A partir de qué momento no dormir es malo

Un buen descanso es fundamental para la salud de las personas. En la edad adulta necesitamos dormir entre 7 u 8 horas diarias para que nuestro cuerpo y mente se recupere del esfuerzo diario y vuelva a cargar sus pilas para cada jornada. No dormir tiene efectos negativos. En el post de hoy vemos a partir de qué momento no dormir es malo.

Todos en nuestra vida habremos experimentado una mala noche de sueño. Las preocupaciones, el estrés, exámenes, alguna enfermedad… nos ha podido privar de una noche de sueño. A la mañana notamos los efectos: nos sentimos cansados, faltos de fuerza, de mal humor, no somos capaces de rendir adecuadamente. Si extrapolamos estos efectos a varias noches sin dormir, podemos llegar a desquiciarnos.

¿Qué dicen los expertos?

Las personas pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, este tiempo pone de relevancia lo necesario que es el descanso para el ser humano. Durante el sueño, nuestro organismo se oxigena, recupera la energía perdida durante el día, se refuerza nuestro sistema inmunitario y nuestro cerebro retiene los conceptos aprendidos, se activa la memoria. En consecuencia, el descanso tiene una función reparadora de cuerpo y mente.

Según los expertos en sueño, a partir de 72 horas (3 días) seguidos sin dormir, los efectos de la falta de descanso se dejan notar. Sufrimos cansancio y fatiga crónica, nos desesperamos, tenemos alucinaciones (viendo cosas que en realidad no son ciertas), desánimo, ansiedad, estamos irascibles, perdemos capacidad sensitiva.

No dormir

Estos efectos de tres noches sin dormir son reversibles. En el momento que tenemos una noche de buen sueño, el cuerpo y la mente se recuperan. Sin embargo, cuando la falta de sueño es más prolongada el riesgo de sufrir ciertas enfermedades aumenta. El insomnio prolongado se asocia a la aparición de enfermedades como la diabetes, obesidad, depresión, problemas cardiovasculares, hipertensión, estrés…Nuestro sistema inmune falla y somos más propensos a sufrir infecciones.

Récord Guinness de no dormir

Como curiosidad el libro de récord Guinness recoge el tiempo máximo que ha estado una persona sin dormir. Fue en 1964 y lo consiguió un joven de 17 años, Randy Gardner que estuvo 11 días y 25 minutos sin dormir. Superando el anterior récord de 260 horas de Tom Rounds.

A medida que los días pasaban, los científicos que monitorizaron al joven registraron como partes de su cerebro dejaban de funcionar y se veían afectados sus sentidos. Después de la prueba, Gardner durmió más de 12 horas seguidas y en los siguientes días se recuperó.

No dormir Fuente: www.healthing.es

Este récord ya no se recoge, debido a que estar sin dormir durante un tiempo prolongado tiene riesgos importantes, incluida la muerte, por lo que los responsables del récord Guinness dejaron de registrarlo.

Enfermedades raras: Insomnio Familiar Fatal

Más allá de esta curiosidad del récord Guinness, existe una enfermedad de las denominadas raras, que supone que las personas que la padecen no pueden conciliar el sueño. Se trata de una enfermedad genética, Insomnio Familiar Fatal o enfermedad de Creutzfeld-Jakob.

Debido a la presencia de una mutación genética, las proteínas del sistema nervioso se transforman en priones, que acaban matando el tejido neuronal y provocan a corto plazo la muerte. Aunque la muerte, en sí no se produce por no dormir, sino por la destrucción del tejido neuronal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable del fichero: ZIA6 S.L . Finalidad: gestionar el envío de la información que nos solicita. Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros. Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. Puede consultar información adicional y detallada en nuestra Política de Privacidad