Cerrar X
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Por favor, introduce el Código Postal
de la dirección de entrega

Por favor, introduce tu Código Postal
para poder probar el producto

Sobre la estructura y firmeza de los colchones

A la hora de tomar la decisión sobre qué colchón comprar, la firmeza es un criterio importante a tener en cuenta. Coloquialmente llamamos a la firmeza, dureza de un colchón, pero el concepto firme es más amplio y depende de la estructura de la pieza.

En la estructura del colchón distinguimos varias capas.

En la parte central encontramos el núcleo, cuyo material (muelles, muelles ensacados, látex, espumación…) es lo que da nombre y consistencia al colchón. Además determina en gran medida la firmeza de éste. Envolviendo al núcleo encontramos los acolchados que pueden ser de distintos materiales (viscoelástica, gel, fibras naturales, espumaciones…) y estar presentes en una o ambas caras del colchón. En el exterior se encuentra la funda o tapizado que es la parte visible del colchón, la que está en contacto con nuestro cuerpo, de ahí que es recomendable, que sea de un tejido transpirable y de fácil limpieza. Los laterales se conocen como platabanda y es aconsejable que estén reforzados, o como se dice “encapsulados”. Si quieres saber más sobre la estructura de un colchón puedes consultar este post de nuestro blog.

Hay un error común y es pensar que los colchones pueden tener un núcleo de viscoelástica. No es así. Todos los “colchones de viscoelástica” como muchos se llaman, necesitan apoyar sobre un núcleo de otro material: espuma, HR, muelles o muelles ensacados.

Interior del colchón New Paladium

 

¿Qué determina la firmeza del colchón?

Hay dos aspectos que determinan la sensación de “firmeza”, lo que sentimos al acostarnos y permanecer quietos durante un rato: la acogida de las capas del acolchado y la firmeza del núcleo.

Según sea el núcleo del colchón, la firmeza de éste será distinta. Por lo general, los colchones de muelles tradicionales, bicónicos, bonell, muelles ensacados o los de núcleo de látex serán menos firmes, mientras que aquellos que presentan materiales como el HR o los muelles de hilo continuo Multielastic o Normablock no lo serán tanto, serán más firmes. También hay colchones que combinan distintos materiales y, por lo tanto, sus propiedades.

La “acogida” es la primera sensación al tocar el colchón, al hundir la mano sobre él, al sentarnos en él, es la primera resistencia que percibimos al peso que aplicamos, es la sensación de estar mejor o peor “acogido”, el confort, la facilidad de movernos sobre él. En gran medida, esas sensaciones, las aporta los acolchados del colchón.

Los acolchados en gran medida, su cantidad y calidad, determinarán el precio del colchón. Unos materiales de calidad alta nos aseguran una buena resiliencia, esto es, que con el paso del tiempo su capacidad de recuperar su estado original después de recibir una presión y por tanto flexionar es adecuada.

Un colchón no es mejor por ser más duro o por ser más blando, tampoco el precio tiene relación con la firmeza, no por ser más firme será más caro o barato. La elección de la firmeza debe ser una elección personal. A cada uno le gusta una firmeza.

 

La firmeza según el tipo de colchón

La firmeza de un colchón de muelles dependerá del grosor del acero, del número de muelles, de su diámetro y forma, de cómo están unidos… la firmeza de un colchón de látex, de espuma o de viscoelástica, depende no sólo de la densidad (kg/m3) del material, también del número de capas, de sus grosores y combinaciones. Una aclaración: mayor densidad no significa mayor firmeza, dependerá del material y su composición, pureza.

La densidad de un material espumado (latex, visco, bultex, airvex, hr…) hemos de entenderla como la cantidad de kilos por metro cúbico (volumen) que se utilizan para la fabricación de un material. A mayor densidad hay más material, en principio es mejor y más caro. Más resiliencia (capacidad de recuperación) y durabilidad con el paso del tiempo. Habitualmente se llama HR a las espumas con densidad igual o superior a 30 kg/m3.

Nuestras recomendaciones son básicamente dos, lo demás depende del “gusto” del cliente: de 0 a 10 años son mejores los colchones con una firmeza de 3 o superior, de 10 a 20 años de firmeza 4 en adelante, y en ambos intervalos recomendamos como núcleo el muelle tradicional (bicónico, bonell o de hilo continuo): la gente joven se sienta encima del colchón, es más brusca en sus movimientos, salta, suda más… y no hay nada como la transpirabilidad y solidez del muelle. En otras edades “al gusto” o según las características anatómicas de las personas que duerman sobre él, siendo también válidas firmezas inferiores.

De 100 kg. de peso hacia arriba (alguno de los durmientes) son aconsejables firmezas de 4 o superiores, colchones de muelles y una buena acogida del acolchado para evitar que existan puntos de presión y que todo el cuerpo esté bien apoyado sobre el colchón, así evitaremos que se duerman nuestras extremidades. Esta es nuestra selección de colchones para personas con sobrepeso.

Podrás elegir, en nuestro menú de Colchones, en función de los distintos grados de firmeza, que te presentamos en cada ficha de producto mediante un gráfico sencillo de interpretar:

FIRMEZA 1 de 6 – COLCHONES MUY BLANDOS

Actualmente no tenemos ningún colchón catalogado en la graduación 1: colchones muy blandos.
Se caracterizan por reducir al máximo los puntos de presión: todo el cuerpo está apoyado y el peso se reparte al máximo sobre la superficie del colchón. Nuestros clientes dicen “estás como envuelto”, “como si durmieras sobre un montón de plumas o algodón”.

FIRMEZA 2 de 6 – COLCHONES BLANDOS

Al seleccionar esta opción te presentaremos colchones blandos.
En ellos, toda la superficie corporal está en contacto con el colchón, sin puntos de presión. Al acostarse se tiene la percepción de adaptabilidad, sin tener la sensación de que el colchón te atrapa. Nuestros clientes dicen “te recoge”, “es acogedor”.
No lo recomendamos para bebés ni para personas de peso elevado. Si quien va a usarlo suda habitualmente mientras duerme, le aconsejamos que coja un grado de firmeza superior al que hubiera escogido. Un colchón nunca debe ser tan blando que tu espalda, acostado, repose curvada, ha de mantenerse recta (en su posición natural, con la posición de cuando está de pié).
En esta firmeza hemos incluido nuestros toppers o colchoncillos, que si bien no están pensados para apoyar directamente sobre la base de láminas o rígida, sí reducen la firmeza de los colchones que sentimos muy duros, apoyados encima conseguimos que un colchón excesivamente duro rebaje su firmeza en 1 ó 2 grados.
Válido para personas que no se mueven casi durante la noche. Despertarse durante la noche es consecuencia, habitualmente, de dormir en un colchón muy blando. Al querer cambiar de posición durante la noche nos despertamos ante la dificultad de movimiento.
Adecuados para personas con masa corporal inferior a 30kg. Indicado para personas con contracturas habituales y molestias musculares.

FIRMEZA 3 de 6 – COLCHONES MEDIO-BLANDOS

Al seleccionar esta opción te presentaremos colchones medio-blandos. Gustan a las personas que reconocen que les gustan los colchones “tirando a blandos”.
Se adaptan a nuestro cuerpo a la vez que se percibe la sensación de firmeza del colchón. Se mezclan ambas sensaciones. Los clientes nos dicen “se adapta pero sin hundirte”, “es blandito pero te mantiene firme”.
Es importante recordar que un colchón no debe ser “blando” por el hecho de ser “viejo”, por tener muchos años de uso. Muy recomendable para personas con molestias óseas o musculares y para embarazadas. Si quien va a usarlo suda habitualmente mientras duerme, le aconsejamos que coja un grado de firmeza superior al que hubiera escogido. Los bebés de 0 a 2 años deberán dormir en esta firmeza o superiores para evitar ahogos.
En esta graduación, firmeza 3, se engloban por ejemplo los colchones de núcleo de látex pensados para apoyar sobre camas articuladas.

FIRMEZA 4 de 6 – COLCHONES MEDIO-DUROS

Al seleccionar esta opción te presentaremos colchones medio-duros. Gustan a las personas que reconocen que les gustan los colchones “tirando a duro”, “duritos”, “firmes”, “duros pero que no sean una piedra”.
Se consigue la percepción de estar acostado sobre una superficie que mantiene la horizontalidad de nuestro cuerpo. Es un colchón recomendado para cualquier persona con independencia de su masa corporal. Quienes los han comprado dicen “siento que estoy sujeto”, “no nos hundimos”. A mayor grueso de colchón –piensa que los núcleos suelen medir aproximadamente 15 centímetros-, son mayores los gruesos de los acolchados y por tanto, habitualmente, es mayor el confort. Esa sensación de firmeza se suavizará.
Ideal para durmientes con pesos de 90 kg. o más, con algún tipo de molestia ósea o muscular, pues habitualmente tienen buenas capas de acogida en sus acolchados. Si la persona es obesa debe elegir esta firmeza para evitar que los miembros se le queden dormidos durante la noche.
Son los colchones en los que la mayoría de la gente se sentirá bien, por eso los recomendamos para particulares, hospitales y residencias de ancianos.

FIRMEZA 5 de 6 – COLCHONES DUROS

Al seleccionar esta opción te presentaremos colchones duros. Son los colchones que eligen las personas a las que les gusta dormir sobre “un colchón duro”.
Son colchones de gran durabilidad, muy recomendables para hostelería y contract, para camas en las que dormirán diferentes personas: pisos de alquiler, casas rurales, hoteles, hostales. Nuestros clientes dicen “no me hundo”, “me levanto con fuerza y fresco”. Los solemos encontrar en hoteles con buenos acolchados, para que duren pero sean suficientemente confortables.
Ideal para personas con masa corporal alta (más de 100 Kg), personas de entre 15 y 30 años, deportistas y personas sin molestias óseas o musculares.

FIRMEZA 6 de 6 – COLCHONES MUY DUROS

Este colchón le garantiza la completa horizontalidad, sin hundimientos en ningún punto del cuerpo. Actualmente sólo tenemos en catálogo el colchón Street de Sonpura. Nuestros clientes dicen “es como una tabla”, “me gusta dormir sobre muy duro, sobre recto”, “como dormir en el suelo”.
Son colchones de altísima durabilidad. Ideal para personas con masa corporal alta (más de 100 Kg), grandes o robustos y sin ningún tipo de molestia ósea o muscular. Las personas con mucho peso, pero no proporcionado con su altura, deben elegir colchones de muelles de firmeza 5 sobre 6, algo más confortables, para suavizar los puntos de presión sobre la superficie del cuerpo, que haya buena circulación y que las extremidades no se queden dormidas.

Le hemos preguntado al Centro Médico Artrosport, situado en Alicante, sobre las firmezas adecuadas para cada durmiente y descanso, concretamente: “Si vamos a elegir un colchón ¿qué firmeza es la adecuada?”, el responsable del centro nos responde así con algunas pautas a tener en cuenta:

pulsa para ver el video

Si necesitas ayuda para elegir la firmeza de tu colchón puedes llamar a nuestros expertos en descanso, te atienden en el teléfono gratuito 900.701.086.