipo de descanso. Os animamos a leer detenidamente los siguientes post.

Esperamos que estos consejos os sean útiles para la limpieza y mantenimiento de las sábanas. Os invitamos a dejarnos vuestros comentarios con cualquier pregunta que os surja al respecto. Si necesitáis algún consejo sobre descanso podéis llamar al teléfono gratuito 900.701.086, de lunes a viernes de 8 a 20 horas. Nuestros expertos os aconsejan encantados.

Suscríbete por email
Etiquetas: cambiar las sábanas | descanso | higiene | limpiar las sábanas | limpieza y mantenimiento de tus sábanas | mantener la cama | Ropa de Cama | salud

Autor: Samuel Juliá

Un pensamiento en “Cada cuánto cambiar las sábanas

  1. Es primordial que cambiemos las sábanas, mínimo, una vez por semana. Aunque nos duchemos, durante la noche se acumulan bacterias y ácaros lo que produce incluso que no descansemos de forma adecuada. En verano, esta frecuencia puede aumentar ya que los niveles de temperatura incrementan y sudamos más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *