Colchones articulados, beneficios para nuestro cuerpo y cuál te conviene más

Para aquellos que buscan un descanso más dinámico, con unas necesidades más especificas, existen los colchones articulados o articulables. Estos colchones están especialmente indicados para las personas que pasan mucho tiempo en cama, les permite cambiar de posición más fácilmente y ayuda a sus cuidadores a moverlos. Para poder disfrutar de todos sus beneficios es necesario apoyarlos sobre somieres articulados, ya sean manuales o eléctricos.

colchones articulados

¿Qué beneficios para la salud reporta dormir sobre un colchón articulable?

Si durmiéramos sobre una superficie totalmente rígida -como el suelo- no descansaríamos correctamente, estaríamos tensionados, pues nuestros cuerpos forman curvas, no son planos. En su tendencia, por gravedad y peso, a adaptarse a la superficie sobre la que apoya, nuestro cuerpo terminaría forzando y alcanzando posturas que no son naturales.

Por suerte no es así. Podemos descansar sobre colchones muy adaptables sobre los que apoyamos toda la extensión y superficie de nuestro cuerpo, minimizando los puntos de presión y facilitándonos un descanso natural y placentero.

Además, para los que necesitan un plus de adaptabilidad, existen los somieres articulados. Debes saber que estas camas articuladas pueden ser ajustadas a tu gusto. Por ejemplo, puedes aumentar el ángulo de inclinación del plano justo debajo de la cabeza, de forma que el cuello descanse en la posición más adecuada. Si eliges un colchón articulable de látex, el «ajuste» del equipo de descanso a tu cuerpo será total, reduciendo así significativamente el posible dolor de espalda, cuello, tensión de hombros o dolores pélvicos.

articulados somieres

Muchas personas se quejan de hinchazón en pies y piernas. Cuando termina un duro día de trabajo y llega la hora de ir a la cama, la tensión que se ha acumulado a lo largo del día aún sigue presente. Por la mañana, todavía pueden sentirse dolores y que sea difícil levantarse o empezar a caminar. Los colchones articulados pueden ayudar en estas situaciones.

¿De qué material deben ser los colchones articulados?

Los colchones de látex son los más recomendables. El látex es un material natural y elástico que se adapta perfectamente al somier y vuelve a su forma original de forma inmediata: esa es su principal cualidad, se adapta al cuerpo pero, ligeramente, lo empuja hacia arriba. Evitan más que ningún otro las escaras o úlceras por presión y ofrecen una sensación más fresca que la viscoelástica. Son los más recomendables para las personas calurosas o sudorosas.

Los colchones de nucleo HR más viscoelástica son también una muy buena opción. Con una densidad en la viscoelástica superior a 50 Kg. se obtiene una adaptabilidad más que suficiente, teniendo que ser la capa de viscoelástica de 6 ó más centímetros de grueso. Los colchones de visco requieren de una capa de espumación HR en su base para evitar esa sensación de adaptación infinita, para ofrecer en el descanso cierta firmeza. La viscoelástica es un material termosensible y termoadaptable, por tanto, si el durmiente es friolero y le gusta dormir abrigado, estos colchones son una buena opción. Al no ser un material natural, es más higiénico que el látex al minimizar la proliferación de ácaros, siendo así su cualidad hipoalergénica digna de mención.

En esta categoría la marca Flex ha desarrollado su innovadora tecnología AirVex, especial para bases articuladas, la elasticidad del núcleo moldeado es máxima, superior incluso que el látex. Recomendamos el modelo Flex Garbi Visco Articulado (fotografiado arriba), que combina una máxima adaptabilidad con 7 zonas con distintos grados de firmeza.

Los colchones de muelles no se pueden articular salvo excepciones. Su estructura de muelles unidos entre sí, formando una carcasa, hace que no puedan adaptarse como deben a la articulación que requiere un somier articulado, para disfrutar de todas sus prestaciones. Hay algunos modelos de muelle ensacado que sí pueden articularse, como el colchón Pikolin Sensium. Este núcleo no sería el más adaptable, pero sí el más transpirable, fresco e higiénico de todos.

pikolin-sensium-articulado

La mayoría de colchones de muelle ensacado también podrían adaptarse bien al durmiente y al somier, pero al estar unidos entre sí mediante sacos de tejido sin tejer, al articularse y apoyar parcialmente sobre somieres laminados, los sacos irían rompiéndose, separándose unos de otros y, al final, terminaríamos descomponiendo la estructura del colchón.

Bien como habéis visto, existen muchas opciones y cada una se adapta mejor a una persona u otra. Algunos, realmente necesitan de sus funcionalidades para tener una mejor calidad de vida, otras quieren darse un pequeño capricho y comprar un colchón que se adapte a distintos usos: dormir, descansar las piernas, leer, ver la tele… no dudéis y escoger vuestra mejor opción.

Si necesitas ayuda en la elección de tu equipo de descanso, llama gratis al 900.701.086, nuestros expertos te asesoran de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

¡Felices sueños!

Suscríbete por email
Etiquetas: Colchón articulado Pikolin Sensium | colchones articulados | enfermas | garbí visco articulado de flex | para camas articuladas | para elevar las piernas | para hospitales | personas encamadas | somieres articulables. colchones articulables | Somieres articulados

Autor: Javier Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *