Cómo afecta el peso a la espalda. Cuida la postura

Todos en algún momento de nuestra vida hemos sufrido dolor de espalda. Se calcula que unos 32 millones de españoles lo han padecido alguna vez, bien por alguna mala posición, por pasar muchas horas en la misma postura o por algún mal movimiento o golpe. Está claro que ponerse en las manos de un profesional que nos haga un buen masaje es, en ocasiones, el mejor remedio, pero por desgracia no siempre funciona. Hoy vemos la relación del peso y dolor de espalda.

En los trabajos en los que requiere estar muchas horas en la misma posición, es imprescindible aprender a colocarse en una buena postura a la hora de desempeñar dicho trabajo, profesiones como la de pianista por ejemplo, castigan mucho la zona de las cervicales y las lumbares.

En algunos hospitales cuentan incluso con una unidad especializada en atender a este tipo de pacientes, músicos de orquestas que durante horas deben mantenerse en la misma posición, lo que unido a la tensión y el estrés que sufre el cuerpo por los nervios del momento, se convierte en el caldo de cultivo perfecto para sufrir una contractura.

Peso y dolor de espalda

El tratamiento incluye técnicas de relajación, fisioterapia y como punto principal, educación postural, el realizar estiramientos antes y después de realizar su trabajo, será fundamental para evitar ese dolor de espalda.

Pero, por desgracia, ninguno de nosotros nos libramos de la posibilidad de sufrirlo, es significativo que en nuestro país, los problemas de espalda sean el segundo motivo por el que se solicita la baja laboral. Todos somos susceptibles de sufrir problemas de espalda. El pasar muchas horas ante el ordenador, usar mal el ratón, pasar demasiado tiempo de pie, coger demasiado peso como por ejemplo cuando vamos a la compra…a diario realizamos miles de gestos que, en un momento dado, pueden provocarnos una contractura en la espalda.

Peso y dolor de espalda

Cómo prevenir el dolor de espalda

También hay que tener en cuenta ciertos hábitos de prevención, como por ejemplo, el uso de fajas lumbares, si vamos a realizar alguna actividad que requiera que cojamos mucho peso, es imprescindible que las usemos. Estas fajas nos protegen la zona lumbar, apretando los abdominales e impidiendo que podamos hacer movimientos que puedan lesionarnos.

Si llegamos tarde con las precauciones y el dolor de espalda ya ha aparecido, debemos acudir al médico lo antes posible para que nos ayude a solventar el problema. Los síntomas que debemos tener en cuenta son el levantarse directamente con dolor de espalda, el dolor se pasa pero posteriormente vuelve, lo que significa que la dolencia sigue ahí, si empeora al estar mucho tiempo de pie y si notamos que al cargar peso se acentúa el dolor.

Peso y dolor de espalda

Desgraciadamente hay casos en los que el dolor se convierte en enfermedad crónica, normalmente lo más común es que sea dolor lumbar o dolor cervical, en estos casos lo que recomiendan los especialistas para mermar en la medida de lo posible esta dolencia, además de practicar deporte para tonificar la musculatura, es aplicar calor en la zona dolorida.

En las farmacias se pueden encontrar unas prácticas bolsas con un gel en su interior, que en el caso de necesitar frío, podemos meter en el congelador y en el caso de necesitar calor lo podemos introducir en el microondas.El frío es recomendable cuando el dolor es consecuencia de un golpe o de un tirón repentino.

Peso y dolor de espalda

El mejor aliado para prevenirlo, es el ejercicio físico, realizar Pilates por ejemplo, puede ayudarnos a fortalecer los músculos además de favorecer su elasticidad. El fortalecimiento del abdomen es fundamental para evitar el dolor lumbar.

La alimentación también juega un papel importante en el fortalecimiento de nuestros músculos, ingerir proteínas y alimentos que contengan vitamina D, es un punto importante, alimentos como por ejemplo el huevo, nos aportan ambas cosas. Alimentos con manganeso, que podemos encontrar en verduras como el brócoli o el calcio, son también muy beneficiosos para nuestra musculatura.

En resumen, buenos hábitos como no cargar peso de más, no permanecer más de una hora seguida sentado, seguir una dieta con proteínas y el ejercicio físico nos ayudarán a evitar sufrir problemas de espalda.

 

Deja tu correo electrónico:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.