¿Por qué duele la espalda?

El dolor de espalda es uno de los problemas médicos más comunes y afecta a 8 de cada 10 personas en algún momento de sus vidas. En este post vamos a conocer por qué duele la espalda, algunas de las posibles causas y tipos de dolor de espalda que quizás nos estén afectando.

Causas del dolor de espalda

Las causas del dolor de espalda son numerosas. La mayoría de las veces corresponden a lesiones de partes blandas, como ligamentos y músculos, pero otras veces pueden ser traumáticas, degenerativas, infecciosas, etc. Algunas situaciones emocionales y psíquicas también pueden ocasionar dolor de espalda, sobre todo en la zona cervical.

por qué duele la espalda

La mala postura, la falta de ejercicio regular y el exceso de peso pueden ser una causa importante de molestias en la espalda. La mayoría de los dolores se deben a un uso incorrecto de la columna. Una mala postura causa tensión y hace a la espalda más vulnerable a las lesiones.

– Los esguinces de los ligamentos de la espalda que ocurren cuando los ligamentos se han distendido por encima de su elasticidad normal o se han deteriorado. La mayoría de las veces esto ocurre cuando hacemos movimientos de forma brusca o incorrecta.

Los discos rotos o degenerados, los también llamados «discos pinzados», son causa de dolores fuertes e intensos de espalda que pueden llegar a incapacitarnos. Cuando el disco se rompe hace prominencia hacia atrás (protusión) y suele causar dolor a nivel lumbar o cervical. También puede herniarse y comprimir o presionar las raíces nerviosas. Este dolor suele irradiarse hasta el pie o mano. Si el pinzamiento continua puede llegar a ocurrir una lesión nerviosa y causar pérdida de la sensibilidad o debilidad y una posterior atrofia de los músculos.

La artrosis, que suele ser parte del proceso de envejecimiento, afecta a los discos y los huesos de la espalda. Reduce el grosor de los discos y pueden crecer «picos» en las vértebras, lo que puede disminuir el tamaño de los orificios, afectando a las partes blandas y causando dolor.

El estrés y los problemas emocionales también influyen considerablemente en el dolor de espalda, causando contracturas y tensión muscular.

– Existen otras causas diversas que pueden afectar a las estructuras de la espalda y ser motivo de dolor. Defectos de nacimiento, desviaciones de la columna (escoliosis), espondilosis (cambios degenerativos de la columna), enfermedades reumáticas y tumores (benignos y malignos), problemas de próstata o útero que irradian hacia la espalda, osteoporosis (pérdida de densidad mineral ósea, es decir, de la cantidad de calcio) … pueden ser causa de dolor en la misma.

Tipos de dolor de espalda

El dolor de espalda, tanto agudo como crónico se puede originar en:

Los ligamentos y músculos: El 70% de los problemas de la columna tienen su origen en los músculos y ligamentos. El dolor lumbar puede aparecer por diferentes motivos. Se manifiesta como una sensación de quemadura o contractura localizada, sordo y continuo o agudo y lancinante.

Hemos querido preguntar a un especialista al respecto. Y así nos reponde María Alonso, fisioterapeuta en Artrosport Centro Médico, sobre el dolor lumbar y posturas adecuadas para el descanso si se padece:

Podemos detectar si el dolor de espalda es de este tipo realizando unos sencillos ejercicios:

  • Estirar lentamente los músculos dolorosos primero de un lado y después del otro.
  • Mueve lentamente las articulaciones cercanas a la zona dolorosa. Aprieta y fricciona con fuerza los puntos dolorosos.
  • Ponte calor o toma un baño de agua caliente y descansa.

Si con estas medidas mejoramos, seguramente que el motivo del dolor es muscular o de los ligamentos.

Las facetas: Puede aparecer por un falso movimiento o un accidente. El dolor es agudo y corta la respiración. El dolor se localiza en la zona lumbar o en los glúteos y baja por la parte posterior de los músculos y puede llegar a la rodilla. Este dolor no llega a la pierna ni al pie.

