Es bueno que los niños se hagan la cama

A los padres de hoy en día se nos acusa de ser demasiado protectores con nuestros hijos. Está claro que todos queremos lo mejor para ellos y que tengan todo aquello que quizá nosotros no pudimos tener. Pero bien es cierto que, con esa actitud, nos estamos equivocando en algunas cosas. Es bueno que los niños se hagan la cama y colaboren en casa.

Un ejemplo de ello lo tenemos en ciertos comportamientos dentro de casa, un niño con 3 ó 4 años es perfectamente capaz de ayudar a recoger la mesa después de comer o de recoger y ordenar su cuarto. Está bien que les ayudemos pero debemos evitar a toda costa convertirnos en “sirvientes” de nuestros hijos.

La importancia de que los niños colaboren en casa

Es bueno que los niños se hagan la cama

Por ello es positivo que desde pequeños les inculquemos la importancia de colaborar en casa, que vean que no es una responsabilidad únicamente de los padres, sino que ellos también pueden ayudar. Esto además de enseñarles que existen ciertas normas y rutinas dentro del hogar, les ayudará a sentirse útiles y valorados.

En nuestro afán por ofrecer a nuestros hijos lo mejor, les apuntamos a multitud de actividades extra escolares, ya sean deportivas o de idiomas y con el estrés y las prisas diarias, a menudo se nos olvida educarles en ciertos valores. Asignarles ciertas tareas dentro de casa será beneficioso para ellos ya que les ayudarán a aprender a ser independientes y a saber desenvolverse.

Lo importante es empezar lo antes posible, aunque los niños sean pequeños hay tareas que pueden ir realizando acorde con su edad, desde ayudar a poner la mesa con 4 ó 5 añitos hasta hacer su cama con 8 años.

La actitud de los padres, fundamental

Una vez ha quedado claro que las tareas del hogar son cosa de todos, como si fuésemos un equipo, la segunda tarea que debemos poner en práctica los padres es tener paciencia. Aprender a realizar ciertos trabajos dentro de casa puede resultar un proceso lento, sobretodo para un niño, por lo que no debemos dejar que las prisas o el cansancio por parte de los padres provoque que la tarea la terminemos haciendo nosotros.

Es bueno que los niños hagan la cama

A partir de los 8 años aproximadamente los niños son perfectamente capaces de hacer la cama por ejemplo, debemos enseñarles los pasos a seguir y que sean ellos mismos los que, tras levantarse por la mañana, abran la ventana para que las sábanas se aireen. Es una tarea algo complicada, que añade dificultad en invierno con el aumento de elementos y con la ropa de cama más gruesa, tendrán que estirar las sábanas y quitar las arrugas en la medida de lo posible.

Es bueno que los niños hagan la cama

Lo importante en este caso es que, aunque no lo hagan del todo bien, les felicitemos y dejemos que sigan encargándose ellos, evidentemente lo más lógico es que al principio no lo hagan perfecto, pero no por ello deben dejar de hacerlo, con la práctica irán mejorando e interiorizarán que hacer su cama todos los días es su responsabilidad.

Debemos confiar en nuestros hijos y no subestimarlos, son perfectamente capaces de hacer más de lo que creemos o les dejamos hacer y lo más importante, les inculcaremos que hay que colaborar en casa como miembros valiosos de la familia que son.

Deja tu correo electrónico:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.