Pregúntanos lo que quieras sobre equipos de descanso (colchones, canapés, somieres, bases tapizadas...) y el dormir. Somos expertos y nos gusta ayudar.

Abajo encontrarás las últimas preguntas, y sus respuestas, que hemos recibido sobre dudas de colchonería y descanso que nos han mandado nuestros amigos o clientes. Aquí tienes un espacio donde preguntar lo que quieras, te responderemos lo antes posible.

¿Qué colchón debo comprar si mi hijo sufre plagiocefalia?

Ana de Sitges (Barcelona) nos pregunta qué colchón debe comprar para su bebé que sufre plagiocefalia. Antes de responder os ponemos un poco en situación. La plagiocefalia es una malformación craneal que afecta a los bebés en los primeros meses de vida, suele aparecer dentro de los primeros cuatro meses. Puede ser provocada por varias causas: congénitas o por un mal posicionamiento de la cabeza del bebé, ya sea en el útero materno, o en la posición que adopta durante el descanso. En la mayoría de los casos estas malformaciones se corrigen en poco tiempo con ejercicios y prácticas que permiten el reposicionamiento de la cabeza del bebé.

El mejor tratamiento es evitar que el bebé apoye la cabeza por el lado que tiene plano, es importante variar cada poco tiempo la posición del bebé, evitar que cuando lo tenemos en brazos repose la cabeza, también podemos cuando tenga la edad para ello, ponerlo en el suelo boca abajo para que fortalezca la musculatura de cuello, brazos y espalda.

Los especialistas señalan que la mejor postura para que un bebé duerma es boca arriba, así se evitan muchos casos de muerte súbita, sin embargo esta posición en muchos casos favorece la aparición de malformaciones. Debemos vigilar la cabeza de nuestro bebé y cuando notemos algo raro que indique alguna malformación, acudir a un especialista.

En nuestro Blog de Colchones.es entrevistamos a Pedro Barceló, copropietario de la Farmacia Ortopedia Barranco Barceló, especialista en el tratamiento de la plagiocefalia. En la charla que podéis leer en este enlace, nos comentaba que cualquier colchón es bueno para que repose el bebé, dado el poco peso de éste.

En Colchones.es, nuestra experiencia en el mundo del descanso, nos dice que los mejores colchones para bebés son los colchones de muelles de firmeza media, 3 ó 4 sobre 6, siendo 6 el mayor grado de dureza.

Un colchón de bebé nunca debe ser tan blando que la espalda, acostada, repose curvada, ha de mantenerse recta. Los colchones de látex, con acolchados de viscoelástica o espumaciones de baja calidad son más blandos y el cuerpo del bebé se hundirá durante el sueño. Un colchón con demasiada adaptabilidad no es bueno, ya que puede provocar ahogos.

Sin embargo, los colchones de muelles permiten que el cuerpo del bebé repose en una posición correcta, sin que se hunda. Al elegir aquellos modelos de firmeza media, evitamos que el colchón ejerza presión sobre el cuerpo, lo que evita malformaciones. Además, los colchones de muelles son los que cuentan con una mayor transpiración, muy importante para que el bebé descanse de forma saludable y evitan que se condense la humedad.

Además del colchón otro punto importante para evitar y tratar la plagiocefalia es la utilización de almohada, aunque los bebés no suelen utilizar este elemento de descanso, Pedro Barceló señala que el uso de la almohada Mimos es muy útil para prevenir estas malformaciones. Este cojín está pensado para los niños que duermen boca arriba, reduce la presión sobre la cabeza y de esta manera ayuda a prevenir e incluso mejorar la plagiocefalia.

¿Cuánto más caro es un colchón es de mayor calidad?

José Juan de León nos comenta que está pensando cambiar de colchón, pero le surge la duda de que si ¿cuánto más caro es un colchón es de mayor calidad?, nos explica que busca un modelo con una relación calidad precio coherente.

Nuestro consejo es que a la hora de comprar un colchón para uso diario, es decir si buscáis un colchón para vuestra cama, no hay que escatimar en gasto, porque es un producto que vamos a usar durante mucho tiempo y parte de nuestra salud está en sus manos.

Según la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA), pasados 10 años ningún colchón conserva sus cualidades originales, por lo que debe ser sustituido. La duración de un colchón depende sobre todo de la calidad del colchón, ya que los colchones se dividen según sus calidades, desde una gama baja a una gama alta.

Los colchones de gama alta lógicamente estarán fabricados mediante componentes de gran calidad que poseerán mayor durabilidad y su precio suele ser más elevado. Pese a esto, el máximo tiempo de uso aconsejable para un colchón es de 10 años, pasado este periodo el colchón mostrará deficiencias que serán perjudiciales para la salud y el bienestar de la persona que lo utilice.

Considerando que la vida útil de un colchón ronda los 10 años, debemos entender el gasto de comprar un colchón como una inversión a largo plazo. No siempre cuanto más caro es un colchón tiene que ser de mayor calidad, pero lo que sí es cierto es que la calidad se paga y a veces podemos pensar que es demasiado costoso. Pero si lo pensamos bien, es una inversión y si se puede, es mejor gastarse aquí un poco más y quitarlo de otras cosas que sean menos importantes.

Muy diferente es el caso en el que nuestra compra resuelva una necesidad esporádica o puntual, tipo colchones para habitaciones de invitados, casas de alquiler, casas de vacaciones. Para estos casos, en el mercado encontramos una amplia gama de colchones para todos los gustos y bolsillos.

Las calidades varían según los materiales. Los colchones de látex por ejemplo, suelen ser los más elevados en precio debido al material, pero hay mucha gente que no se siente cómoda durmiendo con esa sensación y prefiere uno de mayor firmeza, como uno de muelles que pueda ser más económico.

Con el fin de que nuestra inversión obtenga un mejor resultado y el colchón dure más tiempo es necesario cuidarlo adecuadamente. Desde Colchones.es os recomendamos airear la cama a diario, durante al menos 20 minutos, antes de hacerla; girar y voltear el colchón cada 3 meses. Si el colchón está pensado para usarse sólo por una cara, entonces, solamente habrá que girarlo y es conveniente utilizar una funda protectora o cubre colchón para protegerlo, sobre todo en los colchones de látex y de viscoelástica, para evitar humedades y mantener sus propiedades.

Si necesitáis ayuda para elegir el mejor colchón que se adapte a vuestro presupuesto, podéis contactar con nuestros especialistas en descanso. Os atienden en el teléfono gratuito 900.701.086, de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm..

Debo elegir un colchón duro, de alta firmeza?

Mariano de Ciudad Real nos hace llegar la siguiente consulta. Necesita renovar su colchón y tiene dudas sobre qué tipo comprar. Nos pregunta si debe elegir un colchón duro, de alta firmeza. Vamos a intentar responderle en estas líneas.

Antes de responder queremos hacer dos aclaraciones. Primero, un colchón no es mejor por ser más duro o por ser más blando, y segundo los colchones de firmeza alta suelen ser los colchones de muelles o muelles ensacados. Los de espumaciones, látex o con acolchados gruesos de viscoelástica son colchones de firmeza media o media baja.

A la hora de elegir un colchón duro hemos de tener en cuenta no sólo nuestros gustos. Es decir si preferimos acostarnos sobre una superficie dura, como una tabla o si por el contrario nos gusta dormir sobre un colchón blando que nos acoja cuando nos acostamos en él. También es importante conocer nuestras necesidades de descanso, si padecemos algún tipo de problema muscular, de espalda, cervical. Un colchón duro nos hará cambiar de postura más veces a lo largo de la noche, mientras que un colchón blando se adapta mejor al cuerpo del durmiente y reduce los movimientos.

Le hemos preguntado al Centro Médico ArtroSport sobre qué firmeza elegir a la hora de comprar un colchón. Y nos han respondido esto:

Si gozamos de una espalda sana, un colchón de alta firmeza permitirá que siga siendo así, es decir que nuestra columna no sufra y no acabemos con molestias. En este caso, hemos de dar prioridad a nuestros gusto. El colchón duro es adecuado, pero puede ser que queramos disfrutar de cierta acogida y adaptabilidad, en ese caso es mejor optar por un modelo de firmeza media o media dura. Los colchones de muelles con una ligera capa de acolchado viscoelástico son la mejor decisión. Aúnan firmeza y adaptabilidad.

Si por el contrario tenemos algún problema o alguna dolencia de espalda o cervical, lo mejor es escoger un colchón de firmeza media o media alta, pero sin que llegue a ser duro. En estos casos los colchones de firmeza alta pueden ser perjudiciales para nuestra espalda y no nos proporcionarán un descanso confortable. La mejor opción en estos casos son los colchones de látex o los modelos con acolchado viscoelástico. Tampoco es recomendable que tengan una excesiva acogida.

Otro caso en el que es bueno elegir un colchón de firmeza alta es cuando nuestro peso es elevado, nos ayudará a dormir mejor y el colchón durará más años en perfectas condiciones. No todos los colchones de firmeza media o media baja están fabricados para soportar pesos superiores a 100 kilogramos.