Para comprobar si el origen de nuestro dolor es debido a las facetas podemos hacer también una serie de ejercicios:

  • De pie, arquea la columna hacia atrás, como si quisieras mirar el techo de la habitación.
  • Inclínate hacia delante todo lo que puedas, como si quisieras tocar con tus manos las puntas de los pies.

Si el dolor aparece solo cuando nos inclinamos hacia atrás y no hacia delante, lo más seguro es que la causa sean las facetas de las articulaciones vertebrales, posiblemente por artrosis.

Los discos: El dolor por origen discal, al igual que el anterior, puede aparecer por un mal movimiento o un accidente o por una mala manipulación de cargas pesadas. El dolor aparece de forma progresiva. El dolor se localiza en la zona lumbar o en los glúteos, baja por la parte posterior y puede llegar hasta la rodilla, sin sobrepasarla.

El dolor discal lo podemos identificar con los siguientes ejercicios:

  • De pie, inclínate hacia atrás como si quisieras mirar el techo.
  • Inclínate hacia delante como si quisieras tocarte la punta de los pies con las manos.

Si el dolor aparece solo cuando te inclinas hacia delante y no hacia atrás, lo más seguro es que sea por deterioro de un disco.

Las facetas y discos: Si el dolor aparece cuando te inclinas hacia delante y hacia atrás, lo más seguro es que la causa sea el deterioro de un disco al que se suma una artrosis en sus facetas.

Las raíces nerviosas: Puede producirse por un mal movimiento, la manipulación de cargas pesadas, un resbalón, etc. El dolor suele ser más intenso en la pierna que en la espalda. Se irradia por la cara posterior del muslo, la pierna y llega hasta el pie e incluso los dedos.

Podemos realizar los siguientes movimientos para identificar si el origen del dolor es debido a un problema en las raíces nerviosas:

  • Túmbate e intenta levantar la pierna dolorosa sin doblar la rodilla. Si no puedes hacerlo solo, pide ayuda. Tenemos que llegar a levantar la pierna, sin flexionar la rodilla, más de un 60% sin dolor. En caso contrario, el dolor es seguramente provocado por la compresión de una raíz nerviosa que sale de la base de la columna lumbar. Esto sólo ocurre en el 10% de los casos.

En resumen, podemos decir como regla general, que cuando extendemos la columna hacia atrás el dolor es producido por las facetas de las apófisis articulares. Cuando nos inclinamos hacia delante, el dolor es de origen discal. Cuando duele tanto al inclinarse hacia delante como hacia atrás el dolor es provocado por las facetas y por los discos. Cuando no se puede levantar una pierna con la rodilla extendida más del 60%, por el dolor en la parte posterior de la extremidad, el origen es radicular (compresión de la raíz nerviosa).

En cualquier caso le recomendamos acuda a su médico especialista que le recomendará ejercicios y dará solución a su dolor de espalda.

Si el dolor de espalda o cuello se produce nada más levantarnos, puede ser que su equipo de descanso esté en malas condiciones, lo mejor en este caso es renovarlo. En esta solución podemos ayudarte en Colchones.es, no dudes en consultar o pedirnos asesoramiento en el teléfono gratuito de atención al cliente, 900.701.086.

Fuente: Libro de la espalda. Capítulo 3, ¿Por qué duele la espalda? de MAZ

¿Qué debemos tener en cuenta para conciliar el sueño?

A la hora de dormir debemos crear un ambiente que propicie el sueño y que consiga que aprovechemos al máximo el tiempo que estamos descansando. Deberíamos coger buenas costumbres para que de forma rutinaria y natural, nuestro cuerpo vaya relacionándolas y nos haga conciliar el sueño más fácilmente. Ser fiel a un horario para acostarse es muy aconsejable.

Hay muchas, pero las mejores técnicas de relajación para conciliar el sueño son sencillas y no costosas al bolsillo. Una cena ligera, un baño caliente, una corta lectura de algún libro, escuchar la lluvia o cualquier sonido relajante y sobre todo, un buen colchón. De nada sirve si somos meticulosos en la rutina y luego nos tumbamos sobre un colchón que no esté en las condiciones apropiadas o que necesita cambiarse.

Respecto a la forma de conciliar el sueño, hay técnicas de relajación mucho más concretas para las personas que tienen dificultades para conciliar el sueño. Una que funciona muy bien consiste en acostarnos y pensar que somos un saco de arena y que comenzamos a vaciarnos poco a poco. Empezaríamos por los pies. Poco a poco notaríamos que la arena que va vaciándose va acercándose al torso y nos vaciamos por otras partes como las manos, brazos… hasta completar el cuerpo. Si nos cuesta dormirnos, nada mejor que intentar este tipo de técnicas y en poco tiempo será un hábito añadido y que nos proporcionará el descanso que merecemos.

Otra técnica, como os decía, es escuchar sonidos relajantes como el de la lluvia antes de dormirnos, esto conseguirá relajarnos. Existen muchos CD’s que contienen estos sonidos relajantes, ya que, no siempre lloverá cuando nosotros queremos. Diversas situaciones o contextos nos relajan, hasta el punto de llegar a sentirnos somnolientos, o lo que es lo mismo hasta el extremo de darnos sueño. Para muchos de nosotros una de estas situaciones es la lluvia. ¿Sois de los que los días lluviosos os cuesta manteneros despierto?

Dormir plácidamente

Trastornos y alteraciones del sueño

Los trastornos y alteraciones del sueño pueden agruparse en 4 tipos:

Problemas para conciliar el sueño o permanecer dormido: como el insomnio y la apnea del sueño.

Problemas para permanecer despierto (padeciendo somnolencia durante el día): las personas con somnolencia diurna excesiva se sienten cansadas durante el día. Cuando las causas no son la falta de sueño o el sueño interrumpido se denominan hipersomnio y abarcan, entre otras: afecciones médicas (fibromialgia, bajo funcionamiento de la tiroides…), mononucleosis u otras enfermedades virales, narcolepsia u obesidad.

Fases del sueño

Problemas para establecer “un horario de sueño”. También se pueden presentar problemas cuando se rompe el ritmo habitual de sueño-vigilia: cuando se viaja cruzando zonas horarias distintas (jet lag), cuando se trabaja por turnos en horarios rotativos, particularmente los que trabajan durante las noches o los jóvenes, que durante el fin de semana, disfrutan de su ocio nocturno rompiendo el ritmo habitual de la semana.

Comportamientos inusuales durante el sueño. Las conductas anormales durante el sueño se denominan parasomnio, son bastante comunes en los niños, y abarcan: terrores nocturnos, sonambulismo o trastornos de comportamiento asociados al sueño MOR (Movimientos Oculares Rápidos o REM -Rapid Eyes Movements- en inglés) en los que la persona se mueve y representa con gestos y movimientos corporales sus sueños.

¿Es suficiente con 4 o menos horas de sueño?

¿Es posible que durmiendo tan solo entre 2 y 4 horas de sueño diarias estemos descansados y preparados para afrontar nuestra jornada laboral de manera exitosa y sin perjudicar nuestra salud? En este post vamos a buscar la respuesta. Aunque ya os adelanto que todo depende de la persona.

La mayoría de los investigadores aseguran que es necesario dormir entre 6 y 8 horas diarias para rendir en el trabajo y que nuestra salud sea buena, ya que de no hacerlo tendría a la larga graves consecuencias y afectaría a nuestro sistema nervioso, reflejos, estado emocional, etc.

