Información sobre colchones, canapés, somieres, bases tapizadas, de las mejores marcas de colchones. La viscoelástica y otros materiales, la salud y el descanso.

Colchones.es tiene como objetivo ayudar a sus clientes a que elijan el mejor colchón para su descanso. Este es nuestro compromiso: que descanses mejor, que las horas que puedas dedicar al sueño, rindan al máximo, que duermas profundamente.

A lo mejor no podemos resolver tu dolor de espalda o de cervicales, tu dolor lumbar, tu sueño ligero... pero haremos todo lo posible por conseguirlo. Nos gustaría que tú y tu familia elijáis el mejor colchón dentro de vuestro presupuesto, el que mejor os ayude a descansar. Lláma a nuestro teléfono gratuito por favor, nos gusta ayudar a nuestros clientes.

¿Te levantas cada mañana con buen pie?

El despertar, además del propio dormir, también puede marcar significativamente el resto de nuestro día. Es fundamental levantarse con buen pie -como se suele decir-. Si nos levantamos con el pie izquierdo, probablemente no será uno de los mejores día de nuestra vida. Ir a la cama a una hora razonable es fundamental para levantarse con buen pie.

Cada persona suele relacionarse con un estado anímico que determina su amanecer cotidiano. Los hay que se despiertan rápidamente. Apenas abren los ojos, ya se ponen en acción, hablan alto, se mueven rápido y programan su día mientras se lavan los dientes o desayunan. De un brinco, se plantan en el estado de plena vigilia.

Despertar-positivo

Pero muchos otros se toman su tiempo, porque su despertar es mucho más lento. Estirarse para desperezarse es una de las pocas cosas que les permite su motor, aun frío y permanecen algunos minutos despiertos sobre la cama.

Normalmente, aquellos que tienen un despertar rápido son los que prefieren acostarse pronto y madrugar. En cambio, a las personas con un despertar lento, parece que nunca les llega el momento de acostarse.

Formas de despertarse

Hay dos tipos de despertares: el espontáneo y el provocado.

En el despertar espontáneo, es nuestro propio cuerpo quien nos obliga a activar el estado de vigilia. Normalmente, es porque ya hemos cargado suficientemente nuestras pilas.

En el despertar provocado intervienen estímulos externos. Pueden ser de tipo auditivo, el más frecuente, táctil u olfativo. El más común es cuando suena el para muchos “odiado” despertador o para los más tecnológicos, la alarma del móvil.

¿Qué alimentos nos ayudan a conciliar el sueño?

Está claro que una de las cosas a tener en cuenta para dormir bien, es disponer de un buen colchón que se adapte a nuestras necesidades. Pero también tenemos que fijarnos en otros puntos que a veces olvidamos. Uno de ellos es nuestra alimentación, sobre todo en la hora de la cena. Veamos algunos consejos de cómo debemos alimentarnos para poder dormir bien.

Lo mejor es evitar ingerir alimentos que nos produzcan estrés, nos alteren, incrementen nuestra tensión. Este tipo de alimentos nos causarán insomnio. Entre estos alimentos a evitar estarían el chocolate, café, azúcar y alcohol, ya que son muy excitantes y nos harán más difícil conciliar el sueño.

cafe-chocolate

Existen muchos alimentos beneficiosos que nos ayudan a conciliar el sueño y que podemos añadir a nuestros hábitos alimenticios. Unos buenos ejemplos serían la lechuga y el pan ya que tienen efectos sedantes y propician el sueño. Una cena ligera en la que estén presentes los lácteos y los hidratos de carbono (pero no en mucha cantidad), sería ideal.

CENA ligera

Muchas veces, las personas tienen problemas digestivos como pueden ser los reflujos o malas digestiones. Una solución para evitar que estos problemas gástricos nos quiten el sueño es disponer de un somier articulado para estar más incorporado por la noche.

