Colchones para calurosos o para frioleros

Una persona calurosa es lo contrario a una friolera, por ello, no pueden ser iguales los colchones para calurosos o para frioleros. ¿Cómo son cada uno de ellos? Te lo contamos en este post de comparativa.

Los durmientes calurosos requieren de colchones que les permitan tener un descanso fresco, sin sudoración nocturna para dormir bien. En cambio los frioleros requieren de colchones que les acojan (abracen) cálidamente para dormir sin frío.

Muelle en el núcleo y fibras en la capa superficial, para calurosos

Los calurosos, por tanto necesitan dormir sobre colchones con muy buena transpirabilidad, que respiren para que la humedad no se concentre en su interior. Los colchones más transpirables del mercado son los colchones de muelles y muelles ensacados.

Además del material del núcleo, que debe ser transpirable, también hay que tener en cuenta los materiales del acolchado de los colchones. Cuantas más capas y grosor del acolchado más adaptabilidad y sensación de abrazo dará el colchón. Por ello, los calurosos deben dormir sobre colchones acolchados de fibras naturales en las capas superficiales, que son los más frescos.

Buscar menos de 2 cm de viscoelástica

En caso de elegir un colchón con acolchado de viscoelástica, debemos comprar los que tengan menos de 2 cm de viscoelástica. Es mejor además, si la viscoelástica viene acompañada de materiales como el gel o el grafeno que dispersan la humedad y evitan la sensación de calor.

Además de los colchones, la base sobre la que apoyarlos también ayuda. Los colchones de muelles de hilo tradicional pueden apoyarse sobre somieres de láminas, que permiten la circulación del aire. Los colchones de muelles ensacados, a excepción de los de la firma Sonpura, deben apoyarse sobre bases rígidas.

Espumas en el núcleo y en las capas superficiales, para frioleros

Por su parte, los durmientes frioleros deben buscar colchones con menor grado de transpirabilidad, colchones que le aporten calidez. Los colchones menos transpirables son los colchones de espumación. Estos colchones ofrecen una gran adaptabilidad.

Si además estos colchones van acolchados con gruesas capas de espumaciones, entre ellas las viscoelásticas, la calidez y acogimiento será mayor y por tanto el abrigo durante el sueño está asegurado.

Con el fin de evitar que la humedad se concentre en su interior, es mejor apoyar estos colchones de espumación sobre bases transpirables, somieres de láminas. En especial si vivimos en zonas de clima húmedo o casas con humedades.

Tratamientos para suavizar sensaciones

Otro punto a tener en cuenta para elegir colchones para calurosos o para frioleros son los tratamientos y el tipo de tapizado de los colchones.

Así, los calurosos deben buscar tapizados de gran transpirabilidad, sobre todo en la cara inferior. Son muy recomendables los tapizados con tejido de malla 3D. Los frioleros como no sudan, no es necesario que busquen tapizados transpirables.

En cuanto a los tratamientos, los calurosos deben optar por colchones que se hayan sometido a algún tratamiento termorregulador que disipa la humedad y el calor. Entre ellos están: Tratamiento Optigrade, Sanitized.

Los durmientes calurosos es bueno que protejan sus colchones de la humedad con fundas protectoras de material impermeable y transpirable. Los frioleros también pueden usar estos protectores que mantiene el colchón libre de polvo y suciedad.

Si quieres pedirnos alguna comparativa de colchones o tienes dudas, puedes escribir en el campo de comentarios tu consulta. También puedes llamar al teléfono gratuito 900.701.086, de lunes a viernes de 8 a 20 horas.

Suscríbete por email
Etiquetas: colchones cálidos | colchones calurosos | colchones frescos | colchones frioleros | colchones para calor | colchones para frío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *