💬
Chatea con nosotros
MONTAJE-RETIRADA gratis + 100 noches de PRUEBA + FINANCIA gratis

Por favor, introduce el Código Postal
de la dirección de entrega

Por favor, introduce tu Código Postal
para poder probar el producto

Por favor, introduce tu Código Postal
para poder probar el producto

icon contacta gratis
icono localizar tiendas de colchones.es
icono carro de la compra
Inicio > Recomendaciones Descanso y Salud » La salud y el descanso

La salud y el descanso

Actualmente y debido al ajetreado ritmo de vida que llevamos, muchas veces no le damos la importancia necesaria a nuestro descanso y la mayoría de nosotros sacrificamos a diario horas de sueño en detrimento de nuestro trabajo, nuestra familia o simplemente preferimos tener más horas de ocio y dormir menos.

El sueño y la piel

¿La piel nota los efectos de no dormir bien? ¿Cómo podemos proteger la piel del frío?

Un buen descanso es clave, junto a una alimentación equilibrada y realizar ejercicio diario, para disfrutar de una buena salud. Como os hemos contado en muchas ocasiones en los distintos blogs de Colchones.es, durante el sueño nuestro cuerpo y mente recupera las energías perdidas durante el día a día.

El sueño regenera la piel

En este proceso de recuperación, también están incluidas las células de la piel. Gracias al descanso y al sueño, la piel se recupera de los efectos negativos que sobre ella tiene el estrés y la deshidratación. Durante el día, la piel está continuamente trabajando para protegerse de los efectos negativos de los radicales libres, los rayos solares, el estrés…

En el descanso se regulan algunas hormonas como el cortisol (hormona del estrés) y también se regula la síntesis del colágeno, que ayuda a mantener la piel firme y sana. Por tanto, cuando dormimos, se regeneran y se crean nuevas células de piel. Tras una noche de buen sueño, nuestra piel está radiante.

El sueño y la piel ¿hay relación entre ellos?

Un buen descanso evita el envejecimiento

El sueño reparador también ayuda a reducir la aparición de arrugas. Durante el sueño, los músculos se relajan. Al relajarse los músculos faciales, se frena el envejecimiento y por tanto, la aparición de arrugas. Además, se eliminan las toxinas acumuladas en la piel durante el día.

El resultado de una noche de insomnio se traduce también a la piel. Nos levantamos con la piel más apagada, menos tersa. Los efectos de un mal descanso se notan con la aparición de ojeras, bolsas en los ojos. No estamos radiantes ni nos sentimos con buen ánimo. De ahí la importancia de dormir alrededor de 8 horas para sentirnos bien.

Cómo proteger la piel del frío

Juan, también nos lanzaba la pregunta de cómo podemos proteger nuestra piel del frío. En las épocas donde la temperatura es baja, nuestra piel sufre los estragos del frío. Este tiempo hace que se sufra de deshidratación cutánea y nuestra piel está reseca.

Por ello, es importante en estas épocas de frío mantener una buena hidratación de la piel. Las cremas hidratantes son aliadas perfectas en estas fechas. Además, es importante abrigarse bien, para evitar que el frío reseque la piel.

La alimentación, también es un factor que nos ayuda a mantener la piel protegida del frío. Es conveniente tomar alimentos ricos en ácidos grasos. El aceite de oliva es un gran hidratante para la piel, tanto para comerlo como para impregnar nuestra piel con él. Además, los alimentos ricos en betacaroteno como la zanahoria nos ayudan a prevenir el envejecimiento de la piel.

En el caso de los hombres, es importante una buena hidratación para evitar irritaciones con el afeitado. Es recomendable afeitarse siempre siguiendo la dirección del pelo, esto evita irritaciones.

Cada persona tiene alrededor de su piel una capa grasa llamada manto lipírico, que viene generada por las glándulas sebáceas de la dermis. La función de esta capa es evitar que perdamos líquidos y tener una mejor hidratación. Cuando hay sequedad de la piel, existe una falta de grasa y de elasticidad que se puede recuperar por medio de una alimentación adecuada y diferentes tipos de cosméticos.

Los estrógenos son uno de los agentes que favorecen la formación de esa capa grasa alrededor de nuestro cuerpo. Cuando por circunstancias de salud o por la edad se produce una bajada de los estrógenos, empezaremos a experimentar una mayor sequedad de la piel, especialmente en invierno.

Hay varios remedios que pueden ayudarnos a tener una piel bonita y protegida del frío. Para eso vamos a darte algunos consejos:

  • Abrígate bien. Primero de todo, no hay que olvidar que abrigarse bien puede ser una ayuda muy eficaz para evitar el resecamiento de la piel. Dormir con una manta térmica puede ayudarnos a sentir más calor y por tanto una piel más hidratada.
  • Cremas para la piel. Una de las formas de hidratar la piel es desde fuera, utilizando cremas y cosméticos que ayuden a hidratar la piel y aumentar el manto lipírico. Las cremas hidratantes más eficaces son las que están hechas con aceites vegetales. También es muy eficaz la manteca de karité, un cosmético que está hecho a partir de la grasa de las nueces del árbol del mismo nombre y que se ha utilizado tradicionalmente mucho en África.
  • Buena alimentación. La alimentación con productos ricos en ácidos grasos como el aceite de oliva puede ser muy eficaz para aumentar la hidratación de nuestra piel y que no esté tan reseca. Si además de sequedad tenemos arrugas y flacidez, la zanahoria puede ser nuestra aliada, gracias a su alto contenido en becacaroteno.
  • Máquina de radiofrecuencia intratérmica: es una ayuda tecnológica que nos permite reducir las arrugas y favorecer una piel más bonita y tersa. Se trata de una solución que viene del ámbito de la medicina dermoestética. Su función es favorecer el funcionamiento de las células de colágeno. Las manchas de acné van desapareciendo con el tiempo y sus efectos son prácticamente permanentes. La pueden utilizar tanto mujeres como hombres.
  • En el caso de los hombres, la sequedad e irritación se puede producir en el momento del afeitado. Por eso es importante utilizar una crema hidratante para la piel y procurar pasar la hoja de afeitado en la dirección del pelo para evitar que se produzcan irritaciones de la piel.
  • Por último, un remedio natural puede ser fabricar tu propia crema o cosmético en casa. Utilizando tan sólo aceite de oliva (preferiblemente aceite de oliva virgen), puedes rociar y masajear tu cara o la parte de tu cuerpo que esté más reseca y esperar los resultados.
Por lo demás, te recordamos que es muy importante protegerse bien del frío durante la noche, haciendo una buena combinación de equipo de descanso, funda nórdica, juego de sábanas y pijama de manga larga.

 

El sueño ayuda a regular la tensión arterial

Las personas que tienen problemas de tensión arterial son más propensas a sufrir enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares. Una alimentación controlada, baja en sal, ejercicio físico y dormir entre 7 u 8 horas les ayudan a regular su tensión arterial.

La tensión arterial es la presión o fuerza con la que la sangre golpea las paredes de las arterias. Cuando el corazón late, expulsa sangre contra los vasos sanguíneas, la medida de esta presión es la tensión alta o sistólica. Cuando el corazón se encuentra en reposo, entre un latido y otro, la presión es la mínima, esta se conoce como baja o diastólica.

Tensión arterial: baja, alta o normal

Los parámetros que marcan la presión arterial se delimitan en un valor de tensión alta y uno baja. Lo normal es que esta medida se sitúe en 120/80 mmHG. Por encima de este valor, la persona tendrá tensión alta, por debajo, la tensión es baja.

Hipertensión

Cuando al tomarnos la tensión los valores superan a los 120/80, tendremos hipertensión. Cuando esta hipertensión es recurrente o muy elevada, es importante acudir cuanto antes a un especialista. Ya que la tensión alta puede desembocar en enfermedades cardiovasculares, en accidentes cerebrovasculares, en problemas de riñón, cognitivos, oculares…

tensión arterial

Tensión baja, seguro de vida

En el caso contrario, puede ser que una persona sea propensa a tensión baja. Si es así, podemos sentirnos mareados, cansados, nos cueste llevar una vida normal. Ayuda tomar alimentos ricos en sal, que elevan la tensión y nos hace recuperar la vitalidad. Siempre se ha dicho, que la tensión baja es un seguro de vida.

Cómo controlar la tensión arterial

Cuando tengamos problemas de tensión arterial es importante acudir a nuestro médico de cabecera para que nos dé unas pautas de cómo actuar. En la gran mayoría de los casos el especialista recomienda cambios en nuestros hábitos de vida. También puede pautar medicación, cuando sea necesario.

Si una persona padece hipertensión, una alimentación baja o sin sal, la relajación, la no ingesta de alcohol, el ejercicio diario (apropiado a su edad), son hábitos que se deben incluir para controlar esa tensión.

Otro factor que ayuda a controlar la tensión y mantenerla en los valores normales es el descanso. Los expertos aseguran que dormir entre 7 u 8 horas beneficia a las personas que sufren de hipertensión.

Los beneficios de un buen descanso

Hay estudios que encuentran relación entre la presión arterial alta y dormir menos de 6 horas. La Clínica Mayo señala que las personas que duermen 5 horas o menos tiene un mayor riesgo de sufrir hipertensión o de empeorar esta dolencia sí ya la padecen.

El sueño tiene muchas propiedades curativas y saludables. Mientras dormimos nuestro cuerpo se recupera del esfuerzo diario y se recarga de energía. Además, durante las horas de sueño se regulan las hormonas responsables del estrés. Si no descansamos bien, estas hormonas no reducen el estrés y esto conlleva un aumento de la tensión arterial.

Por tanto, si sufres de tensión arterial es importante dormir adecuadamente, entre 7 u 8 horas, las personas adultas. La alimentación saludable, baja en sal, y el ejercicio diario, son otros de los hábitos que debes añadir a tu día a día. Cuida tu tensión es importante mantenerla en los niveles correctos.

Masa ósea y cadera, cuidados a tener en cuenta

La cadera es una de las articulaciones más importantes de nuestro cuerpo. Se encarga de soportar el peso del tronco y es clave para mantener el equilibrio. Ante cualquier dolencia es aconsejable acudir a un especialista que valore nuestro caso.

Antes de hablar de cómo podemos cuidar la cadera, vamos a comentar el complejo entramado de huesos, músculos, ligamentos que forman esta articulación tan importante para nuestro cuerpo.

¿Qué compone la cadera?

La cadera, como hemos dicho es una articulación, une dos huesos del cuerpo: el coxal y el fémur. Es decir, une el tronco con las piernas. Por lo que, soporta el peso de la parte superior del cuerpo, tanto si estamos en movimiento como quietos en posición vertical.

Una cadera sana está compuesta por varios elementos: el acetábulo (de forma cóncava) y la cabeza del fémur (de forma convexa). Entre estos dos elementos se encuentra una membrana llamada rodete cotiloideo, que es cartilaginosa. Toda la articulación está englobada en una cápsula, la cápsula sinovial, que está llena de líquido sinovial. Además, encontramos cuatro ligamentos que refuerzan la cadera. Todo ello, también, está rodeado de músculos, que dan flexibilidad y permiten los movimientos de la cadera.

¿Cómo cuidar la cadera?

Como siempre os recomendamos, para mantener sano y fuerte nuestro cuerpo es fundamental realizar ejercicio físico (adecuado a cada edad y condición física), una alimentación equilibrada y un buen descanso. Además, en este caso, es fundamental evitar al máximo caídas y movimientos bruscos, que pueden dañar la cadera.

El ejercicio ayuda a mantener los músculos fuertes, por lo que al estar fortalecidos, protegen mejor el hueso de posibles impactos. Es importante realizar actividades físicas que estén acordes a nuestra forma y nuestra edad. Un fisioterapetua o especilista deportivo te puede indicar que tipo de ejercicios son los más adecuados para ti. En el caso de cadera, es importante evitar los deportes de impacto, que acaban dañando las articulaciones.

Respecto a la alimentación, la cadera necesita una serie de minerales y vitaminas. Es fundamental el calcio, para mantener los huesos fuertes. Grandes fuentes de calcio son los lácteos (yogures, cuajadas, quesos…). Pero, también son recomendables alimentos ricos en magnesio y selenio (cereales y frutos secos), en ácido hialurónico (pescados como el rape y el bacalao). Alimentos que hidraten la articulación: zanahoria, col o apio. Alimentos que tengan propiedades antiinflamatorias (batata, boniato, piña, cúrcuma).

alimentos cadera

El tercer factor, el descanso, es fundamental dormir entre 7 u 8 horas al día. Durante el sueño, nuestro cuerpo se recupera del esfuerzo realizado durante el día. Cada persona, en función de sus gustos y necesidades, debe dormir sobre el colchón más adecuado para ella. Si necesitas consejo para elegir tu mejor colchón, no dudes en llamar al teléfono gratuito 900.701.086. Los expertos en descanso de Colchones.es te asesoran sin compromiso. Están disponibles de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm..

Problemas de cadera

Son varias las dolencias que pueden afectar a la cadera y que merman nuestro bienestar y calidad de vida. Reiteramos que ante cualquier dolor o molestia, es importante acudir a un médico, para que valore nuestro caso.

Entre los problemas de cadera más usuales encontramos: la artrosis de cadera (desgaste progresivo del cartílago), artritis de cadera (inflamación), fractura de cadera (fractura de la cabeza del fémur).

Sueño reparador. Alarga tu vida

Los seres humanos necesitamos tanto dormir como respirar. Un sueño reparador alarga nuestra vida. El descanso es fundamental. Mientras dormimos nuestro cuerpo se carga de energía para poder afrontar una nueva jornada.

Si nos paramos a pensar cuántas horas dedicamos a dormir, veremos que un tercio de nuestra vida lo pasamos en los brazos de Morfeo. Para que el sueño sea reparador, necesitamos dormir, según las edades, determinadas horas. En la edad adulta se recomiendan entre 7 y 8 horas de sueño. Es decir una tercera parte de lo que dura un día.

Descanso sinónimo de salud

El descanso tiene propiedades curativas. Cuando estamos enfermos nuestro cuerpo nos pide reposo. Esto es porque el sueño es reparador. Nos ayuda a regular los biorritmos y garantiza el equilibrio de nuestra mente y cuerpo. En las distintas fases del sueño se consigue reparar nuestro organismo de la pérdida de energía que supone el día a día. Además en la fase REM el cerebro está en pleno rendimiento asimilando nuevos conceptos, cuidando la memoria y mejorando la capacidad de concentrarnos. En este post anterior podéis ver las distintas etapas del sueño: Es suficiente con de 2 a 4 horas de sueño.

De ahí que si no dormimos las horas necesarias y si la calidad de nuestro sueño no es buena (no llegamos a dormirnos profundamente, o despertamos a menudo) esto se traduce tanto en problemas físicos como cognitivos (pérdida de memoria, dificultad para concentrarse..).

La belleza depende del sueño

Además de los efectos que hemos comentado antes del sueño para nuestra salud, es importante recalcar que también tiene efectos positivos y visibles para nuestra piel, para nuestra belleza.

Si sois de leer entrevistas de moda. Son muchos los modelos, tanto femeninos como masculinos, que afirman que su truco de belleza más importante es dormir las horas necesarias. El descanso hace que nuestra piel luzca brillante y libre de arrugas. Su efecto es más notable que cualquier crema o elixir de belleza.

dormir de día

Dormir bien tiene sus trucos

Vistos los beneficios para nuestra salud y belleza de dormir bien. Es el turno de saber cómo podemos conseguir un sueño reparador. Comentamos algunos de ellos a continuación.

Deja las preocupaciones a un lado. A la hora de ir a dormir, no podemos llevar a la cama el estrés y las preocupaciones. Ambos son enemigos del sueño reparador. Técnicas de relajación, practicar yoga, taichi… nos ayudará con estos quehaceres y evitará que el estrés nos quite el sueño.

Cuida tu alimentación. Una dieta sana y equilibrada nos ayuda a dormir mejor. A la hora de cenar, no debemos comer en exceso, ni tampoco consumir alimentos excitantes como el café, el cacao, alcohol… una ingesta pesada antes de dormir hace que la calidad de nuestro sueño sea mala, ya que nuestro cuerpo estará digiriendo los alimentos y no descansa adecuadamente.

alimentos para un sueño reparador. Fuente:http://www.elportaldelhombre.com/

 

Realiza ejercicio físico. Cuidarse no solo implica una buena alimentación, debemos hacer ejercicio diario. Esto no quiere decir que sea necesario ir al gimnasio todos los días. Un simple paseo nos ayuda a estar activos y mejora nuestro descanso. Si realizáis ejercicio físico a un nivel más fuerte, no lo hagáis próximos a la hora de dormir, ya que la actividad física activa nuestro organismo, y te resultará más difícil conciliar el sueño.

El mejor equipo de descanso

Elige un equipo de descanso adecuado a tus gustos y necesidades. Dormir sobre un buen colchón, una base y una almohada confortable y que cumpla con tus gustos es fundamental para conseguir un sueño reparador.

En el mercado hay una gran cantidad de colchones que aportan un descanso adecuado a los gustos de cada durmiente. Elige los colchones en función de la firmeza que te guste, la acogida y adaptabilidad que quieras. Son muchos los factores a tener en cuenta. Por ejemplo: una máxima transpirabilidad es necesaria si eres una persona calurosas; gruesos acolchado te ayudarán a dormir cálido, ideal para durmientes frioleros.

CATÁLOGO DE COLCHONES A LA VENTA EN COLCHONES.ES

Te asesoramos gratis

En Colchones.es ponemos a disposición de nuestros clientes el asesoramiento gratuito con expertos en descanso. Puedes contactar con ellos de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm.. Te atienden en el teléfono (sin coste alguno) 900.701.086.

A partir de qué momento no dormir es malo

Un buen descanso es fundamental para la salud de las personas. En la edad adulta necesitamos dormir entre 7 u 8 horas diarias para que nuestro cuerpo y mente se recupere del esfuerzo diario y vuelva a cargar sus pilas para cada jornada. No dormir tiene efectos negativos. En el post de hoy vemos a partir de qué momento no dormir es malo.

Todos en nuestra vida habremos experimentado una mala noche de sueño. Las preocupaciones, el estrés, exámenes, alguna enfermedad… nos ha podido privar de una noche de sueño. A la mañana notamos los efectos: nos sentimos cansados, faltos de fuerza, de mal humor, no somos capaces de rendir adecuadamente. Si extrapolamos estos efectos a varias noches sin dormir, podemos llegar a desquiciarnos.

¿Qué dicen los expertos?

Las personas pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, este tiempo pone de relevancia lo necesario que es el descanso para el ser humano. Durante el sueño, nuestro organismo se oxigena, recupera la energía perdida durante el día, se refuerza nuestro sistema inmunitario y nuestro cerebro retiene los conceptos aprendidos, se activa la memoria. En consecuencia, el descanso tiene una función reparadora de cuerpo y mente.

Según los expertos en sueño, a partir de 72 horas (3 días) seguidos sin dormir, los efectos de la falta de descanso se dejan notar. Sufrimos cansancio y fatiga crónica, nos desesperamos, tenemos alucinaciones (viendo cosas que en realidad no son ciertas), desánimo, ansiedad, estamos irascibles, perdemos capacidad sensitiva.

No dormir

Estos efectos de tres noches sin dormir son reversibles. En el momento que tenemos una noche de buen sueño, el cuerpo y la mente se recuperan. Sin embargo, cuando la falta de sueño es más prolongada el riesgo de sufrir ciertas enfermedades aumenta. El insomnio prolongado se asocia a la aparición de enfermedades como la diabetes, obesidad, depresión, problemas cardiovasculares, hipertensión, estrés...Nuestro sistema inmune falla y somos más propensos a sufrir infecciones.

Récord Guinness de no dormir

Como curiosidad el libro de récord Guinness recoge el tiempo máximo que ha estado una persona sin dormir. Fue en 1964 y lo consiguió un joven de 17 años, Randy Gardner que estuvo 11 días y 25 minutos sin dormir. Superando el anterior récord de 260 horas de Tom Rounds.

A medida que los días pasaban, los científicos que monitorizaron al joven registraron como partes de su cerebro dejaban de funcionar y se veían afectados sus sentidos. Después de la prueba, Gardner durmió más de 12 horas seguidas y en los siguientes días se recuperó.

No dormir Fuente: www.healthing.es

Este récord ya no se recoge, debido a que estar sin dormir durante un tiempo prolongado tiene riesgos importantes, incluida la muerte, por lo que los responsables del récord Guinness dejaron de registrarlo.

Enfermedades raras: Insomnio Familiar Fatal

Más allá de esta curiosidad del récord Guinness, existe una enfermedad de las denominadas raras, que supone que las personas que la padecen no pueden conciliar el sueño. Se trata de una enfermedad genética, Insomnio Familiar Fatal o enfermedad de Creutzfeld-Jakob.

Debido a la presencia de una mutación genética, las proteínas del sistema nervioso se transforman en priones, que acaban matando el tejido neuronal y provocan a corto plazo la muerte. Aunque la muerte, en sí no se produce por no dormir, sino por la destrucción del tejido neuronal.

¿Se puede recuperar el sueño perdido?

El ajetreo que vivimos en el día a día, hace que restemos horas de sueño durante la semana y aprovechemos el fin de semana para dormir más horas, pero ¿se puede recuperar el sueño perdido de lunes a viernes, durmiendo más el fin de semana? En el post de hoy damos respuesta a esta cuestión.

Los españoles somos de acostarnos tarde. Nuestro horario laboral, con final a horas tardías de la tarde, la llegada a casa con las tareas domésticas pendientes, el prime time hasta altas horas de la noche y en muchos casos hasta la madrugada. Hace que entre semana nos vayamos a la cama muy tarde, independientemente de que al día siguiente toque madrugar. En consecuencia, vamos restando horas de sueño que recuperamos el fin de semana.

Recuperar el sueño perdido, una quimera

Son varios los estudios que señalan que el sueño perdido durante la semana no se recupera los fines de semana. Además restar horas al descanso diario de forma continuada, tiene efectos negativos para nuestra salud en el medio y largo plazo.

Una persona adulta debe dormir cada día entre 7 o 8 horas. Esas horas son las necesarias para que, durante el descanso, nuestro cuerpo y mente se reponga del esfuerzo realizado durante el día. Dormir menos horas hace que la recuperación no sea total y puede acabar pasando factura con el tiempo.

recuperar el sueño perdido

La falta de sueño tiene consecuencias negativas que se notan tanto física como psíquicamente. Nos sentimos más cansados, fatigados, nuestro cerebro se ralentiza, le cuesta estar concentrado, asimilar conceptos, podemos experimentar déficit de memoria. Además nos sentimos más apáticos, tristes, debido a la falta de horas de sueño. A lo que hay que sumar desajustes hormonales, efectos negativos para la piel y propensión a aumento de peso y enfermedades como la diabetes.

Las cuentas no salen

Es difícil recuperar el sueño el fin de semana, si entre semana vamos restando horas de descanso. Hagamos una cuenta hipotética. Si de lunes a jueves dormimos una media de 6 horas. Cada día estamos restando entre 1 hora y 2 horas, del tiempo que se considera saludable. En esos cinco días hemos perdido entre 5 y 10 horas de sueño. Si el fin de semana dormimos dos horas más, aún tenemos déficit de sueño. Por tanto, no recuperamos todo el sueño perdido.

Consejos para dormir adecuadamente

La solución, según los expertos no pasa por intentar recuperar el sueño perdido entre semana, los fines de semana. Es mucho más saludable, en la medida de lo posible, intentar reducir tareas para conseguir acostarnos más temprano de lunes a viernes. De este modo si cada día conseguimos ir a la cama 30 minutos antes, el déficit de sueño será menor y nuestro cuerpo y mente lo agradecerán.

Para ello, es muy útil planificar tareas, dejando las no prioritarias para otro día. De este modo nos podremos ir a la cama a horas más tempranas. Es importante reducir el consumo de tecnología hasta altas horas de la noche. Es mejor optar antes de acostarnos por hábitos que favorezcan la relajación. Otro factor importante es intentar cenar más temprano y no hacerlo de forma copiosa.

Dormir más nos hace más fuertes

No es ningún secreto que dormir bien y disfrutar de un sueño reparador, nos hace enfrentarnos al día a día con más energía y una mejor actitud. Todos hemos vivido la experiencia de pasar una mala noche en la que no hemos podido dormir y las consecuencias que acarreamos al día siguiente son terribles, el cansancio, el mal humor y la sensación de hacerlo todo al revés nos acompaña durante toda la jornada.

Descubre aquí que dormir más es imprescindible para nuestro cuerpo y nuestra mente.

Dormir más reduce el dolor

Las consecuencias de no dormir bien no se quedan ahí, un reciente estudio del Hospital Infantil de Bostón y del Centro Médico Beth Israel Deacones de EE.UU, ha descubierto que dormir mal nos hace más sensibles al dolor. Dormir más

Tras realizar pruebas en ratones, se ha comprobado que la falta crónica de sueño aumenta notablemente nuestra sensibilidad hacia el dolor, por lo que los pacientes con dolencias crónicas pueden encontrar alivio si mejoran sus hábitos a la hora de dormir, siendo en algunos casos, según los expertos, más efectivo que el uso de analgésicos.

En este caso, los investigadores mantuvieron despiertos a los ratones de un modo no estresante, dándoles juguetes y realizando actividades para que no se durmieran, imitando lo que ocurre con las personas cuando nos quedamos viendo la televisión o leyendo por la noche durante la semana. Posteriormente los expusieron, de un modo controlado, a sensaciones como el frío, el calor, la presión…y midieron sus reacciones.

La conclusión fue que no dormir adecuadamente durante un período de 5 días, provocó en los ratones un aumento muy significativo de la sensibilidad al dolor, hasta el punto de que analgésicos como el ibuprofeno e incluso la morfina, perdieron gran parte de su eficacia y no aliviaron esa sensación, lo que demuestra que nuestra reacción al dolor está condicionada por nuestro estado biológico, en este caso la falta de sueño nos hace más vulnerables y más sensibles.

Dormir bien, una cuestión de salud

Y es que los beneficios de dormir bien se ven reflejados como vemos, no sólo en nuestro estado de ánimo, sino también en nuestra propia salud. Nuestro sistema inmunitario se regenera durante el sueño, pudiendo reforzarse y ser más efectivo ante la amenaza de virus e infecciones.

Dormir más

Un estudio reciente publicado en el European Heart Journal, afirma además que las personas que no duermen bien tienen más posibilidades de sufrir algún problema de corazón, el insomnio aumenta los niveles en sangre de las hormonas del estrés, lo que a su vez eleva la tensión arterial pudiendo provocar una insuficiencia cardíaca.

Al dormir, nuestro cuerpo se relaja y produce hormonas como la serotonina que contrarresta los efectos de las hormonas del estrés, por eso es imprescindible dormir las horas que necesitamos.

Más inteligentes y más creativos

Pero no sólo se ha demostrado que dormir y descansar adecuadamente nos hace más fuertes frente al dolor, existen también numerosos estudios que establecen una relación directa entre disfrutar de un buen sueño y nuestra inteligencia, afirmando que dormir bien nos hace más inteligentes.

Según las investigaciones, un óptimo descanso protege nuestro cerebro. Cuando entramos en la fase REM del sueño, el cerebro produce una mayor cantidad de las células encargadas de proteger a nuestras neuronas, pudiendo llegar al doble de su producción habitual.

Dormir más

Por el contrario, si no descansamos adecuadamente aumenta la muerte de células cerebrales y se ponen en marcha los mecanismos que provocan el estrés, pudiendo traernos problemas a largo plazo.

Otros estudios señalan, además, que el acto de soñar puede mejorar la memoria y estimular la creatividad, disfrutar de un sueño profundo y reparador nos ayuda a refrescar nuestro intelecto y a enfrentarnos a problemas de una forma más novedosa.

Y es que no dormir las horas que necesitamos nos afecta hasta en el peso, se ha comprobado que no descansar adecuadamente hace que nuestro metabolismo se vea alterado, pudiendo producirse un desajuste hormonal. Dicho desajuste hará que aumente la hormona encargada de darnos la sensación de hambre y como consecuencia tendamos a comer más.

Dormir nos hace incluso más guapos

Y es que la típica frase que dicen muchas modelos afirmando que su secreto de belleza es dormir bien no es ningún farol. ¿Quién no se ha mirado al espejo después de una noche de insomnio y ha pensado “que mala cara tengo”?

dormir más

Si esa falta de sueño es crónica y a diario tenemos carencia de horas de descanso, ese efecto irá en aumento, haciendo que poco a poco nuestro aspecto saludable y nuestro atractivo vaya menguando.

Al dormir poco, nuestras líneas de expresión se van marcando más, al tiempo que se reduce la elasticidad, por lo que nuestro aspecto se ve más envejecido, además no damos tiempo suficiente para que nuestra piel se regenere después de todo un día luchando contra el exterior, con la luz, el polvo, el sudor…

Descansar bien, algo imprescindible

Como comentábamos al principio, nuestro vertiginoso día a día a veces no nos permite darle al descanso la importancia que requiere. Debemos concienciarnos que adoptar unos buenos hábitos a la hora de irse a la cama es fundamental para cuidarnos y poder seguir con nuestra rutina.

Dormir más

Podemos seguir algunos consejos que nos ayudarán a conciliar el sueño y a dormir de un tirón, tales como cenar algo ligero, prescindiendo de la cafeína y otros excitantes que puedan despejarnos, relajarnos con una reconfortante ducha que nos dejará como nuevos, ponernos música tranquila y cerrar los ojos para descansar la vista y despejar la mente, leer durante un rato un buen libro, evitando en lo posible ver la televisión para no espabilarnos… cualquier cosa que nos relaje y nos prepare para meternos en la cama y disfrutar de un buen descanso.

Por la mañana nos sentiremos más fuertes, más sanos y hasta nos veremos más guapos al mirarnos al espejo.

 

 

Dolor, tipos y alimentación para aliviarlo

Llevar hábitos de vida saludable nos ayudan a tener una mejor calidad de vida. Una alimentación sana, hacer ejercicio regularmente y dormir bien es fundamental para disfrutar de una buena salud. En el post de hoy nos centramos en los alimentos que nos ayudan a aliviar el dolor.

Son muchas las voces de los expertos que abogan por la Dieta Mediterránea como fuente de salud. Una dieta sana y equilibrada mejora nuestra calidad de vida. El dolor impide que llevemos una vida normal. Cuando nos levantamos con dolor es difícil afrontar el día, se nos hace cuesta arriba. Hay alimentos que nos ayudan a aliviar este dolor. Los vemos a continuación.

Dolores de tipo inflamatorio

Cuando nuestros dolores están asociados a la existencia de una inflamación, es necesario reducir esta inflamación para que se mitigue el dolor. Los alimentos que tiene efecto antiinflamatorio son aquellos que son ricos en ácido graso de la cadena larga (DHA), que son de la familia de los Omega 3.

Los alimentos que podemos ingerir para reducir la inflamación son los pescados azules como el salmón o las algas marinas. Para que mantenga su riqueza en ácidos grasos DHA es importante no cocinarlos, ya que el calor hace que este ácido se descomponga y pierda sus propiedades. En consecuencia, tendremos que comer este tipo de alimentos en crudo.

Aliviar el dolor inflamatorio

Dolores musculares

Para evitar dolores musculares debemos tomar alimentos que refuercen nuestros huesos, que sean ricos en Calcio. Los lácteos serán nuestros aliados. Pero también aportan Calcio los frutos secos y algunos alimentos como las sardinas en lata, que también son ricas en vitamina D.

Además de tener huesos fuertes, es importante que los músculos estén relajados, las contracturas además de molestas son muy dolorosas. Para evitar que los músculos se tensen el Calcio es fundamental. Si ingerimos además alimentos ricos en vitamina D como las sardinas en lata o la yemas de huevo, esta vitamina ayuda a que el Calcio se absorba mejor.

Además de la alimentación es necesario reducir el estrés que es la causa de muchas contracturas. Para ello, es muy recomendable realizar ejercicio físico y tener un buen descanso.

Si sois deportistas es importante estirar y calentar los músculos antes y después de realizar ejercicio. Es fundamental dormir sobre un colchón que nos ayude a recuperarnos del esfuerzo. En Colchones.es tenemos una gran variedad de colchones recomendados para deportistas podéis verlos a continuación.

Dolores menstruales

Son muchas las mujeres que por desgracia sufren de menstruaciones dolorosas que les impiden mantener su rutina diaria en los días de ovulación y/o en los días de manchado. Si este es vuestro caso también hay alimentos que nos ayudan a reducir estos dolores.

En este caso debemos ingerir alimentos ricos en isoflavonas. Son por ejemplo, la soja, las uvas, el té verde. El calor en la zona pélvica y mantener una postura fetal también puede ayudarte a calmar ese dolor.

¿Te vas? Perfecto!
... pero activa UN DESCUENTO ADICIONAL del 10% antes de marcharte
para artículos de la marca blanca "colchones.es"
Autorizo el tratamiento de mis datos para recibir ofertas de productos y noticias relevantes según la Política de Privacidad
Responsable del fichero: ZIA6 S.L . Finalidad: gestionar el envío de la información que nos solicita y enviarle ofertas relacionadas con nuestros productos y servicios. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad
premio activado
GRACIAS!!!
el email que has introducido ya había activado este premio
PRUEBA CON OTRO EMAIL
ver colchones de la marca Colchones.es
X

Por favor, introduce el Código Postal
de la dirección de entrega

enviar