Si lo que buscamos es un colchón para un niño o adolescente, en este caso la mejor decisión son los colchones de firmeza alta. En esta etapa de la vida nuestros huesos están creciendo y necesitan reposar sobre una superficie dura para evitar malformaciones. En cambio si buscamos un colchón para personas de edad avanzada, la opción es la contraria, hay que elegir colchones más blandos que evitan los puntos de presión y mejoran la circulación sanguínea.

Los colchones de firmeza alta también se aconsejan para deportistas. Es bueno añadir a la firmeza la adaptabilidad que ofrecen los acolchados de látex, viscolástica. De este modo el durmiente reposa sobre una superficie dura pero a la vez reduce las presiones, lo que ayudará a que nuestros músculos se recuperen con más facilidad, evitando lesiones.

A veces el grosor, como cuenta el siguiente vídeo, hace confortable la firmeza del núcleo, y así conseguimos un colchón perfecto para un deportista:

 

Cómo puedo diferenciar el látex natural del sintético

Nuestro amigo José de Almería nos pregunta cómo se puede diferenciar un colchón de látex natural de otro de látex sintético. Antes de hablar de diferencias, queremos aclarar que a pesar de que la publicidad anuncia colchones de látex 100% naturales, éstos no existen como tal, ya que este material es líquido por lo que el núcleo del colchón no puede estar formado en exclusiva por látex, ya que no tendría la suficiente consistencia para soportar el peso del durmiente.

Concretamente, el látex natural es un líquido compuesto por grasa, ceras y resinas que encontramos en el citoplasma de plantas angioespermas y hongos. Este líquido es tratado con productos naturales y sintéticos para conseguir la consistencia necesaria. Tras varios años de controversia y publicidad engañosa, el sector del descanso acordó que se denominarían colchones de látex natural siempre y cuando estén compuestos como mínimo por un 85% de este material. También que si contenían menos del 20% de látex natural el fabricante debía identificarlos visiblemente como «látex sintético», y que los colchones sin látex en su núcleo pero sí en sus acolchados no podían comercializarse como colchones de látex.

Una vez aclarada esta confusión, veamos las diferencias entre el látex natural y el sintético en cuanto a:

Firmeza. Los colchones de látex naturales al ser más elástico son menos firmes, más blandos que el sintético, siempre y cuando comparamos colchones con la misma densidad de látex.

Adaptabilidad. El látex natural es mucho más elástico que el sintético, por lo que los colchones de látex natural ofrecen una mayor adaptabilidad, flexibilidad, suavidad.

Zonas de descanso. El colchón de látex natural puede contar con hasta siete zonas de firmeza claramente diferenciadas, mientras que el sintético como máximo puede ofrecer tres.

Alergias. El látex natural como hemos dicho proviene de las plantas, mientras que el sintético se obtiene del petróleo. A la hora de elegir entre uno u otro material, hemos de tener en cuenta si el durmiente es alérgico al látex, en este caso deberá optar por el sintético, aunque hemos de tener en cuenta que hay personas alérgicas a los derivados del petróleo.

Transpirabilidad. El látex sintético no sufre los efectos de la humedad como el látex natural, por lo que no aparecerá moho ni proliferan los ácaros en él, si no cuenta con una buena transpiración.

Color. El látex natural tiende a amarillear, mientras que el sintético es más blanco.

Pero sin duda, lo que debemos ver con atención para poder diferenciar un colchón de látex natural de otro sintético es la etiqueta del fabricante. En ella debe expresarse claramente si es natural o sintético. Que no os lleven a equívocos las palabras látex Eco o látex natura, en estos casos no son colchones de látex natural.

corte-latex

Independientemente de que el látex del colchón sea natural o sintético hemos de saber que este tipo de modelos se suelen caracterizar por ser colchones de gran adaptabilidad, son colchones blandos, destacan por su elasticidad, lo que los hace ideales para camas articuladas, para el descanso de personas mayores con dolencias que le suponen el pasar mucho tiempo encamados. Eso sí, el látex no suele recomendarse para durmientes con un elevado peso, siendo ideal para niños y adolescentes.

A la hora de mantener un colchón de látex natural es importante seguir una serie de recomendaciones. Son colchones que necesitan una gran transpiración, conviene apoyarlos sobre somieres o canapés de láminas, no se recomiendan para zonas y casas con una gran concentración de humedad, usar una funda protectora y transpirable que proteja el colchón. Conviene girarlos cada cierto tiempo, tres meses máximo y si el acolchado es igual en ambas caras, también es importante voltearlo para que no se deforme. Una última recomendación, este tipo de colchones con núcleo de látex deben tener un núcleo de 15 cm de altura como mínimo, para que tengan la suficiente consistencia.