Cerrar X
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí .

Por favor, introduce el Código Postal
de la dirección de entrega

Por favor, introduce tu Código Postal
para poder probar el producto

Inicio » Recomendaciones Descanso y Salud » El colchón y la almohada

Posturas durante el descanso: el colchón y la almohada

Cada durmiente adopta a lo largo de la noche determinadas posturas, más o menos tiempo. Hay ciertas recomendaciones que queremos compartir con vosotros. Y cómo no: una buena decisión sobre qué colchón, base y almohada a elegir repercutirá en un buen descanso.

 

Postura,  colchón y almohada: esenciales para un buen descanso. Postura, colchón y almohada: esenciales para un buen descanso.

Cada persona concilia el sueño de una manera, por eso tampoco se puede decir que exista una postura que sea la mejor para dormir. La postura más recomendable es la de dormir de lado, pero también dependerá de si la persona sufre de alguna incapacidad que le obligue a adoptar otra postura, o si tiene problemas de peso. Lo mejor es dormir sobre un colchón de firmeza media que nos obligue a movernos para no pasar toda la noche de la misma postura, pero hay que evitar convertir el descanso en un ajetreo nocturno. Los colchones excesivamente firmes, obligan a moverse demasiado por la noche porque ejercen puntos de presión sobre nuestro cuerpo. Los colchones demasiado blandos también tienen el inconveniente de que pueden producir sensación de hundimiento y evitar los movimientos.

Otra de las cosas más importantes a la hora de comprar un colchón, es elegir una almohada que se adapte bien a nuestro cuerpo. Si dormimos boca arriba o boca abajo nos conviene una almohada fina para que no se curven en exceso las cervicales. Si dormimos de lado lo mejor es una más gruesa para que rellene el espacio entre los hombros y la cabeza a fin también de no curvar las cervicales innecesariamente.

¿Hay  una postura para descansar más? ¿Hay una postura para descansar más?

No es que haya una única postura para dormir mejor, no la hay. Pero sí hay posturas más recomendables. Para los recién nacidos y lactantes la mejor posición es dormir boca arriba o de lado. En los adultos, la posición boca arriba puede propiciar al ronquido, porque durante el sueño se relajan todos los músculos de la garganta, lengua incluida, de modo que el paso del aire hacia los pulmones se hace más dificultoso y ruidoso. Nuestra recomendación es:

Boca arriba: una buena postura para los bebes, junto con la “de lado?.

Boca abajo: algunas personas que dicen dormir así, en realidad, lo hacen un poco recostados hacia un lado y, normalmente, colocando el brazo bajo la almohada. No es una mala postura, aunque sí un poco incomoda para las personas mayores.

De lado, sobre el corazón, recostados sobre el lado izquierdo: si no adoptas nunca esta posición por miedo a dañar tu corazón, no tengas miedo. El corazón no sufre por nuestro peso. En realidad, nuestra caja torácica, formada por las costillas, tiene suficiente fuerza como para aguantar tres veces el peso de nuestro cuerpo, por lo que no hay ningún peligro por dormir sobre el lado del corazón. Sólo debes evitar esta posición si te molesta oír tu latido cardiaco.

De lado, recostados sobre el lado derecho: ésta y la anterior serian las posiciones más recomendables, tanto en adultos como en bebés.

Hay personas que, más que buscar una posición para dormir, parece que estén bailando en la cama -si duerme acompañado, compadecemos al acompañante. Muchas veces, probamos diferentes posturas y combinaciones (de lado, con el brazo debajo de la almohada y con una pierna encogida, de lado con las piernas recogidas, simulando la posición fetal, etc.), hasta que nos quedamos dormidos. Pero, al fin y al cabo, uno ya sabe cuál es su posición ideal para dormir, y normalmente esa postura suele variar en función del peso corporal. A una persona delgada le costará menos hallar su posición, mientras que las personas obesas se encuentran más limitadas.

Si tienes dudas sobre si tu elección final es la correcta, no te preocupes. El cuerpo sabe que si estuviéramos toda la noche en la misma posición, a la mañana siguiente nos levantaríamos algo contracturados o rígidos. Por eso, en los ligeros despertares inconscientes que se suceden durante el sueño, el cuerpo busca los cambios de postura más cómodos.

Levantarse con buen pie. Levantarse con buen pie.

El despertar, además del propio dormir, también puede marcar significativamente el resto de nuestro día. De lo contrario, ¿qué sentido tendría la expresión popular "levantarse con el pie izquierdo"?. ¿Eres de los que sonríen al levantarse por la mañana?, ¿o más nos vale estar bien lejos cuando te despiertas?. Hay una cosa que sí podemos hacer todos y que nos ayudará a empezar el día "con buen pie", y es un buen movimiento y postura a la hora de levantarnos, en el siguiente vídeo verás un consejo de higiene postural:

Como puedes ver, deberás girar tu cuerpo y apoyarlo sobre tu hombro, ayudarte de brazo y codo para elevar tu torso hasta la posición sentado. El resto del día, ¡comprobado! será siempre algo mejor.

No te preocupes si tu "amanecer" es más complicado... cada persona suele relacionarse con un estado anímico que determina su amanecer cotidiano. Los hay que se despiertan rápidamente, apenas abren los ojos, ya se ponen en acción. Hablan alto, se mueven rápido y programan su día mientras se lavan los dientes o desayunan. De un brinco, se plantan en el estado de plena vigilia. Los que tienen un despertar rápido de un brinco se ponen en acción. Normalmente estos prefieren acostarse pronto y madrugar.

Muchos otros se toman su tiempo, porque su despertar es mucho más lento. Estirarse para desperezarse es una de las pocas cosas que les permite su motor, aun frío y permanecen algunos minutos despiertos sobre la cama. Hay quien asegura, que estos son los que, cuando empiezan a alcanzar un rendimiento optimo... ya es la hora de comer.

El estado anímico de las personas al despertarse suele depender del modo en que se produce el paso a la vigilia: si tienen un despertar lento, estarán de mal humor o poco comunicativos y permanecerán un buen rato sobre la cama antes de ponerse en acción. A estos, parece que nunca les llega el momento de acostarse. En cambio, aquellos que tienen un despertar rápido son los que prefieren acostarse pronto y madrugar.

¿Te vas? Perfecto!
... pero activa UN DESCUENTO ADICIONAL para tu futura compra del 10%
en colchones, canapés, somieres, bases, cabeceros... de la marca Descansor.
Mediante el envío de mi email confirmo que he leído y acepto la Política de Privacidad
premio activado
GRACIAS!!!
el email que has introducido ya había activado este premio
PRUEBA CON OTRO EMAIL
ver colchones Descansor
X

Por favor, introduce el Código Postal
de la dirección de entrega

enviar