Cómo puedo diferenciar el látex natural del sintético

Nuestro amigo José de Almería nos pregunta cómo se puede diferenciar un colchón de látex natural de otro de látex sintético. Antes de hablar de diferencias, queremos aclarar que a pesar de que la publicidad anuncia colchones de látex 100% naturales, éstos no existen como tal, ya que este material es líquido por lo que el núcleo del colchón no puede estar formado en exclusiva por látex, ya que no tendría la suficiente consistencia para soportar el peso del durmiente.

Concretamente, el látex natural es un líquido compuesto por grasa, ceras y resinas que encontramos en el citoplasma de plantas angioespermas y hongos. Este líquido es tratado con productos naturales y sintéticos para conseguir la consistencia necesaria. Tras varios años de controversia y publicidad engañosa, el sector del descanso acordó que se denominarían colchones de látex natural siempre y cuando estén compuestos como mínimo por un 85% de este material. También que si contenían menos del 20% de látex natural el fabricante debía identificarlos visiblemente como «látex sintético», y que los colchones sin látex en su núcleo pero sí en sus acolchados no podían comercializarse como colchones de látex.

Una vez aclarada esta confusión, veamos las diferencias entre el látex natural y el sintético en cuanto a:

Firmeza. Los colchones de látex naturales al ser más elástico son menos firmes, más blandos que el sintético, siempre y cuando comparamos colchones con la misma densidad de látex.

Adaptabilidad. El látex natural es mucho más elástico que el sintético, por lo que los colchones de látex natural ofrecen una mayor adaptabilidad, flexibilidad, suavidad.

Zonas de descanso. El colchón de látex natural puede contar con hasta siete zonas de firmeza claramente diferenciadas, mientras que el sintético como máximo puede ofrecer tres.

Alergias. El látex natural como hemos dicho proviene de las plantas, mientras que el sintético se obtiene del petróleo. A la hora de elegir entre uno u otro material, hemos de tener en cuenta si el durmiente es alérgico al látex, en este caso deberá optar por el sintético, aunque hemos de tener en cuenta que hay personas alérgicas a los derivados del petróleo.

Transpirabilidad. El látex sintético no sufre los efectos de la humedad como el látex natural, por lo que no aparecerá moho ni proliferan los ácaros en él, si no cuenta con una buena transpiración.

Color. El látex natural tiende a amarillear, mientras que el sintético es más blanco.

Pero sin duda, lo que debemos ver con atención para poder diferenciar un colchón de látex natural de otro sintético es la etiqueta del fabricante. En ella debe expresarse claramente si es natural o sintético. Que no os lleven a equívocos las palabras látex Eco o látex natura, en estos casos no son colchones de látex natural.

corte-latex

Independientemente de que el látex del colchón sea natural o sintético hemos de saber que este tipo de modelos se suelen caracterizar por ser colchones de gran adaptabilidad, son colchones blandos, destacan por su elasticidad, lo que los hace ideales para camas articuladas, para el descanso de personas mayores con dolencias que le suponen el pasar mucho tiempo encamados. Eso sí, el látex no suele recomendarse para durmientes con un elevado peso, siendo ideal para niños y adolescentes.

A la hora de mantener un colchón de látex natural es importante seguir una serie de recomendaciones. Son colchones que necesitan una gran transpiración, conviene apoyarlos sobre somieres o canapés de láminas, no se recomiendan para zonas y casas con una gran concentración de humedad, usar una funda protectora y transpirable que proteja el colchón. Conviene girarlos cada cierto tiempo, tres meses máximo y si el acolchado es igual en ambas caras, también es importante voltearlo para que no se deforme. Una última recomendación, este tipo de colchones con núcleo de látex deben tener un núcleo de 15 cm de altura como mínimo, para que tengan la suficiente consistencia.

¿Por qué en un colchón de látex hay un lado con agujeros y otro sin ellos?

Concepción Núñez, de Cangas del Morrazo (Pontevedra) nos lanzó esta pregunta. Y así le respondemos:

Los agujeros que vemos en el látex determinan la densidad y transpirabilidad del material. El núcleo de los colchones de látex suele perforarse con el objeto de dotarle de una mayor respiración y evitar así la aparición de humedades. Recordad que este material es de escasa transpirabilidad de ahí, la necesidad de apoyarlo siempre sobre bases que le permitan airearse. Éstas serán los somieres de láminas o los canapés con tapas de láminas. Otra opción estropeará la pieza. No os aconsejamos optar por este tipo de colchón si vivís en una área geográfica con humedades -como Cangas de Morrazo, Concepción-.

corte-latex

Los agujeros que vemos en el núcleo, determinan también como os decíamos, la densidad del colchón que a su vez determina la firmeza de la pieza. Como os contamos en este post de nuestro blog, en el que os hablamos de las diferencias entre el látex natural y el sintético. A más agujeros, más transpirabilidad pero menos firmeza. A menos agujeros, menos transpirabilidad pero más firmeza. ¿Qué es lo más adecuado?, una buena densidad de látex, para que el colchón tenga una adecuada firmeza, y agujeros arriba y abajo, para mayor transpirabilidad. El proceso de fabricación agujereando por los dos lados es más caro, además requiere que el látex sea de mayor densidad y por tanto más caro para conseguir la misma firmeza.

Cuanto mayor diámetro tenga el agujero y mayor sea el número de éstos, menor será la cantidad de material usado por unidad volumétrica (centímetro cúbico, metro cúbico…) y por lo tanto menor la densidad y menor su firmeza y transpirabilidad.

La densidad recomendada para los colchones de látex pensados para personas con problemas de espalda es de 70-75 kg/m3.

El látex se caracteriza por su adaptabilidad y por su firmeza media, a mayor densidad del mismo su firmeza y confortabilidad será mayor. Al igual que su precio. Son más caros los colchones de látex natural. Los de látex sintético tienen menor adaptabilidad y habitualmente más firmeza.

No dudéis en consultar a nuestros expertos cualquier cuestión relacionada con el descanso. Están a vuestra disposición de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm., en el teléfono gratuito 900.701.086. Concepción, esperamos haberte ayudado con tu duda. Gracias.

Publicado en Colchones látex | Etiquetas: agujeros del colchón de látex | colchones de látex | densidad de un colchón de látex | firmeza de un colchón de látex | látex natural | látex sintético | núcleo de látex | Deja un comentario
Suscríbete por email

Cómo sé si mi colchón de látex está en buen estado o tengo que cambiarlo

Normalmente los fabricantes y expertos en descanso como la Asociación Española de la Cama (ASOCAMA) aconsejan cambiar de colchón cada diez años, se considera que pasado este tiempo la pieza ya no ofrece las mismas ventajas y beneficios para el durmiente y no aporta el mismo nivel de descanso. Sin embargo, pueden haber algunas excepciones. Todo dependerá de los materiales y calidad de la pieza. A mayor calidad se entiende una mayor durabilidad. Siempre y cuando hagamos un buen uso y mantenimiento.

Para saber si ha llegado la hora de renovar tu colchón, escucha a tu cuerpo. Si te levantas con dolor de espalda, cansado, dolorido, son síntomas de que algo falla en tu equipo de descanso.

colchon-latex

Además puedes observar el colchón. Si tiene muchas marcas o huellas, si notas menor adaptabilidad, está hundido en algunas zonas. Es hora de plantearte el cambio. Como os decimos en la sección de «Preguntas frecuentes» de nuestra tienda online: Con el paso del tiempo el uso continuado del colchón puede provocar un ligero hundimiento, esto se denomina “efecto huella” y se genera de forma natural en todos los colchones. Si la zona de hundimiento del colchón es superior a 3 cm debéis plantearos la sustitución de éste.

Respondiendo a otra de las dudas de Juan Luis de Tortosa os explicamos que un colchón de látex de buena calidad puede llegar a tener una vida útil de hasta 18 años, según el uso y mantenimiento que se haya hecho de él. Serán los colchones de látex natural de gran calidad y en consonancia de un precio muy elevado. Si hemos hecho un buen uso y mantenimiento de él y tu colchón no ha alcanzado el fin de su vida útil, no tiene porqué ser hora de cambiarlo.

La mejor forma de conservar en buenas condiciones durante su vida útil un colchón de látex es siguiendo estas pautas:

  • Ventilar el colchón entre cinco y diez minutos todos los días antes de hacer la cama. En verano conviene que sea un poco más de tiempo.
  • Limpiar la pieza con la aspiradora de forma suave, sin ejercer presión. Hacerlo al menos una vez al mes. Evitad limpiarlo con agua para que no se produzcan humedades y tampoco utilizar la limpieza en seco ya que puede dañarse la pieza.
  • Usar una funda protectora transpirable e impermeable. El colchón de látex necesita respirar.
  • Voltear el colchón con frecuencia. En los primeros seis meses es bueno hacerlo una vez a la semana, después bastará con una vez cada tres meses. Siempre y cuando el látex esté presente en ambas caras del colchón.
  • Girar el colchón de pies a cabeza cada tres meses para evitar marcas.
  • Apoyar el colchón sobre una base que le deje respirar. Lo mejor los somieres o canapés de láminas.

Si sigues estas instrucciones, tu equipo de descanso permanecerá perfecto durante su vida útil.

Si tenéis más dudas sobre los colchones de látex, podéis llamar a nuestro teléfono gratuito 900.701.086. Nuestros expertos os atienden de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm..

Publicado en Colchones látex, Colchones para mayores | Etiquetas: colchones de látex | duración colchón de látex | limpieza de los colchones de látex | mantenimiento de los colchones de látex | vida útil de los colchones de látex | 2 Respuestas
Suscríbete por email

Se me ha mojado el colchón por la base y no sé por qué ¿Cómo lo soluciono?

La causa más probable es que el colchón esté mojado por la falta de transpiración. Para evitar que el colchón se moje, es fundamental dejar que el colchón respire. Para ello, podéis seguir los siguientes consejos.

Os aconsejamos que antes de hacer la cama, dejéis unos diez minutos, que le dé el aire, así evitarás la proliferación y aparición de ácaros, hongos o bacterias y evitarás que la humedad se acumule en la base y acabe mojando el colchón. Es importante ventilar la habitación.

Cada colchón según sea el tipo de materiales que forman su núcleo y acolchados requiere de un somier o base específico que le permite su transpiración. Respondiendo a Juan de Tarragona que nos pregunta cómo evitar que el colchón transpire, os aconsejamos que elijáis una base acorde a cada material.

somieres

Los colchones de látex, viscoelásticos y de espumación HR es fundamental que respiren, son materiales que de por sí, no dejan circular el aire libremente, de ahí que lo mejor es apoyarlos sobre somieres de láminas o canapés de láminas. Es mejor si están tapizados y tienen tratamientos que le ayudan a evitar las humedades y le dotan de un plus de transpirabilidad.

Los colchones de muelles o muelles ensacados sí permiten la respiración del colchón, las mejores bases son las planas, es mejor evitar los somieres de láminas ya que los muelles no apoyan por completo y acaban rompiéndose.

Además de la base, debéis tener en cuenta el tipo de funda que cubre el colchón. Siempre proteged la pieza con fundas o protectores transpirables e impermeables, que le dejen respirar. Éstas evitarán que surjan humedades.

Si os ha pasado como a Juan que el colchón ya está mojado, hay que secarlo completamente, lo mejor es hacerlo con aire fresco, el aire caliente puede hacer que aparezcan bacterias y moho. En nuestro blog escribimos un post sobre qué hacer cuando un colchón se moja, podéis leerlo en este enlace.

Cómo escoger el colchón adecuado para una persona mayor

Para saber cuáles son los colchones adecuados para una persona mayor hemos de tener en cuenta no sólo los gustos del durmiente, también como ocurre en el resto de los casos, es muy importante el peso de éste, sabemos que no todos los colchones son adecuados para soportar pesos elevados, superiores a 100 kilogramos. Así que hay que tener este aspecto en consideración si queremos que nuestro equipo de descanso nos dure perfecto diez años.

Pero sin duda hay un factor fundamental a la hora de elegir un colchón para una persona mayor, éste es las necesidades físicas que tenga. Si es vuestro caso el mismo que nos detalla Lourdes de Pamplona, que nos dice que busca un colchón para su madre de 80 años, que le permita levantarse sola y no se hunda, la solución que más os conviene son los colchones y somieres articulados, ya que nos permiten colocarlos en distintas posturas y nos ayudarán a levantarnos sin esfuerzo.

colchones adecuados para una persona mayor

Además la mayoría de los colchones articulables son de látex, un material de gran elasticidad y que evita los puntos de presión, lo que favorece la circulación sanguínea y permite que la espalda esté en una posición correcta. También los hay con núcleo de espumación HR y acolchado de látex o viscoelástica. Si optáis por estos últimos, debéis saber que a mayor centímetros de viscoelástica, la acogida será mayor y por tanto la sensación de hundimiento, son mejores colchones con menos de 2 cm de grosor.

Le hemos preguntado al respecto a un Centro Médico especializado en el tratamiento de la artrosis: Artrosport, en Alicante. Y nos han contestado cuáles son los colchones más adecuados para mejorar la circulación sanguínea en este vídeo:

Los colchones con núcleos de muelles además de tener más firmeza, en su gran mayoría no se pueden articular. Es muy importante que lo tengas en cuenta. Si elegís un somier no articulable y os gusta un colchón de firmeza media dura, lo mejor para evitar que vuestro cuerpo note mucho la presión del colchón es escoger un modelo de muelles o muelles ensacados pero con acolchado suave de visco, aportará una mayor adaptabilidad a la pieza y facilitará la circulación. Pero recordad que la capa de viscoelástica no tenga un grosor excesivo, os costará más moveros.

En nuestra tienda online de Colchones.es tenemos un apartado particular en el que os recomendamos varios colchones especiales para personas mayores o personas con algún tipo de dolencia que les obliga a pasar mucho tiempo encamados. Los podéis ver en este enlace.

Un consejo añadido referente al mantenimiento de este tipo de colchones. Los acolchados y núcleos de látex, espumación HR, visco son menos transpirables que los de muelles por ello es importante colocarlos sobre somieres de láminas que permitan su respiración. Además, cuando somos más mayores suelen ser habituales las pérdidas de orina, por ello es importante proteger el colchón de las posibles manchas y humedades, lo mejor es cubrirlo con una funda transpirable e impermeable.

Hasta aquí nuestros consejos sobre los mejores colchones para durmientes mayores. En nuestro blog encontraréis otros sobre cómo conciliar el sueño en esta época de nuestra vida en la que a veces es más difícil dormir.

Recordad, si queréis tener más información sobre cuáles son los colchones adecuados para una persona mayor podéis llamar a nuestro teléfono gratuito 900.701.086, de lunes a viernes de 8 am. a 20 pm. para ampliar información.