¿Puedo dejar el pijama debajo de la almohada?

Seguro que en más de una ocasión te han hecho esta pregunta, o la has hecho tú cuando has dormido en alguna otra parte. ¿Puedo dejar el pijama debajo de la almohada? Lo cierto es que un hecho aparentemente limpio y ordenado puede no resultar tan recomendable, si nos paramos a analizar lo que ocurre con nuestro pijama cuando lo doblamos y colocamos bajo la almohada.

En este post te daremos los mejores consejos para que sepas qué tienes que hacer con tu pijama después de dormir, especialmente ahora en el verano que sudamos más y es más fácil que el pijama tenga más humedad.

Por qué no es recomendable dejar el pijama debajo de la almohada

pijama debajo de la almohada

Tener el pijama debajo de la almohada es una costumbre de muchas personas. Lo hacen por comodidad, porque les han enseñado a hacerlo así o porque de esa forma lo tienen más a mano a la hora de irse a dormir.

La cuestión es que este pequeño gesto, aunque pueda parecer muy higiénico y ordenado, puede ser enormemente contraproducente. Debemos tener en cuenta que cuando dormimos, la ropa puede adquirir humedad y mal olor que puede traspasarse de unos tejidos a otros.

Dejar el pijama bajo la almohada, aunque esté bien doblado, puede hacer que las bacterias y microorganismos se traspasen de un lado a otro, haciendo que tu almohada también se humedezca y/o tenga mal olor.

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, lo mejor para una almohada es generalmente permanecer completamente seca, incluso si el fabricante nos indica que se puede lavar, como es en el caso de las almohadas de fibra. Si tu almohada se llena de humedad debido a que has colocado un pijama usado debajo, es muy fácil que se vaya deteriorando y perdiendo sus propiedades, además de que luego tenga un tacto húmedo que no resulta nada agradable para dormir ahí.

¿Dónde debería dejar el pijama después de dormir?

Siempre es deseable lavar o sustituir los pijamas muy a menudo, aunque es verdad que sólo los tenemos puestos unas horas por la noche. Tengamos en cuenta también que por las noches de verano es más fácil que podamos sentir calor y que tendamos a sudar más si no hay una temperatura adecuada en la habitación. La humedad, las bacterias y los gérmenes en la cama por falta de higiene pueden provocar enfermedades.

Si vamos a reutilizar el pijama la noche siguiente, el mejor lugar para colocarlo es sin duda colgado y extendido. Puede ser en una percha, en la cuerda de la ropa, en un tendedero… como prefieras, pero ponerlo de un modo que se pueda airear. Y, por supuesto, no volvérnoslo a poner sin lavar cuando el sentido común nos dice que es imprescindible lavarlo.

Te habrá pasado seguro alguna vez que dejas un pijama arrugado en algún sitio de la habitación, y luego resulta que a la hora de la siesta está igual de húmedo que antes. La razón es que al no airearse correctamente le resulta más difícil secarse y las bacterias se traspasan de un lado a otro del tejido. Lo ideal, por tanto, es la máxima aireación para que tu pijama esté seco cuando lo vayas a usar. Y, sobre todo, mantenerlo lejos de otros tejidos a los que se pueda traspasar la humedad.

Tengamos en cuenta que también da un poco igual que coloques el pijama encima o debajo de la almohada, el efecto va a resultar igualmente contraproducente, tanto para la almohada, como para las sábanas que estés utilizando. Cuélgalo de alguna percha, preferiblemente fuera del armario y sustitúyelo o lávalo en la lavadora con frecuencia.

Deja tu correo electrónico:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.