Beneficios de dormir la siesta

La siesta es uno de nuestros bienes más preciados, se dice que la inventamos los españoles. Hoy la hemos exportado a muchos lugares, ha llegado incluso hasta nuestras antípodas, donde existen hoteles que ofrecen una cama para dormir ese ratito. En este post vamos a ver por qué hay que dormir una pequeña siesta después de comer.

El mejor momento para iniciar una siesta es como os decía justo después de comer y puede tener una duración variable, entre media hora y una hora y media. Aunque los expertos recomiendan no alargarla en exceso, todo depende de la edad.

Para los adultos con 20-30 minutos basta, nos ayudará a afrontar con energía la tarde y nos ayudará a reposar la comida. Si es en un sofá cómodo mejor. Si dormimos la siesta en la cama, puede que la alarguemos en exceso, pero todo depende de los gustos o la comodidad del sofá de cada uno.

siesta

En el caso de los bebés y niños, lo mejor es una siesta más larga, a poder ser en la cuna o en la cama. Su descanso después de comer debe ser más duradero para que el alimento se digiera mejor y se convierta en energía.

Las personas muy mayores y enfermos también es conveniente que tomen siestas más largas y en la cama. Su cuerpo necesita periodos de descanso más largos para recuperar fuerzas.

¿Qué postura es mejor para dormir?

Nuestra dilatada experiencia en el mundo del descanso nos ha demostrado que cada durmiente es distinto. Hay a quien le gusta dormir de lado, otros prefieren boca abajo, otros boca arriba, con los pies cruzados, abrazando la almohada, con los pies colgando… En este post vamos a conocer las posturas para dormir mejor.

En la imagen siguiente podemos ver las posturas más comunes que adoptamos a la hora de dormir. La mayoría de los durmientes prefiere dormir con los pies recogidos, de lado y con los brazos doblados apoyados sobre la almohada, es lo que se conoce como la postura feto. Es como si al dormir buscásemos la  protección y seguridad maternal.

posturas para dormir mejor

Cada durmiente sabe cuál es su posición ideal para dormir, y normalmente esa postura suele variar en función del peso corporal. A una persona delgada le costará menos hallar su posición, mientras que las personas obesas se encuentran más limitadas.

Analicemos cada una de estas posturas y sus beneficios

Boca arriba: aunque en la época de nuestras abuelas, la costumbre era situar al bebé boca abajo para evitar ahogos, hoy ha cambiado esta visión y los estudios científicos recomiendan acostar a los bebés boca arriba, dejando su cabecita de lado. Esta posición en adultos, propicia el ronquido.

Boca abajo: algunas personas que dicen dormir así, en realidad, lo hacen un poco recostados hacia un lado y, normalmente, colocando el brazo bajo la almohada. No es una mala postura, aunque sí un poco incómoda para las personas mayores.

bebe-durmiendo

De lado (sobre el corazón), recostados sobre el lado izquierdo: si no adoptas nunca esta posición por miedo a dañar tu corazón, no tengas miedo. El corazón no sufre por nuestro peso. En realidad, esta es la postura mejor para dormir, y nuestra caja torácica, formada por las costillas, tiene suficiente fuerza como para aguantar tres veces el peso de nuestro cuerpo, por lo que no hay ningún peligro por dormir sobre el lado del corazón. Solo debes evitar esta posición si te molesta oír tu latido cardíaco.

Elegir un colchón si duermes boca arriba es muy sencillo, sólo debe recogerte adecuadamente las lumbares. Lo difícil es elegir un colchón sobre el que dormir de lado. Y cómo no es fácil, hemos grabado este vídeo en el que le hemos preguntado al experto qué colchones serían los más adecuados si dormimos de lado:

Si tienes dudas sobre si tu elección final es la correcta, no te preocupes. El cuerpo sabe que si estuviéramos toda la noche en la misma posición, a la mañana siguiente nos levantaríamos algo contracturados o rígidos Por eso, en los ligeros despertares inconscientes que se suceden durante el sueño, el cuerpo busca los cambios de postura más cómodos. Podemos decir que no existe una posición ideal para dormir pero sí unas posturas recomendadas.