Leer más

Cómo evitar la apnea del sueño

El sueño es una necesidad fundamental en el ser humano. Gracias al sueño el organismo renueva su salud física y mental. Cuando existe una situación que impide tener un sueño reparador aparecen numerosos síntomas como fatiga, pérdida de concentración o irritabilidad. Esto ocurre porque la falta de sueño no solo afecta al nivel de energía del individuo, sino también al estado psíquico y mental de este. Las apneas del sueño son una causa importante de un sueño no reparador en la población adulta. En este post vamos a hablar de sus causas y de posibles soluciones.

Leer más

Desayuno saludable para comenzar el día con energía

Para poder descansar completamente tenemos que dormir plácidamente en un colchón que se adapte a nuestra espalda durante mínimo 8 horas. Después de tantas horas sin comer, al levantarnos, tenemos que coger fuerzas para afrontar un largo día. ¿Cómo? Con un desayuno saludable y muy completo.

Muchas personas desayunan solo un café y este comportamiento a la larga puede ser perjudicial para la salud. Para poder conseguir estar activos, nuestro desayuno debe de contener entre un 20 y 25% del valor calórico diario, es decir, la energía que necesitamos para ese día. Debemos dedicarle al desayuno alrededor de 15 minutos de nuestro tiempo.

¿Qué nos aportará esta energía?

  • El calcio y las proteínas: leche, yogur y queso.
  • Hidratos de carbono y vitamina B: pan y cereales.
  • Vitamina C: fruta o zumos.
  • Otros derivados cárnicos: pollo o pavo.

Nuestro desayuno debe de contener estos componentes para que nos aporte energía para afrontar nuestro día con fuerza.

Podemos tomar en la parte de los líquidos un café, agua y un zumo, como por ejemplo, de naranja, aunque el de papaya aporta también muchas vitaminas. Para acompañar podemos comer cereales o tostada con aceite o tomate y para culminar una fruta como por ejemplo melón, sandía, fresas o frambuesas.

¿Qué alimentos son recomendables para el desayuno?

alimentos-saludables

Yogur: nos aporta calcio y proteínas. Es recomendable que sean yogures naturales.

Huevos: contienen proteínas y vitamina D. Para el desayuno te aconsejamos que los tomes duros, pasados por agua o revueltos.

Avena: es un cereal perfecto para el desayuno, lo podemos tomar con fruta o miel.

Plátanos: contiene potasio y ayuda a las personas que son propensas a tener la tensión alta.

Café: es antioxidante.

: se trata de una bebida muy antioxidante y contiene infinidad de beneficios para la salud.

Melón y Sandía: son muy nutritivas y tienen gran cantidad de vitamina C.

Zumo de naranja: es muy típico en los desayunos y contiene vitamina C.

¿En qué beneficia un buen desayuno?

  1. Nos proporciona una buena alimentación.
  2. Nos ayuda a perder peso, ya que, al consumir los nutrientes necesarios no necesitamos comer entre horas.
  3. Hace que tengamos mayor rendimiento físico y mental.
  4. Mejora el estado de ánimo al estar bien alimentados.

Si no aportamos energía a nuestro desayuno sufriremos decaimiento, no podremos concentrarnos porque estaremos cansados. Hemos de considerar que a lo largo del día quemaremos gran parte de nuestras calorías en las diferentes actividades que hagamos, por ello en el desayuno tenemos y debemos cargarnos de energía. Por lo que la primera comida del día condiciona nuestro estado físico, psíquico y nutricional.

pereza

Los niños son los que más necesitan energía. Sobre todo en la época escolar, que es cuando se están desarrollando, es recomendable que adquieran todos los alimentos necesarios para su crecimiento. Si un niño no desayuna adecuadamente puede incurrir en un desequilibrio de la alimentación.

Acompañar un desayuno equilibrado con ejercicio físico es una forma de afrontar el día con mayor energía. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda 30 minutos diarios de ejercicio físico, aunque sea caminar. Esta actividad física debe de ser continuada.

El descanso del corredor, clave para evitar lesiones

El descanso del corredor, junto con el entrenamiento y la nutrición son los factores más importantes a tener en cuenta por un corredor o running. El cuerpo necesita un mínimo descanso, con un tiempo de recuperación y reparación muscular. Si un corredor quiere progresar en su deporte favorito, necesita intervalos de descanso, de otra forma, el avance será imposible. Además, el descanso evita lesiones.

El descanso reafirma los logros, y supone un relajante y constituyente muscular. Para un corredor no solo es necesario el descanso físico, también es muy importante el mental. Ambos tipos deben formar parte del propio entrenamiento. Un organismo que no logre recuperar los excesos causados durante los entrenamientos, no logrará rendir lo suficiente. Cuando el deporte sea más extremo, el periodo de recuperación y descanso necesario será mayor.

Descanso del corredor

Si llegamos al punto llamado sobre entrenamiento, el cuerpo no será capaz de recuperarse de este exceso, lo que puede llegar a causar, incluso, deterioro en los tejidos corporales.

Beneficios del descanso para el corredor

Descansando, obtenemos beneficios físicos en las distintas partes del organismo. El cuerpo del corredor puede sufrir pequeñas roturas y su reconstrucción tiene lugar, precisamente, en el momento del descanso. De esta manera, alcanzaremos también una resistencia mayor.

Los músculos, principalmente los de las piernas, con el ejercicio sufren pequeños desgarros en sus fibras, el descanso del corredor les ayuda a auto regenerarse. Los huesos soportan un gran impacto, por lo que necesitan este periodo para crear una nueva reorganización que disminuya las lesiones.

Como punto de anclaje entre músculos y huesos están los tendones, que en la carrera sufren la mayor parte de la tensión, la falta de recuperación y descanso podría conllevar riesgos de lesiones y tendinitis.

Aunque los ligamentos no representen un papel principal, dan estabilidad a las articulaciones, por lo que el descanso les dará la oportunidad de recuperarse para seguir funcionando con normalidad. Las articulaciones, como bisagras del cuerpo, necesitan su adecuado reposo para que no se malogre su funcionamiento.

Por último, órganos como el hígado, los pulmones, el corazón, riñones, estómago… también sufren de este sobre esfuerzo por lo que es necesario su respectivo momento de descanso.

Además de todo esto, la actividad de correr supone una superación personal y, a nivel mental, el descanso del corredor supondría disfrutar de esa sensación de satisfacción.

descanso de la corredora

Tipos de descanso

Existen 2 tipos de descanso: el activo, que se realiza bajando la intensidad y durante un corto espacio de tiempo. Puede ser: caminar, aquarunning, paseo en bicicleta, partidos amistosos, yoga o Pilates.

El otro, sería el descanso pasivo, que podría realizarse de pie -estirando los gemelos y haciendo punteras-; sentados -en una posición cómoda y erguida, manteniendo la espalda recta- y echados. Ésta última es la mejor manera de recuperación, ya que todo el cuerpo y el organismo se recupera por igual.  Un consejo: el truco de la abuela de meter los pies en agua caliente y sal, también funciona.

Si, además de estar echados, dormimos, se eleva el nivel de descanso. Mientras dormimos, el organismo se regenera y estabiliza, y los tejidos se reparan. Esto incluye el desarrollo del sistema nervioso y la ordenación de los procesos mentales.

Según la doctora Antunes, doctora en Psicología y Ejercicio de la Universidad Federal de Sao Paulo, si una persona no duerme bien, no hay una recuperación adecuada, con lo que habría una mayor predisposición a lesiones. Recomienda planificar entrenamientos con las horas de sueño necesarias para cada persona.  «Hay personas para las que con 6 horas es suficiente, y otras, necesitarán 10», indica.

En conclusión, para lograr la superación en cualquier actividad física, un buen descanso y dormir de forma adecuada son factores esenciales. Como dicen los expertos, lo ideal sería fijar un horario de sueño y no realizar ejercicio hasta, al menos, 2 horas antes de ir a dormir.