¿Qué colchones duran más?

Antonio de Arenas de San Pedro (Ávila) quiere saber qué colchones duran más. Está interesado en comprar un colchón y busca un modelo que le asegure resistencia y durabilidad. Nos pregunta qué tipo de colchón debe comprar.

Según la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA) la vida útil de un colchón se estima en diez años, transcurrido este tiempo, conviene renovar el colchón para obtener un buen descanso. Los colchones de muelle tradicional, de hilo continuo o bonell bicónico son los más resistentes y duraderos. La razón es la gran resistencia del acero, que permite soportar fuertes presiones y aislar la humedad.

El muelle tradicional, colchones duran más

Tanto los colchones de muelle bicónico o bonell, como los de hilo continuo son colchones que se caracterizan por su firmeza y durabilidad. La diferencia entre ellos, es que en el caso de los colchones de hilo continuo, toda la estructura de muelles, la conforma un único hilo de acero. Este factor hace que sean casi indestructibles.

Colchones duran más. Colchones muelle clásico

Los colchones de hilo continuo permiten que el peso del durmiente se distribuya mejor entre la estructura, de este modo el muelle no sufre tanto. Las distintas pruebas realizadas en fábrica y por laboratorios independendientes han demostrado su consistencia y durabilidad. En el caso de los colchones de muelle bonell o bicónico, cada muelle es independiente y se unen entre sí por hilos de acero.

Desde Colchones.es os recomendamos los colchones de hilo continuo con la tecnología Normablock de Pikolin y Multielástic de Flex. Son los más duraderos del mercado. Si se realiza un buen uso y mantenimiento, su vida útil puede superar los diez años, estando en perfectas condiciones de uso. Además, este tipo de colchones, cuentan con refuerzo perimetral que le dotan de una mayor resistencia.

Con el fin de alargar la vida de nuestros colchones es importante seguir unas sencillas instrucciones de uso y mantenimiento. Hemos de asegurarnos de elegir la mejor base para el colchón. En el caso de los colchones de muelles, éstas son las bases tapizadas, permiten que el muelle repose totalmente en posición horizontal, evitando deformaciones o roturas de los hilos de acero.

También es importante proteger el colchón de posibles manchas y humedades. Para ello lo mejor es cubrirlos con una funda protectora o cubre colchón, fabricado en materiales transpirables e impermeables.

Con el fin de evitar que siempre sufran el peso del durmiente los mismos muelles, es importante girarlos de pies a cabeza cada dos o tres meses, para repartir el esfuerzo. Si además, nuestro colchón está pensado para usarse por ambas caras, al contar con capas de acolchado en ellas, debemos voltearlo de arriba a abajo para igualar el desgaste sufrido.

Los colchones de muelles son muy transpirables, lo que evita que la humedad se concentre en su interior. La humedad resta durabilidad al colchón, ya que puede provocar la aparición de ácaros, moho, bacterias. Un consejo para dejar que el colchón respire mejor. Cuando nos levantamos, es mejor retirar las sábanas y mantas y dejar que el colchón se ventile unos 20 minutos. Una vez al mes, conviene apoyarlo sobre una pared o mueble y batearlo para recuperar su forma original.

Si tienes dudas sobre colchonería, os animamos a enviarlas. Puedes rellenar el formulario que aparece al principio de esta página. Mandarnos un comentario al post o llamar a nuestros expertos, te contestarán de forma inmediata y gratuita en el teléfono 900.701.086. Funciona de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

Suscríbete por email
Etiquetas: colchones más duraderos | colchones muelle hilo continio | colchones muelle tradicional | colchones resistentes | Flex | Multielástic | Normablock | Pikolin

Autor: Inma Moltó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *